MARTES, 20 de noviembre (HealthDay News) -- Los chequeos de rutina no ayudan a reducir el riesgo de un paciente de morir de enfermedad cardiaca ni de cáncer, sugiere una investigación danesa reciente.

El hallazgo se aplica a las consultas médicas en la población general, en que pacientes aparentemente sanos y si ningún riesgo específico de enfermedad acuden de forma regular a una variedad de evaluaciones estandarizadas y a consejería sobre el estilo de vida.

La meta de esos chequeos es detectar las primeras señales de la enfermedad, reduciendo así el riesgo de muerte precoz.

Pero la revisión reciente de 14 estudios anteriores con casi 183,000 pacientes no descubrió evidencia de que esos chequeos logren algo por el estilo. Al contrario, el equipo investigador halló que los chequeos de rutina de personas sanas podrían en realidad fomentar el uso de pruebas invasivas potencialmente nocivas al mismo tiempo que llevan a un diagnóstico excesivo y a tratamientos innecesarios.

"No pudimos hallar evidencia de un beneficio de añadir chequeos de salud regulares y sistemáticos a la práctica de la atención preventiva de salud, a pesar de contar con datos de varios ensayos de alta calidad que incluyeron a casi 200,000 personas", lamentó el líder del estudio Lasse Krogsboll, candidato doctoral del Centro Nórdico Cochrane en Copenhague.

Sin embargo, Krogsboll añadió que parte de la falta de un beneficio notable de los chequeos podría deberse a que los médicos de cabecera ya hayan realizado intervenciones preventivas fuera del contexto de los chequeos entre los pacientes en riesgo que ya han acudido a consulta por otros motivos durante el año.

"Nuestros resultados no deben interpretarse como evidencia contra las acciones preventivas para mejorar la salud en general", apuntó, "ni como evidencia para que los profesionales clínicos no intenten identificar los problemas de salud temprano ni tratar los factores de riesgo en los grupos de alto riesgo".

Krogsboll apuntó que "no decimos que el tratamiento precoz de una enfermedad manifiesta ni que el tratamiento de los factores de riesgo identificados, como parte de una buena atención médica, no sean una buena idea. Por ejemplo, está bien documentado que el tratamiento de la presión arterial moderada o severamente alta es beneficioso".

Pero añadió que "no podemos dar por sentado que más diagnósticos y más tratamiento siempre sea mejor. Nuestros resultados no nos dicen cuál es la estrategia óptima de prevención, pero ciertamente no respaldan la idea de unos chequeos de salud regulares y sistemáticos además de la práctica clínica normal".

Krogsboll y colegas reportaron sus hallazgos en la edición del 20 de noviembre de la revista BMJ.

Los estudios seleccionados para la revisión abarcaban desde 1947 hasta 2010. Todos los participantes tenían al menos 18 años de edad, pero ningún estudio que se enfocara en los adultos mayores de 65 años con exclusividad fue incluido en la revisión.

Todos los chequeos se habían realizado en un ámbito de atención primaria o de atención comunitaria. Ninguno había ocurrido en un contexto hospitalario clínico.

La mayoría de los estudios incluidos en la revisión actual se habían llevado a cabo en Reino Unido y en Europa continental, y algunos en EE. UU. El seguimiento de las muertes de los pacientes variaron entre un mínimo de cuatro años a un máximo de 22 años tras el inicio de los estudios.

El resultado: los chequeos sí llevaron a un aumento en los diagnósticos generales, además de un aumento específico en el tratamiento de la hipertensión. Sin embargo, esas consultas de rutina no se relacionaron con ninguna reducción general en la mortalidad ni en los riesgos de morir de enfermedad cardiovascular ni cáncer.

El equipo de investigación sugirió otro problema. Los pacientes que deciden por sí mismos acudir a un examen físico de rutina podrían en realidad no ser el tipo que más se beneficiarían de un chequeo, como los que no han visitado a un médico durante cierto tiempo.

¿Pero qué tan ampliamente se deben interpretar los hallazgos?

"No creo que los resultados apliquen a EE. UU.", apuntó Krogsboll, y apuntó que un estudio, en particular, se llevó a cabo entre miembros de un plan de salud de Kaiser Permanente. Sin embargo, reconoció que exactamente qué constituye una atención preventiva "óptima" es tema de un continuo debate. Anotó que el tipo de atención provista en algunos de los estudios más antiguos basados en Europa quizás no se comparen de cerca con los protocolos actuales de chequeos comúnmente practicados hoy en día en EE. UU.

En un editorial acompañante, el Dr. Domhnall MacAuley, el editor clínico principal de la revista BMJcon sede en Londres, aludió a algunas consecuencias accidentales que pueden surgir de los chequeos ineficaces.

MacAuley dijo que "las desventajas potenciales son que los que acuden [a un chequeo] tienden a ser las personas 'sanas preocupadas' que quizás tengan un alto riesgo de ser diagnosticadas con falsos positivos o negativos. De hecho, [los autores del estudio] sugirieron que hubo diagnósticos excesivos, que los chequeos de rutina tienden a detectar afecciones que fueron tratadas sin un beneficio obvio en términos [de la enfermedad] o de la mortalidad".

En su comentario publicado, MacAuley concluyó que "la política debe basarse en la evidencia sobre el bienestar, en lugar de buenas intenciones", y rechaza el concepto de que los chequeos para un público sano sean una buena idea simplemente porque "parecen ser un método socialmente responsable para la atención de los pacientes".

Pero dicho eso, sugiere que unos chequeos "dirigidos" podrían ser un mejor método, enfocándose en los pacientes que ya han sido identificados con factores de riesgo o afecciones que se beneficiarían de una monitorización de rutina.

Más información

Para más información sobre las pruebas exploratorias recomendadas para el cáncer, visite la Sociedad Estadounidense del Cáncer (American Cancer Society). Para más información sobre la prevención de las enfermedades cardiovasculares, visite la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay