LUNES, 16 de diciembre de 2013 (HealthDay News) -- Quizá no tengan el título del "mejor amigo del hombre", pero los gatos domesticados han estado ronroneando por la casa desde hace mucho tiempo.

¿Por cuánto tiempo exactamente? Una nueva investigación se retrotrae al menos 5,300 años, momento en el cual los felinos que necesitaban alimentarse y los humanos que necesitaban cazadores de roedores podrían haber empezado una relación beneficiosa para ambas partes.

"A todos nos encantan los gatos, pero no son animales de rebaño", señaló la coautora del estudio, Fiona Marshall. "Son una especie solitaria, y también son raros de encontrar en los lugares arqueológicos, lo que significa que no sabemos mucho de su historia con las personas".

Unos nuevos métodos científicos permitieron al equipo de Marshall mostrar qué es lo que llevó a domesticar a los gatos, afirmó. Los perros fueron atraídos por personas que vivían como cazadores-recolectores hace entre 9,000 y 20,000 años, pero parece que los gatos primero fueron domesticados como animales de granjeros, indicó.

"Los gatos tenían problemas [para conseguir] comida, y por ello les atrajo nuestro grano de mijo. Y los granjeros tenían un problema con los roedores, de modo que tener gatos en casa para que se los comieran resultó útil", señaló Marshall, profesora de arqueología y catedrática en funciones del departamento de antropología de la Universidad de Washington, en St. Louis. Los hallazgos se publicaron en la edición del 16 de diciembre de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

Los autores indican que aunque los gatos son una de las especies más populares del mundo, hay muy poca información sobre el momento en que fueron domesticados, la cual se basa principalmente en los artefactos de Egipto, de hace aproximadamente unos 4,000 años y que muestra que por aquel entonces estos animales ya habitaban en las casas.

También se han desenterrado más evidencias antropológicas de este vínculo en Chipre, indica el equipo, lo que sugiere que ya había algún tipo de contacto cercano (aunque no necesariamente de domesticación) hace unos 9,500 años. Pero los investigadores se han visto frustrados durante años por la incapacidad de conectar estos dos periodos.

La revelación actual procede de un análisis de 8 huesos de gato, atribuidos al menos a dos gatos, desenterrados cerca de una aldea agrícola pequeña llamada Quanhucun, en la provincia de Shaanxi, China. Describieron los gatos como de tamaño similar a los gatos domésticos de hoy en día en Europa.

La datación mediante el carbono catorce señaló que los gatos habían vivido hace unos 5,300 años, 3,000 años antes de los gatos domésticos que habían sido identificados con anterioridad en China.

Los investigadores también sometieron a los huesos de humanos, gatos y roedores a unos análisis sofisticados con el isótopo, que indicaron que los tres tenían patrones parecidos de alimentación. Los tres habían consumido cantidades "sustanciales" de alimentos basados en el mijo. Esto sugiere que los gatos se alimentaban de animales que comían mijo.

Además, hallaron que uno de los gatos había tomado más alimentos basados en el mijo y menos carne de lo que se hubiera esperado. Esto indicaba que, o bien que los gatos buscaban comida en la basura, o bien que los alimentaban las personas que vivían allí, conjeturaron los autores.

El equipo también describió las evidencias arqueológicas que lo respaldaban: los recipientes de cerámica para el mijo, que sugerían que los residentes humanos de aquel momento se habían enfrentado a la amenaza de los roedores.

"Más tarde, los domesticaron como mascotas, supongo", comentó el autor del estudio, Yaowu Hu, del Instituto de Paleontología de Vertebrados y Paleoantropología de la Academia de Ciencias China en Beijing.

Según Marshall, el próximo paso es llevar a cabo un análisis del ADN en profundidad para categorizar con precisión la identidad de los gatos encontrados en Quanhucun. Ese trabajo, comentó, está preparado para empezar sin que ella vaya a participar en él.

Los amantes de los gatos se han tomado los hallazgos con calma. La organización sin ánimo de lucro Cat Fanciers Association of Alliance, de Ohio, piensa que el proceso de domesticación de los felinos todavía no ha terminado.

"La domesticación de los gatos es un proceso muy gradual y evolutivo que sigue en marcha", comentó Joan Miller, presidenta de alcance y educación de la asociación. Precavidos e independientes por naturaleza, "los gatos, como especie, tienen las probabilidades más bajas de ser domesticados por los humanos", comentó Miller. Y su capacidad de escuchar, oler y ver por la noche excede con mucho la de los seres humanos, añadió.

"Solo harán lo que les procure alguna recompensa a ellos, y no se les puede entrenar para tirar de cosas, arrear a otros animales ni para realizar tareas de humanos", indicó Miller.

"Es probable que los gatos por sí mismos decidieran ser domesticados", señaló Miller, "y que aún hoy en día estemos observando ese proceso".

Más información

Para más información sobre nuestros amigos felinos, visite la Cat Fanciers Association.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2013, HealthDay