Definición

La artrodesis fusiona (suelda) los dos huesos que conforman una articulación. Después del procedimiento, la articulación deja de tener movimiento. Se pueden realizar una o más articulaciones al mismo tiempo.

Artrodesis de pie y tobillo

exh39547b_97870_1_cropped_leg

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Razones para realizar el procedimiento

La artrodesis de tobillo se realiza para aliviar el dolor en el tobillo o disminuir la deformidad causados por fracturas mal curadas, artritis, infecciones o defectos congénitos.

En la mayoría de los pacientes, se obtienen resultados satisfactorios, con buen alivio del dolor. La mayoría puede usar el calzado habitual. Algunos se beneficiarán del calzado hecho especialmente a medida.

Posibles complicaciones

Las complicaciones son poco frecuentes, pero ningún procedimiento está completamente libre de riesgos. Si está planificando someterse a una artrodesis, el médico revisará una lista de posibles complicaciones, que pueden incluir:

  • Falta de fusión de la articulación
  • Alineación inadecuada de la articulación, lo que causa dolor y alteraciones al andar
  • Necesidad de repetir la cirugía
  • Infección
  • Sangrado
  • Daño nervioso

Los factores que pueden aumentar el riesgo de complicaciones incluyen:

  • Tabaquismo
  • Infección
  • Algunas enfermedades crónicas
¿Qué esperar?
Antes del procedimiento

Se probarán varios métodos no quirúrgicos para corregir el problema antes de elegir la cirugía. Estos métodos pueden incluir medicamentos, inyecciones, zapatos especiales o diferentes tipos de fisioterapia. Se someterá a una evaluación minuciosa para determinar su salud en general y cualquier factor de riesgo.

Hable con su médico acerca de sus medicamentos. Se le puede solicitar que deje de tomar algunos medicamentos durante hasta una semana antes del procedimiento, tales como:

  • Aspirina u otros antiinflamatorios
  • Anticoagulantes, tales como warfarina (Coumadin)
  • Clopidogrel (Plavix)

No coma ni beba nada después de la medianoche el día antes de su cirugía, a menos que su médico le diga lo contrario.

Consiga que alguien lo ayude en el hogar al regresar del hospital.

Anestesia

Su médico puede usar:

Descripción del procedimiento

La cirugía artroscópica utiliza incisiones pequeñas. A través de una de estas incisiones, el médico insertará un artroscopio delgado que tiene una pequeña cámara conectada a un televisor. Se insertarán otros instrumentos delgados en la articulación a través de incisiones pequeñas para realizar la cirugía. Existen muchas maneras para asegurar los dos huesos juntos para que ya no se puedan mover en relación uno con otro. Se han usado tornillos largos, tornillos y platos de acero, barras largas de acero e injertos de hueso.

Le colocarán un torniquete alrededor de su muslo para cortar la circulación para que se pueda realizar la cirugía en un entorno sin sangre. Su pierna no sufrirá efectos a causa del torniquete.

En algunos casos, el médico puede necesitar cambiar a una cirugía abierta. Realizará una incisión larga en el pie y el tobillo para realizar la cirugía.

Inmediatamente después de la cirugía

La parte inferior de su pierna estará en un yeso rígido y elevada después de la cirugía. Se le administrarán medicamentos para el dolor.

¿Cuánto durará?

Aproximadamente 2-5 horas

¿Cuánto dolerá?

No sentirá dolor durante el procedimiento. Después sentirá un poco de malestar. Hable con el médico sobre los medicamentos que ayudan a aliviar el malestar.

Hospitalización promedio

A salvo de complicaciones, usted se puede ir a casa en 2-4 días.

Cuidado posoperatorio

Tardará hasta cuatro meses para que las articulaciones sanen y fusionen sólidamente. Durante ese tiempo, tendrá un yeso. Después del procedimiento, asegúrese de seguir las indicaciones de su médico.

Llame a su médico

Después de salir del hospital, comuníquese con su médico si se presenta cualquiera de las siguientes situaciones:

  • Sangrado o secreción provenientes de las incisiones. Pueden aparecer manchas en el yeso.
  • Signos·de infección, incluso fiebre y escalofríos
  • Aumento del dolor o dolor intenso que no se alivia al tomar los analgésicos
  • Tos, falta de aliento, dolor de pecho o náuseas y vómito severos
  • Adormecimiento, hormigueo o decoloración en el pie

En caso de urgencia, llame al servicio de emergencias.