"No podía esperar hasta que Cooper pudiera hablar. Ahora, cada vez que habla me destroza los nervios," admite Susan, una madre de un niño tartamudo de siete años de edad. "Todos me seguían diciendo que lo superaría (tartamudeo), pero no fue así. Poco después de su quinto cumpleaños, supe que tenía que conseguir ayuda."

Una de las grandes alegrías de los padres es escuchar a su hijo hablar. Pero para algunos, este proceso causa preocupación, frustración y aislamiento social. El tartamudeo afecta a un estimado de tres millones de estadounidenses y parece afectar tres veces más a los niños que a las niñas.

Habla: Un Proceso Complejo

Aprender a hablar no es fácil. El habla requiere movimientos rápidos y complicados de la lengua, labios, mandíbula, cuerdas vocales y dientes. Además, la coordinación precisa de los músculos para la respiración y producción de sonidos es necesaria para la capacidad de un niño para hablar. Muchos factores pueden interrumpir estos procesos.

La mayoría de los niños hablarán normalmente en el momento que entran al jardín de niños, pero algunos continuarán teniendo un trastorno del habla o lenguaje. Un trastorno del habla ocurre cuando un niño tiene dificultad para juntar sonidos para formar palabras. El tartamudeo es uno de varios trastornos de habla que causa disfluencia en la capacidad de una persona para hablar.

¿Cómo Suena el Tartamudeo?

El tartamudeo se caracteriza por una repetición de sonidos o sílabas, generalmente al inicio de las palabras. Por ejemplo, "Mamá fue a la ti-ti-tienda", o "Ese be-be-bebé está llorando." Con frecuencia estas repeticiones y prolongaciones van acompañadas por la rigidez en los músculos del habla, cambios en el tono o volumen de la voz y expresiones faciales de miedo. La incidencia frecuente de dichos comportamientos se considera tartamudeo.

Este tipo de trastorno en el flujo del habla con mayor frecuencia se desarrolla entre las edades de dos a cinco años cuando el vocabulario de un niño se está desarrollando a un ritmo rápido. Sin embargo, a medida que un niño comienza a llegar a la edad escolar, el tartamudeo se vuelve menos evidente.

La Speech Foundation of America ha identificado los siguientes criterios como signos de advertencia de disfluencia que se relaciona con el tartamudeo:

  • Sonido y repetición de sílabas frecuentes.
  • Repetición de sílabas en la cual una vocal "uh" reemplaza la vocal correcta en la palabra ("puh-puh-peach (durazno) en lugar de "pe-pe-peach")
  • Prolongaciones frecuentes de los sonidos que duran más tiempo.
  • Temblores (temblor de los músculos) alrededor de la boca y mandíbula en el transcurso del habla.
  • Elevaciones del tono o sonoridad de la voz en el transcurso de la prolongación de los sonidos.
  • Tensión y lucha mientras dice ciertas palabras.
  • Una mirada de temor en la casa del niño mientras dice una palabra.
  • Evasión o demora para decir ciertas palabras.
¿Qué Causa el Tartamudeo?

Existen múltiples motivos por los que un niño tartamudeará y varias prácticas que podrían agravar un problema de tartamudeo existente.

  • Desarrollo: Como se mencionó anteriormente, el desarrollo rápido del lenguaje en el transcurso de la edad preescolar es una causa común. El niño tiene muchos pensamientos para expresar y toma decisiones rápidamente sobre las palabras apropiadas que debe usar para comunicar correctamente lo que desea decir. Con frecuencia a esto se le llama tartamudeo del desarrollo, que con frecuencia se supera.
  • Coordinación: Otro motivo es una falta de coordinación en el movimiento de los labios, lengua, mandíbula y cuerdas vocales, causando que pierdan los movimientos rápidos requeridos para el habla. Esto se puede deber a una falta de madurez y también se puede superar o puede ser causado por un trastorno neurogenético.
  • Genética: Existe algo de especulación de que hay una predisposición al tartamudeo en la genética. Actualmente no existe evidencia que apoye esto. Sin embargo, algo de investigación indica que el tartamudeo tiende a ser más evidente dentro de ciertas familias.
  • Cuidado de los Hijos: Otra idea equivocada común es que el mal cuidado de los hijos o un entorno del hogar negativo causa tartamudeo. No existe evidencia de que la forma en que es criado un hijo sea la causa. Sin embargo, la forma en que las personas responden al niño que tartamudea y la ansiedad del niño con respecto a su tartamudeo pueden afectar el tartamudeo.
  • Estrés: Aunque el estrés no es la causa del tartamudeo, las circunstancias estresantes pueden agravar el tartamudeo existente. Cuando un niño siente presión para formar, encontrar las palabras correctas, construir oraciones apropiadas y coordinar los músculos de su habla para formar palabras, son propensos a padecer disfluencia en su habla.
Tratamiento

Como padre, si usted está preocupado sobre el habla de su hijo, pida a su pediatra consejo y una canalización a un patólogo del habla-lenguaje - un profesional capacitado para hacer pruebas y tratar a personas con trastornos del habla, lenguaje y voz. Esto es apropiado especialmente si el tartamudeo de su hijo persiste durante más de seis meses.

La pronta identificación y tratamiento de los trastornos del habla y lenguaje es muy importante para mejorar las habilidades de comunicación. El objetivo de la pronta terapia de intervención es construir fundamentos para la fluidez del habla ayudando a que el niño vea el habla como fácil y divertido en lugar de difícil y espantoso.

Muchos niños superan el tartamudeo sin terapia. Pero es difícil determinar quiénes lo harán y quiénes no. Si la naturaleza del problema se relaciona con una tensión física de los músculos del habla, es menos propenso a superarse.

En estos momentos no existe cura para el tartamudeo. Sin embargo, la temprana intervención y terapia continua pueden controlar el tartamudeo, que da como resultado un flujo normal del habla. La mayoría de los programas de terapia se enfocarán en técnicas de habla específicas así como también en los problemas psicológicos que se relacionan con el tartamudeo.

Su Papel

Como padre usted juega un papel considerable en el desarrollo del habla y lenguaje de su hijo. La forma en la cual usted se comunique con su hijo es muy importante. Un niño que tartamudea necesita paciencia y estímulo adicionales. ¡Pero los resultados valen la pena!

A continuación se presentan unos cuantos consejos que debe tener en mente cuando tenga una conversación con su hijo:

  • Proporcione un entorno relajado para la comunicación.
  • Hable lenta y fácilmente, sin tensión.
  • Utilice el contacto directo con los ojos de manera consistente cuando esté hablando su hijo.
  • No discuta el tartamudeo de su hijo con otras personas cuando su conversación se puede escuchar por casualidad.
  • Haga una pausa durante un corto tiempo antes de responder a los comentarios de su hijo. Esto le da tiempo para decir algo más sin sentirse apresurado.
  • Evite las interrupciones y no termine la oración de su hijo.
  • Disponga de al menos unos cuantos minutos todos los días para hablar frente a frente con su hijo.
  • Evite la crítica o la dirección cuando su hijo hable, tal como "Habla lentamente y piensa en lo que quieres decir."
  • Evite hacer que hable para interpretar, tal como "Dile a la abuela lo que estás aprendiendo en la escuela." Deje que su hijo inicie la conversación.

Comparta estos consejos con los hermanos, profesores y cuidador del niño.

Entre más entienda usted el tartamudeo de su hijo, más lo podrá ayudar. Con paciencia y entendimiento, usted puede ayudar a eliminar mucha de la frustración y enojo que se relaciona con el tartamudeo y alentar la comunicación de su hijo.