"David y yo habíamos estado casados tres años antes de que decidiéramos tener hijos. Disfrutábamos la independencia, libertad y espontaneidad de nuestra vida. Sin embargo, los dos estábamos igualmente listos para establecernos y canalizar nuestra energía en criar una familia. Sabíamos poco que la intensa pasión que teníamos por nuestro nuevo bebé tendría un efecto tan drástico en nuestra pasión entre nosotros mismos. En lugar de salidas románticas en fin de semana, sexo frente a la fogata los viernes por la noche y notas de amor por correo electrónico entre nosotros en el trabajo, nuestros días y noches ahora estaban llenas de cambios de pañales, discusiones de quién es el turno para levantarse a ver al bebé, y mensajes en correo electrónico como "No olvides recoger la leche de fórmula y los pañales de camino a casa." La luna de miel había terminado y yo estaba demasiado cansada para preocuparme."
Jenniffer, nueva madre

La intimidad entre usted y su pareja podría tener que redefinirse, pero no necesita terminar. De hecho, las parejas que demuestran abiertamente una relación fuerte y saludable y amorosa proporcionan el mejor entorno para sus hijos. Es un mito que el romance y los bebés no se mezclan. Sólo requiere un poco más de creatividad, entendimiento y comunicación.

Razones para la Disminución en el Deseo

Existen muchos factores que pueden afectar el deseo para tener intimidad después del nacimiento de su hijo. Éstos son algunos de los más comunes:

  • Estrés y agotamiento físico - Noches sin dormir, un horario demandante del recién nacido, pañales sucios, pezones adoloridos por dar de lactar, y la ansiedad que acompaña a la nueva vida frágil pueden competir con la energía que antes podía comunicar para formar una relación íntima entre sí.
  • Hormonas cambiantes - La disminución considerable de estrógeno y progesterona después del parto puede causar depresión postparto, la cual puede interferir con su deseo sexual. Aunque esto varía con cada persona, la depresión postparto comúnmente tarda entre algunos días y seis semanas después del parto. Algunas mujeres son más sensibles a los cambios hormonales que otras.
  • Malestar físico - Desafortunadamente, el dolor por el parto no termina tan pronto como nace el bebé. Además del dolor físico que representa traer a su bebé al mundo, usted experimentará malestar físico mientras su cuerpo trabaja para reparar los daños que ocurrieron durante el proceso de alumbramiento. La incisión por la episiotomía o parto por cesárea, hemorroides, senos congestionados y sensibilidad vaginal son sólo algunos de los "dolores" que podrían intensificarse durante las relaciones sexuales.
  • Falta de privacidad - Cuando usted está acostumbrada a hacer el amor en su casa; cuando sea y donde sea que llegue el deseo, podría ser difícil reanudar la misma espontaneidad en compañía del bebé. Aunque usted sepa que el bebé está totalmente ajeno a lo que sucede y no es afectado por su actividad sexual, puede contener las ganas.
  • Lactancia - Algunos estudios muestran que las mujeres en lactancia recuperan su deseo sexual antes, mientras que otros estudios muestran que su deseo sexual disminuye durante el tiempo en el que están en lactancia. ¿Por qué la contradicción? Algunas mujeres indican que la lactancia satisface su necesidad sexual, por lo tanto están menos interesadas en satisfacer sus deseos con sus esposos. De acuerdo con Anne, madre de dos hijos, "Mis senos se filtraban durante el preámbulo sexual, lo cual me avergonzaba y sabía que eso hacía sentir incómodo a mi esposo. Nos reíamos sobre ello, pero definitivamente era una distracción."
Cómo Devolver el Amor, Sexo y Romance

Hay esperanza. Al principio, el amor, el sexo y el romance podrían ser lo último que pase por su mente, y en secreto podría no preocuparse por ello. Sin embargo, saber que un elemento de su relación que una vez le brindó a usted y a su esposo mucho placer ahora está ausente, podría provocar sentimientos de culpa y ansiedad. Éstas son algunas sugerencias para avanzar hacia una relación sexual saludable como nuevos padres.

  • Tómese su tiempo - La mayoría de médicos obstetras sugieren esperar 4-6 semanas, dándole al cuerpo una oportunidad para recuperarse del parto y dándole tiempo a las hormonas para regresar a su estado normal. Apresurarse en las relaciones sexuales antes de que el tejido haya tenido tiempo para sanar puede provocar dolor y sangrado.
  • Relájese - Mientras más se preocupe por la falta de intimidad, será más difícil recuperarla. Janet, madre de cuatro hijas dice, "Después del parto de mi segunda hija, me preocupaba por todo: el nuevo bebé, mi hija de dos años, mi esposo. Cuando se trataba de mi vida sexual, me preocupaba por mi falta de interés, sentimientos de falta de atractivo, y culpa por no satisfacerlo. Yo era un desastre, y sentía como si estuviera decepcionando a todas las personas. Tardé aproximadamente dos meses antes de poder relajarme. Fue sorprendente cómo las cosas comenzaron a acomodarse en su lugar. De hecho, mi vida sexual es mejor que antes."
  • Lubríquese - El área vaginal por lo general está reseca durante el periodo postparto debido a los niveles hormonales alterados. Usted puede usar cremas vaginales lubricantes y/o supositorios (KY Jelly, Astroglide, Tromosam o Replens) hasta que regresen las secreciones naturales. También hay disponibles medicamentos por prescripción que le ayudarán a disminuir el dolor y la sensibilidad.
  • Haga ejercicio - Los ejercicios de Kegel involucran tensionar los músculos alrededor de la vagina y el ano, sosteniéndolos durante varios segundos, después relajándose. La repetición de estos ejercicios ayudará a tonificar los músculos pélvicos, los cuales están asociados con las sensaciones vaginales. Los ejercicios de Kegel pueden beneficiarla a usted y a su vida sexual.
  • Exprese el amor en otras maneras - Sea creativa. Existen muchas maneras para expresar el amor aparte de las relaciones sexuales. Los masajes en la espalda, las caricias y el sostenerse de las manos puede ser una maravillosa manera para mantener viva la pasión hasta que esté lista para "recorrer todo el camino." "La mejor manera en la que mi esposo me demostraba que me amaba después del nacimiento de nuestro bebé era sentarse conmigo a media noche mientras yo daba de amamantar. Teníamos unas maravillosas conversaciones, y eso me demostraba que él estaba dispuesto a dejar su sueño (el cual es muy importante para los dos) para estar conmigo." La intimidad sin relaciones sexuales con frecuencia se usa como un ejercicio para mejorar la vida sexual de una pareja. Saque ventaja de esta oportunidad.
  • Varíe su posición - Ésta es una gran oportunidad para encontrar nuevos métodos para hacer el amor. Experimente para encontrar cuáles posiciones funcionan mejor para usted. Muchas mujeres descubren que la posición de lado a lado o estar encima es más cómodo. Esto permite que tengan más control sobre el grado de penetración. Esto es especialmente útil cuando el perineo aún está adolorido.
  • Tenga una cita con su esposo - Ustedes podrían haber llegado a un momento en su vida en el que vuelven a "tener citas." Anticiparse a una "cita" con su esposo puede ser tan emocionante como el romance espontáneo que una vez disfrutó. Fije una fecha en su calendario (incluso si sólo es durante una o dos horas) en la que contrate a una niñera para que usted y su esposo puedan pasar tiempo solos. Usted probablemente pensará y hablará sobre el bebé la mayor parte del tiempo que estén alejados, pero estar juntos y solos le recuerda que hay otra persona muy importante en su vida.
  • Comuníquese - La buena comunicación es un factor clave en una relación saludable, y especialmente durante la paternidad. Se espera que los patrones abiertos y honestos de comunicación se hayan establecido antes de la llegada del bebé. Esto hará más fácil comunicar sus frustraciones, expectativas y deseos.
Precauciones

Como una nueva madre, usted recibirá muchos consejos sobre alimentación, baño, sueño y cualquier otro asunto relacionado con el cuidado de su recién nacido, pero pocas estarán tan abiertas para discutir el tema del sexo. Éstos son algunos asuntos que pueden ser útiles en su esfuerzo por restablecer una relación íntima saludable.

  • No le guarde rencor ni culpe a su hijo - Acepte el hecho de que los bebés representan un reto para una relación romántica. Ellos también traen una tremenda cantidad de alegría, significado y humor a su relación. Trabajen juntos como familia para aprovechar al máximo la bendición que han recibido.
  • No asuman vidas separadas - Sus funciones como pareja ahora deben expandirse a funciones como padres. Las nuevas funciones no deberían excluir a las responsabilidades que tienen entre sí como pareja. Es importante que continúen cuidándose entre sí y cuidando a su nuevo bebé.
  • No comparta su cama con el bebé - No es una buena idea dejar que el bebé duerma en la misma cama con usted y con su esposo. Además del riesgo físico de asfixia, es prudente que mantenga su cama destinada como un territorio exclusivo para usted y para su esposo. Será difícil tanto para usted como para su hijo romper el hábito de dormir juntos, de ese modo poniendo más limitaciones que oportunidades en la intimidad entre usted y su esposo.

Con un poco de paciencia, creatividad y entendimiento, el amor, el sexo e incluso el romance regresarán nuevamente. De hecho, con el lazo común de la nueva vida que comparten, podría ser mejor que nunca. El esfuerzo extra que requiere el traer de regreso más intimidad a la relación ¡vale la pena!