Image for sleep deprivation La falta de sueño puede resumirse como una falta crónica del sueño adecuado. Dormir muy poco (incluso una hora menos por noche) desarrolla con el paso del tiempo una "deuda de sueño." Esta deuda de sueño puede acumularse y sólo desaparecer cuando se duerme lo suficiente. Y dormir más los fines de semana podría no borrar completamente la deuda. Cambiar constantemente el horario para dormir hasta tarde los fines de semana a un horario para dormir temprano los días laborales podría incluso agravar el problema.

Si la deuda de sueño se agranda demasiado, causa somnolencia y puede afectar negativamente el desempeño, la concentración, el tiempo de reacción, la memoria, el estado de ánimo y el control del comportamiento. Incluso una falta crónica de sueño puede afectar el desarrollo físico de un adolescente, puesto que la hormona de crecimiento es mucho más activa durante el sueño.

Los adolescentes necesitan nueve horas de sueño por noche, sin embargo en promedio duermen alrededor de siete horas. No dormir lo suficiente no sólo es parte del problema, ya que también los patrones de sueño cambian durante la adolescencia. Los cambios en la pubertad causan que la hormona del sueño melatonina sea liberada posteriormente en el día, lo cual altera los ritmos circadianos y, a su vez, el ciclo de sueño y vigilia. El resultado es que los adolescentes se quedan dormidos más tarde y despiertan más tarde. Aunque este horario alterado se reconoce como una parte normal de la pubertad, no ha cambiado el hecho de que muchas secundarias y preparatorias tengan horarios tempranos de entrada, interrumpiendo el posible tiempo de sueño.

Desempeño Escolar

Uno de los efectos más problemáticos de la falta de sueño es una disminución en la memoria y atención, dificultando más el aprendizaje e impactando negativamente el desempeño escolar.

En un estudio publicado en Child Development, investigadores estudiaron los hábitos de sueño de 3,120 estudiantes de preparatoria. Después, compararon los hábitos de sueño con el estado de ánimo, desempeño escolar y comportamiento. Encontraron que los estudiantes agobiados fueron a dormir 40 minutos más tarde y tuvieron 25 minutos menos de sueño que los estudiantes que obtuvieron mejores calificaciones. También los estudiantes que durmieron menos experimentaron un incremento en la somnolencia durante el día, estado de ánimo deprimido y problemas de conducta. Incluso esta pequeña diferencia en el sueño pareció afectar la forma en que los adolescentes se desempeñaron durante el día.

Depresión

También dormir muy poco puede contribuir a una imagen negativa de sí mismo y a la depresión. En un estudio en el diario, Sleep Medicine, se examinó el índice de depresión entre las personas con varios trastornos de sueño. Aunque estudios previos se enfocaron en la apnea del sueño y la narcolepsia, los investigadores ampliaron su estudio para incluir el insomnio, la higiene adecuada de sueño y vigilia y el síndrome de las piernas inquietas.

Los resultados mostraron un alto índice de depresión en personas con trastornos del sueño. En más de la mitad de 917 participantes del estudio se encontró que padecían alguna forma de depresión, mientras que el 3.5% experimentó una forma de depresión moderada a severa. Los investigadores recomendaron que los pacientes con falta de sueño deben ser sometidos a evaluación para la depresión.

Manejo Somnoliento

The National Highway Traffic Safety Administration atribuye 100,000 accidentes automovilísticos al año a los conductores somnolientos. La somnolencia y la conducción son una combinación mortal debido a los tiempos de reacción, disminución de la atención y un índice del procesamiento de la información más bajo. Los conductores jóvenes, especialmente aquellos de 16 a 29 años de edad, están entre quienes tienen el riesgo más alto de conducir somnolientos.

En un estudio en el diario Human Factors, se comparó el desempeño de conducción de las personas con falta de sueño con las aquellas que estaban afectadas por el consumo de alcohol. Fueron examinadas sesenta y cuatro personas. Algunas padecían parcialmente falta de sueño, durmiendo sólo cuatro horas en la noche previa a la prueba, mientras que otros participantes no durmieron la noche previa a la prueba. Al resto se les dio alcohol para inducir un nivel de 0.07% en la sangre. Después se les examinó a todos los participantes durante dos horas de conducción simulada. Los dos grupos, el grupo al que se el dio alcohol y el grupo que no durmió se desempeñaron con deficiencia cuando trataron de mantenerse en el carril mientras conducían y los investigadores calificaron como crítica su seguridad detrás del volante. El grupo que padecía parcialmente falta de sueño experimentó una disminución pero se le clasificó como no crítica.

Medidas para el Sueño

Dormir lo suficiente es más que una buena idea. Nos restaura tanto física como mentalmente. Si su adolescente está irritable, tiene problemas para despertar o se queda dormido espontáneamente, la falta de sueño podría ser la culpable. Haga que su adolescente intente seguir los siguientes pasos para crear un equilibrio entre el sueño un calendario ocupado:

  • Establezca una rutina tranquila a la hora de acostarse.
  • Evite realizar actividades estimulantes, como jugar juegos por computadora o ver la televisión, antes de irse a dormir.
  • Evite el consumo de la cafeína y nicotina después del mediodía.
  • Mantenga un horario regular a la hora de ir a dormir, incluso los fines de semana.
  • Asegúrese de que el dormitorio sea propicio para dormir: persianas cerradas, sin iluminación, sin televisión o computadora.
  • Duerma más tarde los fines de semana, pero no más de 2 a 3 horas más de lo normal.
  • Lleve a cabo un horario equilibrado y evite sobrecargarlo.

También, puede ser un ejemplo a seguir para su adolescente al tener buenos hábitos de sueño.