Existen dos tipos principales de procedimientos quirúrgicos para mujeres infértiles:

Tecnologías Reproductivas Asistidas (ART)

ART es un término general usado para describir varias técnicas que se usan para establecer un embarazo sin tener relaciones sexuales. ART involucra usar gametos, espermatozoides, y óvulos humanos, en un laboratorio para ayudar con la concepción. Los óvulos y espermatozoides pueden ser de usted y de su pareja o pueden ser donados. El embrión formado a partir del óvulo y espermatozoide se puede implantar en su útero o en el útero de una madre sustituta.

Los métodos de ART incluyen:

Inseminación artificial

Se recolecta semen y se procesa en un laboratorio y después se inserta directamente dentro del cérvix o útero de la mujer. La mujer que es inseminada proporciona el óvulo, y la fertilización ocurre dentro de su cuerpo (por lo general en la trompa de falopio). La mujer inseminada podría ser usted (la futura madre) o una madre sustituta. Si usted proporciona los óvulos y su pareja proporciona el semen, el niño tendrá el 100% de los genes de usted y de su pareja. Sin embargo, si la madre sustituta es inseminada, el niño tendrá el 50% de genes de su pareja varón y el 50% de la madre sustituta. Los genes se llevan en los óvulos y espermatozoides hacia la siguiente generación a través de la concepción. Quien proporcione el óvulo y el espermatozoide determina la composición genética.

Fertilización In Vitro (IVF)

La IVF procede en varias etapas. Primero, sus ovarios son estimulados mediante tratamiento hormonal para causar que maduren varios óvulos en lugar del único habitual por mes. Cuando los óvulos se consideran maduros, se inserta una aguja larga dentro de su vagina. Con la ayuda de ultrasonido, la aguja es guiada hacia su ovario y se recolectan los óvulos. El proceso completo de cosecha por lo general tarda de 10 a 20 minutos, dependiendo del número de óvulos que se recolecten. En muchos centros, el procedimiento se realiza con anestesia local y sedación ligera. Usted puede irse con seguridad del consultorio después de una hora aproximadamente de observación.

Una vez que se cosechan los óvulos, se separan del líquido que los rodea y se colocan en una incubadora donde se puede controlar con precisión el ambiente. Después, se fertilizan los óvulos. Por lo general, esto sólo implica la preparación de los espermatozoides a partir de una muestra de semen (producida ya sea por su pareja varón o un donador de esperma) y la colocación en el mismo portaobjetos donde está el óvulo u óvulos. Después de 24 horas aproximadamente, los óvulos se examinan para ver si están cambiando en maneras que indiquen que ha ocurrido la fertilización. En la siguiente fase (en cualquier momento desde 2-5 días), los óvulos fertilizados que se han desarrollado en embriónes multicelulares se colocan en un catéter de plástico que se pasa a través del cérvix dentro del útero, y se liberan los embriones. La terapia hormonal podría continuar durante varios días, y se monitorearán los niveles hormonales sanguíneos. Por lo general se realiza una prueba de embarazo dentro de un lapso de 12-14 días para determinar si se ha implantado un embrión y ha comenzado un embarazo.

En algunos casos, se desarrollan más embriones que se pueden introducir en el útero. Estos embriones se pueden congelar durante un periodo indefinido de tiempo mediante un proceso llamado criopreservación. Los embriones congelados se pueden descongelar y transferir si la ronda inicial de IVF no tuvo éxito o si usted quiere tener otro hijo en el futuro. También, se debería tomar en cuenta que con frecuencia la IVF se realiza con un óvulo y/o espermatozoide de donador.

Existen algunas variaciones del procedimiento de IVF:

Transferencia de Gameto Intrafalopial (GIFT)

Se retira un óvulo de su cuerpo y se mezcla con espermatozoides en un laboratorio. La mezcla del óvulo y espermatozoide se coloca entonces en su trompa de falopio mediante un procedimiento quirúrgico. El óvulo lo puede proporcionar usted o una donadora de óvulos.

Transferencia de Cigoto Intrafalopial (ZIFT)

Se retira un óvulo de su cuerpo y se mezcla con espermatozoides en un laboratorio. El embrión resultante (de 2 a 3 días de existir) se coloca entonces en su trompa de falopio. El óvulo lo puede proporcionar usted o lo puede obtener por parte de una donadora de óvulos.

Gestación de Portadora

Si usted tiene óvulos pero no tiene un útero funcional, usted puede proporcionar óvulos que sean fertilizados y colocados en el útero de una madre sustituta. Si se usan los espermatozoides de su pareja varón para fertilizar los óvulos, el embrión contendrá el 100% de los genes de usted y de su pareja. Si su pareja no puede proporcionar los espermatozoides, se puede usar un donador. Si se usa un donador de espermatozoides, el hijo tendrá sus genes pero no los de su pareja.

Las mujeres que no tienen óvulos y no tienen un útero funcional podrían obtener óvulos por parte de una donadora o madre sustituta. Estos óvulos se pueden fertilizar in vitro o mediante los espermatozoides de su pareja o los de un donador. Éstos se pueden transferir entonces a la madre sustituta. Dependiendo de la fuente de los espermatozoides, el hijo tendrá ya sea el 50% de genes de su pareja o ningún gen de su pareja. Debido a que usted no proporcionó los óvulos, el hijo no tendrá sus genes.

Procedimientos para Corregir Anormalidades Anatómicas

Están disponibles muchos procedimientos quirúrgicos para corregir anormalidades anatómicas que podrían interferir con la reproducción normal en mujeres. Estas anormalidades incluyen obstrucciones en las trompas de falopio, endometriosis, fibroides uterinas, o cicatrización de los ovarios u otros tejidos pélvicos a causa de enfermedad inflamatoria pélvica (PID).

Laparoscopía y Microcirugía por Laparotomía

Estos dos procedimientos se realizan frecuentemente en establecimientos de paciente externo.

se lleva a cabo para examinar, diagnosticar, y tratar muchas de las causas de infertilidad. El cirujano corta una pequeña abertura en el abdomen. La ubicación de esta incisión varía dependiendo del procedimiento, ya sea cerca del ombligo o en la parte inferior del abdomen para condiciones pélvicas. Se inserta una aguja y se usa para inyectar gas de dióxido de carbono dentro del abdomen. Este gas causa que la cavidad abdominal se expanda y haga que sea más fácil que el médico vea las estructuras internas. El médico inserta un instrumento tubular delgado y largo (laparoscopio) que ilumina, aumenta, y proyecta una imagen de los órganos internos en una pantalla de video.

Si es necesario, se pueden hacer varias otras incisiones pequeñas en el abdomen para insertar instrumentos que puedan tomar biopsias (muestras de tejido) o realizar varios tipos de cirugía, como extirpación de tejido cicatrizante, implantes endometriales, o reparación de trompas de falopio obstruidas. Después que se retira el laparoscopio y otros instrumentos, se cierran las incisiones con puntos de sutura o clips y se cubren con un vendaje.

La microcirugía por laparotomía es similar a la laparoscopía excepto que requiere magnificación y por lo tanto permite cortes y suturas muy precisos.

La histeroscopía es un procedimiento quirúrgico en el cual se inserta un pequeño instrumento telescópico iluminado (histeroscopio) a través de la vagina y el cérvix dentro del útero. El histeroscopio transmite una imagen del canal y cavidad de orina a un monitor de televisión, lo cual permite que el cirujano inserte instrumentos quirúrgicos. Este procedimiento se usa para diagnosticar y tratar numerosos trastornos, incluyendo sangrado anormal, fibroides, y pólipos uterinos.

No hay incisiones quirúrgicas con este procedimiento. Después que se dilata el cérvix, se guía el histeroscopio, el cual es una barra delgada y larga con una cámara de video y una luz adjunta a éste, a través del cérvix dentro del útero. También se bombea gas o líquido de dióxido de carbono dentro del útero para inflarlo. Esto frecuentemente causa malestar o calambres. Después que el cirujano visualiza el útero, se pueden realizar otros procedimientos quirúrgicos, como la extirpación de tejido cicatrizante, adherencias, fibroides y pólipos pequeños, y aparatos intrauterinos. La histeroscopía también se usa para diagnosticar anormalidades uterinas que podrían tratarse con otro procedimiento quirúrgico y se podría realizar junto con laparoscopía.