Es lo suficientemente difícil para los padres que trabajan de 9 a 5 seguir conectado con sus hijos. Imagine trabajar en el turno de las 3 p.m. a 11 p.m. o de 7 p.m. a 7 a.m. Para muchos padres, significa perderse eventos deportivos, conferencias de padre-profesor y actividades familiares, sin mencionar la hora de la cena o la hora de ir a dormir.

La buena noticia es que muchas familias hacen que esto funcione. Todo es cuestión de mantener una perspectiva positiva, dice Janie O'Connor, una especialista en educación de trabajo por turno y presidenta de Shiftworker.com.

Aceptando Su Situación

Hacer que esto funcione involucra las siguientes tres cosas:

  • Aceptar que usted y/o su cónyuge trabaja en un horario poco tradicional
  • Comunicárselo a sus hijos
  • Trabajar en ese esquema para reconocer y aprovechar las oportunidades que ofrecen los horarios no tradicionales

Eso podría significar comer el pastel de cumpleaños durante el desayuno o celebrar el Día de Gracias un martes, pero valorar el tiempo de la familia, siempre que eso suceda, aliviará mucho el estrés relacionado al trabajo por turnos.

Usando la Buena Comunicación y Organización

Los padres con trabajos por turnos que hacen que eso funcione, dice O'Connor, invariablemente le dan crédito a su éxito a dos cosas:

  • Hacer un esfuerzo coordinado para seguir teniendo contacto con sus hijos mientras están creciendo
  • Ser organizados y orientados al detalle, haciendo cambios a sus horarios cada semana para asegurarse de que todas las bases están cubiertas
Reduciendo la Culpa y el Estrés

Muchos padres con trabajos por turnos asumen mucha culpa, dice O'Connor. Entre más culpable se sienta sobre su horario laboral, mayor será el estrés que sentirán tanto usted como sus hijos. Quejarse sobre su horario horroroso, incluso si su objetivo es hacerles saber a sus hijos que usted está tan infeliz con la situación como lo están ellos, es una invitación a que se unan a las quejas, por lo tanto aumentan sus sentimientos de culpa.

Es útil recordar que existen muchas opciones disponibles para los padres con trabajos por turno y sus hijos que no están disponibles en horario de oficina. Con frecuencia los padres que trabajan en los turnos de la tarde son capaces de ayudar en las actividades de salón de clases o servir como monitores en el comedor en las escuelas de sus hijos. Los padres que trabajan en los turnos nocturnos llegan a casa cuando sus hijos se levantan en la mañana y pueden disfrutar mejor el desayuno debido a que no están apresurados para irse al trabajo.

Negociando un Contrato Con Su Adolescente

"Conozco a una enfermera, a un padre soltero con trabajo por turnos, que quisieron tener contacto con su hija adolescente," dice O'Connor. "Los dos se enteraron y discutieron los toque de queda, reglas para el contacto diario, responsabilidades, etc. Discutieron diferencias y acordaron que se reunirían tan frecuentemente como sea necesario para cambiar o mejorar el acuerdo. Lo entablaron por escrito y cada quien lo firmó. Ésta es una idea muy saludable para cualquier familia con un padre con trabajo por turno."

Si usted tiene más de un hijo, trabaje con contratos individuales con cada uno que sea apropiado a su edad.

Siendo un Padre con Trabajo por Turno Sin la Custodia

Las visitas entre un hijo y un padre con trabajo por turno sin custodia pueden ser grandiosas, dice O'Connor, pero requerirán "colorear por fuera los limites." Quizás puede reunirse en el desayuno en lugar de pasar el tiempo juntos los fines de semana completos, ella sugiere. Sobre todo, asista, esté presente y comprométase. Siga en contacto con llamadas telefónicas, cartas, correos electrónicos y visitas siempre que sea posible.

Valorando las Ventajas y Desventajas

Los adolescentes cuyos padres trabajan en horarios no convencionales alcanzan un grado mayor de madurez y desarrollan habilidades de control en el hogar a una edad más joven que sus compañeros, dice O'Connor. Por otro lado, cuando los padres con trabajo por turno no ponen suficiente atención a los detalles y no se comprometen para estar presentes en las vidas de sus hijos, la excesiva abundancia resultante de independencia en combinación con una falta de dirección y limites puede llevar a problemas de comportamiento y dificultades en la escuela.

"Puede dar como resultado cualquiera de las dos maneras. Qué camino tomar dependerá del tipo de atención que reciba el niño," dice O'Connor. "Cuando existen expectativas, limites y, lo más importante, responsabilidades, funcionará. Sin estos, será una lucha."

Haciendo que Funcione

Los expertos ofrecen los siguientes consejos para facilitar más su situación:

Programe el tiempo juntos. La falta del contacto que puede resultar del trabajo por turno puede dificultar la interacción positiva, así que es especialmente importante programar el tiempo juntos.

Desarrolle rutinas. Ponga todo, especialmente el tiempo para estar con familia, (y ¡la hora de ir a dormir!) en un calendario. La rutina es muy importante, dice Barry G. Ginsberg, PhD, director del Center of Relationship Enhancement y un psicólogo infantil y familiar en Doylestown, Pennsylvania.

Encuentre formas creativas para participar en los eventos. Si no puede asistir a un partido de soccer o concierto de bandas, haga que un miembro de la familia grabe dichos eventos y programe un tiempo para que usted y su hijo puedan ver el video juntos mientras vuelven a contar los puntos más importantes. ¿Quiere asistir a una fiesta familiar pero no puede quedarse mucho tiempo porque tiene que ir a trabajar? Tome dos coches para que pueda divertirse un poco en el evento sin hacer que nadie se vaya temprano debido a su horario.

Establezca reglas claras. No olvide establecer reglas claras referentes a motivos razonables para despertar a un trabajador durmiente con trabajo por turnos.

Siga teniendo una actitud positiva. Mantenga una actitud positiva sobre su horario y busque las oportunidades que le ofrece. Siempre encuentre una forma de ser agradecido de lo que usted tiene. Comparta su actitud positiva con sus hijos haciéndoles saber que así es como funciona su familia y que lo está haciendo bien: sólo usted marcha al ritmo de un baterista diferente.