Living with menopause image Las isoflavonas extraídas de la soya tienen efectos estrogénicos, y con base en esto se han defendido para el tratamiento de síntomas menopáusicos. Sin embargo, estudios que usaron isoflavonas para este propósito han regresado resultados mezclados, con algunos estudios que muestran beneficios marcados y otros que no muestran beneficios en absoluto. Se han propuesto varias teorías para explicar estas discrepancias. Uno de los candidatos principales señala las diferencias entre los extractos de isoflavonas de soya.

Existen tres principales isoflavonas que se encuentran en la soya: genisteína, daidzeína, y gliciteína. Cada una de estas isoflavonas puede existir en dos tipos o estados. El primer tipo, predominante en productos crudos de soya, se llama una "glicosida de isoflavona". En una glicosida de isoflavona, la isoflavona se adjunta a una sustancia similar al azúcar conocida como "glicona". El segundo tipo, predominante en productos fermentados de soya, se llama una "aglicona de isoflavona". Estos consisten de isoflavonas sin glicona adjunta, y también se llaman "isoflavonas libres."

Un estudio publicado en la revista Menopause examinó la efectividad de un producto de isoflavona rico en la forma aglicona de daidzen (DRI). En este estudio doble ciego, controlado con placebo, 190 mujeres menopáusicas recibieron ya sea placebo o una de dos dosis de DRI (40 mg o 60 mg) diariamente durante un periodo de doce semanas. Las participantes llevaron un diario de la frecuencia de sus bochornos, y este fue el principal medio usado por los investigadores para estimar los resultados.

Los resultados indicaron que tanto las dosis de 40 mg como de 60 mg de DRI fueron igualmente efectivas en la reducción de bochornos, reduciéndolos aproximadamente en un 50%. En comparación, en el grupo de placebo, la frecuencia de bochornos disminuyó sólo 39%. A esta diferencia sólo le faltó la fecha límite estándar para tener importancia significativa cuando se consideraron los dos grupos DRI por separado, pero cuando se combinaron, la diferencia sí se volvió considerable.

Estos son resultados promisorios. Sin embargo, la necesidad de dichos análisis estadísticamente cuidadosos sugiere un nivel de efectividad relativamente bajo.

Una limitación de este estudio fue un índice relativamente alto de deserción: sólo el 77% de las mujeres completaron el estudio. Otro problema es que no comparó esta isoflavona de daidzen rica en aglicona en particular contra alguna otra forma de isoflavonas.

Para obtener más información, vea los artículos completos sobre isoflavonas y sobre menopausia.