Se pronuncia: cla-MI-dia

La clamidia son bacterias que no son capaces de sobrevivir por sí solas. Por lo tanto, sólo pueden crecer dentro de otras células vivientes, como los virus. Fuera de las células vivientes, la clamidia permanece inactiva, como las esporas. En su forma activa pueden viajar de una persona o animal a otro.

Existen varias especies diferentes de clamidia, y numerosas variedades dentro de cada especie que son responsables de una variedad de enfermedades en aves, humanos y otros mamíferos. Su apariencia más común es una infección genital sexualmente transmitida que se conoce como uretritis por clamidia o no gonocócica (NGU).

Es la enfermedad de transmisión sexual transmitida más comúnmente (STD) en los Estados Unidos, especialmente entre adolescentes y adultos jóvenes sexualmente activos; sumando aproximadamente cuatro millones de casos cada año. Esta variedad también causa el síndrome de Reiter (artritis, conjuntivitis y uretritis) e infecciones neonatales: neumonía o conjuntivitis ("ojo rojo") cuando es transmitido por una madre infectada.

Otros tipos de clamidia pueden causar:

  • Otras STD menos comunes conocidas como linfogranuloma venéreo (LGV)
  • Una infección ocular llamada tracoma u oftalmia egipcia que causa millones de casos de ceguera en naciones desarrolladas en todo el mundo. Esta infección se conoce en los países desarrollados como conjuntivitis de inclusión o blenorrea de inclusión
  • Infecciones pulmonares, cardiacas e intestinales
Causas

Las infecciones genitales por clamidia se causan cuando una persona infectada transmite la Chlamydia trachomatis durante el sexo oral, vaginal o anal. Otras formas de clamidia pueden transmitirse por un contacto no sexual, como a través de las moscas, de manos u otros objetos sucios, así como también por la inhalación y el trabajo de parto.