Un 4 de julio, hace 224 años, nadie en el nuevo país independiente había comido hamburguesas, hot dogs o salsa de tomate. La salsa de tomate no entró en la cocina hasta la década de 1800, y las hamburguesas y hot dogs en bollo sólo fueron popularizados en el curso del siglo pasado.

El Día de la Independencia era marcado, en 1776, de una forma bastante distinta de lo que ahora se realiza.

Comida para alimentar una vida activa

Por ejemplo, Washington y sus soldados no estaban masticando sandías. En vez de eso, la ración diaria de los soldados era de media pinta de frijoles o chícharos, una pinta de leche, una libra de bistec, puerco o pescado salado (sí, una libra) y una libra de pan. Él también recibió 6 onzas de mantequilla. Lo cual reunía de 3,000 a 4,000 calorías, más de lo que incluso muchas personas con sobrepeso comen hoy en día.

No eran sólo los soldados los que comían demasiada comida. La mayoría de la gente también comía esa cantidad. Todavía la obesidad no era rampante. "La vida diaria requería de una increíble cantidad de calorías, dice Sandra Oliver, una historiadora de la alimentación en Isleboro, Maine. Era la "era previa al ocio," ella dice. La gente caminaba mucho, cabalgaba y gastaban muchas calorías - en sus trabajos y tareas de la vida diaria.

Hoy no hay pescado

Hoy, "pensamos que estamos siendo terriblemente virtuosos," Oliver remarca. Pero el propósito principal de comer anteriormente "era [conseguir] las suficientes calorías. Por una sencilla razón," dice, mientras que las personas modernas disfrutan de los alimentos del mar debido a que son ligeros, el pescado "no era preferido en 1776." La gente generalmente comía pescado una vez a la semana

¿Qué clase de pescado comía la gente? Tal vez algún bacalao con pedazos de puerco salado rociadas encima para "darle un poco más de fuerza calórica," dice Oliver. Había muchos arenques y sábalos en la región media del Atlántico.

Pero mucho más importantes que el arenque y otros tipos de pescado, dice Rachel Baum, supervisora residente en el Claude Moore Colonial Farm en McLean, Virginia, era la carne, particularmente la de puerco, debido a que los puercos eran baratos para comer. Ellos podían ser engordados para matarlos por medio de darles cortezas de manzanas, cáscaras de papa y alimentos estropeados que los seres humanos u otros animales no podían comer. Los animales salvajes también estaban con frecuencia en el menú: Pavos, pichones, venados, conejos, ardillas - El campo de caza colonial si usted lo prefiere.

Nacimiento de la comida de un sólo plato

Con mayor frecuencia la carne era cocida con vegetales en un gran estofado. Debido a que la mayor parte de la población era pobre, no tenían mucho equipo para cocer, explica Wendy Howell, supervisora del Foodways Program en Colonial Williamsburg. No había una olla para un platillo y una segunda olla para otro, así que, hacer un estofado era un medio de cocer toda la comida en una sola vez.

Los estofados y otras comidas sustanciales eran consumidas usualmente en la comida, la cual tomaba lugar entre la 1:00 y las 2:00 de la tarde, durante un descanso de las labores del campo. Las comidas en la noche o cenas eran "una clase de comida opcional," dice Howell. Y éstas eran "muy ligeras."

Desaguando unas pocas pintas

"Todos tomaban mucha cerveza," puntualiza John Askew, quien supervisa las cuatro tabernas coloniales en Williamsburg.

"Era mucho más seguro que tomar agua," dice Howell de Williamsburg. Usted hervía el agua en vez de cerveza , por ejemplo, mientras que el agua simple no fue tratada sino hasta el siglo XIX. Aún al final del siglo XIX, dice Howell, había brotes de "cólera, disentería, tifoidea y toda clase de enfermedades bacterianas ocasionadas por el agua."

Cómo comía la otra mitad

Los alimentos más elaborados estaban destinados para las clases altas en las tavernas, al igual que en casa. Y los ingredientes también diferían en algún grado. Por lo tanto, en las clases bajas, las personas comían el maíz de la mazorca durante el verano. Pero probablemente ni Washington ni Jefferson y su grupo lo hacían. "Si usted pudiera pagarlos, usted realmente preferiría trigo" y sus derivados, dice Howell. El maíz era el alimento de los hombres comunes.

Verdaderamente era un alimento básico. De acuerdo con Baum del Claude Moore Colonial Farm, el desayuno de una típica familia de granjeros era unas gachas hechas de maíz cultivado, sal y agua hervida en el fuego. Y el pan universal era el pan de maíz - "pero no como el de nuestros días," Baum aclara, era un pastel de azadón o pastel de Johnny: Una combinación de fécula de maíz, sal y agua que eran mezclados en una masa rígida y luego horneados frente al fuego o directo a las brasas.

La cena también incluía usualmente maíz en alguna de sus formas. Como un granjero colonial describiría indirectamente: "Puedo decir verdaderamente que el [maíz] no era usado más de treinta días en un mes."

Un pollo o (puerco) en cada olla

De manera interesante, aunque la mayoría de los granjeros eran relativamente pobres, "la gente comía abundantemente," dice Baum. Verdaderamente, Askew de Williamburg observó que había mucho de la noción de una "tierra virgen" aquí que "venía de la madre patria", las oportunidades de asegurar la comida debieron parecerles bastante abundantes para los padres fundadores. Sería la "selección del frutas y verduras." añade Howell. Entre los productos plantados en la extensa granja estaban: Muchos tipos distintos de frijoles; vegetales de raíz tales como las papas, calabazas y nabos; plantas de fronda como repollos, coles, brócoli y coliflor.

Sin embargo, las estaciones también eran una cuestión clave, lo cual se debía a que las preservación de la comida era importante no sólo la de los productos agrícolas, sino también la carne. Las vacas y cerdos con frecuencia eran sacrificados en el otoño y luego almacenados y comidos en los próximos 12 meses, Baum reporta, y los alimentos cortados de ellos eran preservados por medio de la sal. Las carnes encurtidas junto con productos como los frijoles, rábanos y pepinos, también les permitían durar tanto como los productos secos. Considera que mientras el maíz tierno era comido de su mazorca en el verano, los granos de maíz seco eran usados todo el año para hacer pasteles de azadón y semejantes.

Disfrutando la comida

Las personas en la colonia se entretenían alrededor de la comida principal. La comida era su "televisión, su computadora, su centro comercial, sus juegos de video," dice Howell. "En el siglo XVIII, todo se centraba alrededor de la mesa de comida. ¿A dónde más podías ir?" ella pregunta retóricamente. "No podías levantarte y llamar a alguien por teléfono."

Desde luego, la gente tiende a quedarse y buscar compañía en las fiestas como la de hoy, con frecuencia alargando las comidas hasta muy tarde. Y a la vez de comer sandías, maíz y tal vez algo de bistec, puerco o pescado, también disfrutan de una - o dos - cervezas. En otras palabras, mientras usted está sentado en el jardín esta tarde, es muy probable que sus practicas alimenticias conicidan con las de nuestros antepasados coloniales en el primer Día de la Independencia. Pero no olvide hacer como nuestros antepasados coloniales y gastar algunas calorías nadando o en una larga caminata.