La hipertensión (presión arterial elevada) no controlada puede conllevar a apoplejía, ataque cardiaco, insuficiencia cardiaca o insuficiencia renal. El monitoreo oportuno de su presión arterial, tomar medicamentos cuando los necesite, y cambios sencillos en el estilo de vida pueden ayudarle a evitar o controlar la presión arterial elevada.

Investigadores en Brigham and Women's Hospital en Boston propusieron determinar si el consumo de carne incrementaba el riesgo de hipertensión. El estudio, publicado en Journal of Hypertension, se enfocó en mujeres mayores de 45 años de edad. Los resultados sugirieron que el riesgo de hipertensión incrementaba a medida que aumentaba el consumo de carne roja.

Acerca del Estudio

El estudio fue un posible estudio de cohorte que dio seguimiento a 28,766 mujeres de 45 años de edad o mayores. En un periodo de 10 años, a las mujeres se les preguntó cada año acerca de su consumo tanto de carne de aves como de carne roja, así como cualquier diagnóstico de hipertensión. Los investigadores descubrieron la siguiente relación entre el consumo de carne roja y el diagnóstico de presión arterial elevada. Se diagnosticó presión arterial elevada en:

  • 21.7% de mujeres que no comían carne roja
  • 29.2% de mujeres que comían <0.5 porciones diariamente
  • 29.8% de mujeres que comían 0.5-1.0 porciones diariamente
  • 33.1% de mujeres que comían 1.0-1.5 porciones diariamente
  • 35.6% de mujeres que comían 1.5 o más porciones diariamente

Se encontró que la carne roja estaba relacionada con un incremento en el riesgo de hipertensión, pero al parecer la carne de aves no tenía asociación con el riesgo de hipertensión.

¿Cómo le Afecta Esto?

Las elecciones más saludables en el estilo de vida, incluyendo la nutrición, pueden tener un impacto considerable, no sólo en su riesgo de presión arterial elevada, sino también en su salud en general. Esfuércese por consumir una dieta con abundantes frutas, verduras y fibra, y evite grasas saturadas como las que se encuentran en la carne roja. Una dieta saludable no necesita eliminar por completo la carne roja, pero limite las cantidades que consume. Busque opciones bajas en grasa en sus elecciones de carne.

Además, acuda al médico regularmente para revisar su presión arterial . Si usted tiene presión arterial elevada, trabaje junto con su médico para desarrollar un plan para controlarla.