Para tratar las convulsiones epilépticas

Estimulador del nervio vago

El estimulador del nervio vago se usa en los pacientes cuyas convulsiones epilépticas no se pueden controlar bien con los medicamentos. El estimulador es un dispositivo que funciona con baterías. Se implanta quirúrgicamente por debajo de la piel, de manera similar al implante de un marcapasos. Se conecta al nervio vago y envía breves impulsos de electricidad al cerebro a través de dicho nervio, que se encuentra en el cuello.

Este dispositivo ayuda a reducir la frecuencia de las convulsiones epilépticas. La mejoría suele ser lenta; puede tardar hasta dos años para que se vea el efecto total. Es posible que los pacientes con estimulador del nervio vago deban seguir tomando medicamentos pero, en general, pueden reducir la dosis. El estimulador del nervio vago también puede mejorar otros síntomas, como la depresión y el nivel de alerta.

Por lo general, las baterías del dispositivo se deben reemplazar cada cinco años. Esto se realiza mediante un procedimiento quirúrgico ambulatorio.

Los efectos secundarios son leves, por ejemplo:

  • Dolor de oído
  • Dolor de garganta
  • Náuseas
  • Falta de aire
  • Dificultad para tragar
  • Ronquera
  • Tos
  • Tics musculares

Neuroestimulador sensible

El dispositivo neuroestimulador sensible (NES) se usa en las personas cuyas convulsiones epilépticas no se pueden controlar bien con los medicamentos. El estimulador es un dispositivo que funciona con baterías. Se implanta quirúrgicamente por debajo del cuero cabelludo. Se conecta a uno o dos cables que se colocan donde se producen las convulsiones dentro del cerebro de la persona.

El dispositivo detecta la actividad eléctrica anómala en el cerebro y envía estímulos eléctricos antes de que se produzcan los síntomas de las convulsiones. Ayuda a reducir la frecuencia de las convulsiones epilépticas. La mejoría suele ser lenta; puede tardar hasta dos años para que se vea el efecto total.

Por lo general, las baterías del dispositivo se deben reemplazar cada tres años. Esto se realiza mediante un procedimiento quirúrgico ambulatorio.

Los efectos secundarios incluyen lo siguiente:

Cuándo comunicarse con su médico

Comuníquese con su médico si usted o su hijo presentan lo siguiente:

  • Experimentan cualquier síntoma o efecto secundario inusual o grave
  • No experimentan ninguna reducción de las convulsiones epilépticas