Imagen de viaje con diabetes La diabetes es una afección crónica grave, que requiere de control constante y a veces, medicamentos diarios. Usted no puede poner en espera a su diabetes, aunque esté de vacaciones. Pero tener diabetes no significa que no pueda tomar unas vacaciones (y disfrutarlas). Solo significa que tiene que planearlas un poco más.

Programar una cita

Antes de viajar, es una buena idea acudir con su médico. Programe un examen médico para asegurarse que su diabetes esté bien controlada. Haga su cita con el tiempo suficiente para que si su diabetes no está bien controlada, tenga tiempo para corregir esto. Además, pida a su médico que le escriba una prescripción para insulina o cualquier medicamento para la diabetes que use. Siempre lleve más del medicamento suficiente con usted, pero lleve la prescripción consigo en caso de una emergencia, como si su medicamento se pierde o se lo roban.

También pida a su médico que le escriba una carta. La carta debe indicar que usted tiene diabetes y qué necesita hacer por su afección. La carta debe enumerar insulina, medicamentos, jeringas, monitores de glucosa o cualquier otro medicamento o aparato que necesite. Además, si tiene alguna alergia a alimentos o a medicamentos, pida a su médico que también indique eso.

Empacar de manera inteligente

Cuando empaque para su viaje, lleve al menos el doble de medicamentos y suministros para análisis de sangre de lo que cree que necesitará. Ponga al menos la mitad de los suministros en un equipaje de mano que pueda llevar en el avión. La Asociación Americana de la Diabetes (ADA, por sus siglas en inglés) sugiere que empaque su equipaje de mano con los siguientes artículos:

  • Toda la insulina y jeringas que necesitará para el viaje completo
  • Suministros para exámenes de orina y análisis de sangre
  • Todos los medicamentos orales para la diabetes
  • Cualquier otro medicamento o suministro médico que esté tomando o que pueda necesitar
    • Recuerde llevar baterías adicionales si las necesita para sus dispositivos médicos.
  • Su identificación regular y su tarjeta de identificación de diabetes
  • Un paquete bien envuelto, hermético de bocadillos como galletas saladas o queso, mantequilla de cacahuate, fruta, caja de jugo y alguna forma de azúcar (p. ej., tabletas de glucosa o caramelo macizo)

Para conocer la información más reciente sobre lo que se permite en un equipaje de mano para personas con condiciones médicas, visite US Transportation Security Administration's website.

Viaje al aeropuerto

En el mundo de hoy en día de seguridad reforzada, usted necesitará estar un poco más preparado cuando viaje en avión. Los siguientes son ejemplos de artículos que puede llevar de manera segura con usted una vez que los hayan revisado los guardias de seguridad:

  • Insulina (claramente marcada) y dispositivos para dispensar la insulina (p. ej., jeringas precargadas)
  • Jeringas no utilizadas para su medicamento
  • Recipiente para botar sus jeringas usadas y tiras reactivas
  • Otros suministros (como medidores de glucosa en sangre y tiras reactivas)
  • Equipo de emergencia (glucagón) si tiene un nivel bajo de azúcar en sangre

Es una buena idea explicar al guardia de seguridad que tiene diabetes y que lleva sus suministros. Algunos problemas que pueden surgir en el aeropuerto incluyen:

  • Si tiene síntomas de nivel bajo de azúcar en sangre, asegúrese de informarlo de inmediato al guardia de seguridad para que pueda recibir la ayuda que necesita.
  • Asimismo, explique al guardia si tiene una bomba de insulina conectada a su organismo. Si prefiere que lo registren en lugar de pasar por el detector de metales, coméntelo al guardia de seguridad.
Llegar a su destino

Si su viaje lo lleva a una zona horaria diferente, calcule con anticipación cuándo recibir sus inyecciones de insulina o medicamentos. Su médico o profesional en diabetes puede ayudarle a planear su programa de medicamentos. Tenga en mente que el viaje en dirección hacia el este a través de zonas horarias significa un día más corto, en cuyo caso podría necesitar menos insulina. Por otra parte, el viaje en dirección hacia el oeste significa un día más largo, lo cual podría significar que usted necesitará más insulina. Mantenga su reloj configurado con la zona horaria de su hogar hasta que llegue. Esto le ayudará a mantener el registro de su programa mientras está viajando a través de zonas horarias cambiantes.

Examine su azúcar en sangre poco tiempo después de llegar, ya que la sensación de desfase horario podría interferir con su capacidad de decir si tiene azúcar en sangre alta o baja. Si usted va a estar más activo en las vacaciones que cuando está en casa, esto puede provocar que su azúcar en sangre descienda. Asegúrese de ajustar su insulina como corresponda si su nivel de actividad incrementa o disminuye. Si va a salir de paseo, use zapatos cómodos y no camine descalzo. Revise sus pies para detectar ampollas, rasguños, o cortaduras por la noche y reciba atención médica si percibe inflamación o infección.

Donde sea y cuando sea que viaje, asegúrese de llevar siempre algunos alimentos con usted y tabletas de glucosa o caramelo macizo. Tener diabetes significa que debe estar un poco más preparado. Pero, ¡aún puede divertirse!