Definición

Un procedimiento quirúrgico donde una vena del cuerpo del paciente o una vena artificial se utiliza para construir un puente alrededor de una arteria principal bloqueada de la pierna. La obstrucción de las arterias de las extremidades se denomina enfermedad arterial periférica.

Injerto de Puente Fémoropoplíteo

Imagen informativa de Nucleus

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Razones para realizar el procedimiento
  • Para restaurar el suministro sanguíneo adecuado a la pierna baja
  • Para aliviar el dolor de pierna causado por una arteria bloqueada
  • Para prevenir la amputación de la pierna baja debido a un suministro sanguíneo insuficiente
Factores de riesgo para el Desarrollo de la Enfermedad Arterial Periférica
Qué esperar
Antes del procedimiento

Probablemente, el médico hará lo siguiente:

  • Electrocardiograma (ECG): un estudio que registra la actividad del corazón al medir las corrientes eléctricas que pasan a través del músculo cardiaco.
  • Radiografía torácica: un examen que usa radiación para tomar imágenes de las estructuras internas del cuerpo
  • Análisis de sangre

En los días previos al procedimiento:

  • Consiga que alguien lo transporte de su casa al hospital y viceversa.
  • Consiga que alguien lo ayude en el hogar al regresar del hospital.
  • No tome aspirina ni otros antiinflamatorios durante una semana antes de la cirugía, a menos que el médico indique lo contrario. Es posible que también tenga que dejar de tomar anticoagulantes. Por ejemplo, clopidogrel (Plavix), warfarina (Coumadin) o ticlopidina (Ticlid). Consulte con el médico.
  • Puede que se le administren antibióticos antes del procedimiento para ayudarle a prevenir infecciones.
  • La noche previa al procedimiento, cene liviano y no coma ni beba nada después de la medianoche.
Durante el procedimiento

Se le podría administrar:

  • Anestesia
  • Catéteres para supervisar la presión sanguínea en las venas y las arterias, así como también el gasto urinario
Anestesia

En la mayoría de los casos, se administra anestesia general por inyección e inhalación. En algunos casos, se administra anestesia espinal por inyección.

Descripción del procedimiento

El cirujano hace una incisión en el muslo a lo largo de la porción de la vena safena que será extirpada para ser utilizada como injerto de puente. (La vena safena recorre toda la longitud del muslo.) La vena se diseca y se extirpa. (Si la vena es inadecuada para ser utilizada como injerto, en su lugar se utiliza un un injerto protésico tubular artificial.) Una vez que la vena es extirpada, las pequeñas ramificaciones de la vena se cierran.

Después, se hace una incisión en la ingle para exponer la arteria femoral. Se hace otra incisión cerca del interior de la parte posterior de la rodilla para exponer la arteria poplítea.

Después la arteria femoral y la arteria poplítea se aislan y se sujetan (con abrazaderas vasculares) para bloquear el flujo de la sangre mientras se une el injerto. Al pedazo de la vena safena que ahora es el injerto se le construye un túnel a lo largo de la arteria femoral desde la ingle hasta la rodilla. Un extremo de este injerto de vena se sutura en la arteria femoral de la ingle y el otro extremo del injerto de vena se sutura en la arteria poplítea de la rodilla. (Puesto que la vena tiene pequeñas válvulas dentro de ella que previenen el flujo inverso de la sangre, la vena safena debe ser invertida antes de que se le construya un túnel y se una a las arterias.)

Una vez que se une el injerto, se pasa sangre al injerto venoso para comprobar que no haya fugas, las cuales se reparan si se presentan. Luego se retiran las abrazaderas vasculares, permitiendo que la sangre fluya del injerto a la pierna baja. Las incisiones se cierran con puntadas de sutura.

En algunos casos, más que se retire, se invierta y se le construya un túnel, la vena safena se utiliza como injerto mientras se deja en su lugar. A esto se le llama in situ. Con este procedimiento, las válvulas dentro de la vena son extirpadas con un pequeño microscopio y un pequeño instrumento para disecar conocido como valvulótomo. Después la vena, mientras aún está in situ, se une con las arterias femorales y poplíteas para formar un injerto.

Después del procedimiento:
  • Los líquidos y los medicamentos para el dolor pueden administrarse vía IV durante las primeras 24 a 48 horas y luego por vía oral.
  • En algunos casos, podría utilizar una máscara de oxígeno durante 10 a 12 horas después de la cirugía.
  • Se colocará anestesia epidural en la espalda para entumecer el sitio de la operación y aliviar el dolor, que puede mantenerse durante 3 a 5 días después de la cirugía; una vez que se retira, se administran medicamentos para aliviar el dolor por vía oral.
¿Cuánto durará?

De 1 a 3 horas

¿Dolerá?

La anestesia evita que sienta dolor durante la cirugía. Sin embargo después de la cirugía, existe cierto dolor que puede continuar por semanas (o, en algunos casos, por meses) mientras la hinchazón de la pierna disminuye y la pierna sana. El médico le prescribirá medicamentos contra el dolor para ayudar a controlar el dolor y el malestar, tanto mientras se encuentra hospitalizado como cuando es dado de alta.

Posibles complicaciones
  • Sangrado excesivo
  • Ataque cardiaco, insuficiencia cardiaca o muerte durante el procedimiento o después de él (factor de riesgo: 3 a 5%)
  • Coágulos sanguíneos
  • Coagulación que causa bloqueo del injerto de puente
  • Insuficiencia renal
  • Infección en la herida quirúrgica
  • Amputación del miembro
Hospitalización promedio

7-10 días

Cuidado posoperatorio
En el hospital
  • Utilice compresas frías para disminuir el dolor y la hinchazón durante los primeros dos días después de la cirugía. Utilícelas de 15 a 20 minutos por hora, según sea necesario. Después de 48 horas, puede utilizar una compresa caliente o una botella con agua caliente de 15 a 20 minutos por hora.
En el hogar
  • Después del alta hospitalaria:
    • Es normal que la pierna permanezca hinchada por 2 ó 3 meses.
    • No maneje durante 4 a 6 semanas o hasta que deje de sentir dolor, si éste persiste más de este tiempo.
    • Para fortalecer su pierna, camine todos los días (según las indicaciones del médico). Con el tiempo, aumente gradualmente la distancia de su caminata.
    • El médico le prescribirá terapia física así como también otros ejercicios que ayudarán a sanar y fortalecer su pierna.
    • Aumente la cantidad de caminata y de la actividad física en general lentamente todos los días.
    • Cuando no esté caminando o haciendo ejercicios, mantenga sus piernas elevadas, especialmente la pierna en donde se realizó la cirugía.
    • Coloque una almohada bajo su pierna cuando duerma.
    • Dúchese como siempre, utilizando un jabón suave y agua, pero no se bañe hasta que la herida quirúrgica sane completamente.
    • Cuando no se duche, mantenga la herida tan seca como sea posible, pero no use talco o polvo.
    • Evite los alimentos grasosos.
    • No fume; fumar puede poner en peligro el éxito de la cirugía.
Llame a su médico si ocurre lo siguiente
  • Enrojecimiento, inflamación, aumento del dolor, sangrado excesivo o secreción del sitio de la incisión
  • Dolor severo en la pierna
  • Su pierna se pone fría, pálida, azul, con hormigueo o entumecida
  • Signos·de infección, incluso fiebre y escalofríos
  • Náuseas o estreñimiento
  • Síntomas nuevos e inexplicables
  • Tos, falta de aire, dolor en el pecho, náuseas o vómitos intensos
  • Dolor, ardor, urgencia o frecuencia para orinar, o sangrado persistente en la orina
  • Dolor o inflamación en los pies, las pantorrillas o las piernas, o falta de aire o dolor en el pecho repentinos