Definición

La escoliosis es una curvatura anormal de la columna vertebral. En lugar de formar una línea recta desde el cuello hasta los glúteos, la columna tiene forma de C o S.

La escoliosis en adultos es una curvatura de la columna vertebral que existe o surge cuando una persona deja de crecer (alrededor de los 18 años). La escoliosis en adultos puede ser resultado del avance de la escoliosis de la niñez o una escoliosis que aparece más adelante.

Escoliosis

Imagen informativa de Nuclus

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Causas

La escoliosis idiopática es la forma más frecuente de la escoliosis que continúa en la edad adulta. Si es idiopática, quiere decir que se desconoce la causa exacta de la escoliosis. La escoliosis idiopática que no se diagnostica ni se trata durante la niñez puede continuar en la edad adulta. La escoliosis también puede provocar el envejecimiento prematuro de la columna vertebral, lo que empeora la curvatura. Esto es más probable en curvaturas superiores a 30 grados.

La escoliosis que se padece en la edad adulta puede ocurrir como resultado de lesiones de desgaste y desgarro en la columna vertebral, lo que también se conoce como “enfermedades degenerativas”.

Factores de riesgo

La escoliosis que se padece en la edad adulta ocurre con más frecuencia en las personas mayores de 60 años. Puede ocurrir por una o más de las siguientes causas:

El riesgo de avance de cualquier tipo de escoliosis se relaciona con el grado de la curvatura. Por ejemplo, una persona con una curvatura de 50 grados tiene un riesgo mucho mayor de que la enfermedad avance que una persona con una curvatura de 30 grados.

Síntomas

El síntoma más frecuente es la aparición de una asimetría en los hombros o la cadera. Las curvaturas más graves pueden provocar una inclinación hacia delante o hacia un lado para mantenerse derecho de pie.

Otros síntomas dependen de la ubicación de la curvatura anormal en la columna vertebral y de la gravedad de dicha curvatura. Algunas personas pueden no presentar ningún síntoma. El avance de la escoliosis o el desgaste y desgarro anormal de la columna vertebral a causa de la escoliosis pueden provocar lo siguiente:

  • Dolor o rigidez en la espalda
  • Sensación de adormecimiento, debilidad o calambres en las áreas o los miembros cercanos a la curvatura
  • Falta de equilibrio en la columna vertebral
  • Cambios en los hábitos de los intestinos y la vejiga, si la curvatura se encuentra en la parte inferior de la espalda
Diagnóstico

El médico le preguntará acerca de sus síntomas y antecedentes clínicos. Se realiza una exploración física, y el médico le pide que se mueva o permanezca en determinadas posiciones. La exploración de la espalda y la columna vertebral puede incluir lo siguiente:

  • Evaluación de la postura y la curvatura de la columna en posición recta
  • Una evaluación de la columna vertebral mientras se encuentra inclinado hacia delante para detectar lo siguiente:
    • Curvatura de la columna vertebral
    • Joroba en las costillas
    • Otras anomalías en la espalda

No todas las curvaturas se detectan con facilidad. El médico puede solicitar estudios de diagnóstico por imágenes para ver con más detalle la columna vertebral y las estructuras que la rodean. Las opciones de estudios pueden incluir lo siguiente:

También se pueden realizar estudios neurológicos para detectar problemas en los nervios cercanos a la curvatura.

Tratamiento

Es posible que no se requiera un tratamiento para la escoliosis con síntomas leves que no limita las actividades cotidianas. El médico simplemente lo controla para detectar cambios en la columna vertebral o los síntomas.

Es posible que, para ayudar a aliviar los síntomas, se requiera tratamiento para la escoliosis que causa síntomas difíciles o que avanza. Las opciones incluyen lo siguiente:

Aparatos ortopédicos

Se puede recomendar el uso de aparatos ortopédicos en adultos para aliviar el dolor, pero solo por un período breve. El uso de un aparato ortopédico por un período prolongado debilita los músculos de la espalda y no ayuda en la escoliosis.

Medicamentos

Se pueden administrar medicamentos para aliviar el dolor y la inflamación. Las opciones de medicamentos pueden incluir lo siguiente:

  • Antiinflamatorios no esteroides (AINE) de venta libre
  • Analgésicos con receta
  • Relajantes musculares
  • Inyección de bloqueantes nerviosos
Ejercicio

La elongación y los ejercicios ayudan a mantener la flexibilidad, la fuerza y mejoran la amplitud de los movimientos. La fisioterapia puede ayudar a diseñar un plan de ejercicios que reduzca la sobrecarga en la columna vertebral.

Cirugía

La cirugía se puede realizar para abordar otros problemas que surgen a causa de la escoliosis. Las opciones quirúrgicas pueden incluir lo siguiente:

  • Descompresión: para aliviar la presión sobre los nervios
  • Discectomía: extirpación de discos intervertebrales herniados
  • Extirpación de espolones óseos de la columna vertebral
  • Laminectomía: extirpación de la lámina para mejorar el movimiento

Es poco frecuente que se necesite cirugía para corregir la curvatura. Se puede recomendar en los siguientes casos:

  • Cuando otros tratamientos no son eficaces
  • Cuando la curvatura avanza
  • Cuando la columna vertebral se vuelve inestable
  • Cuando hay un deterioro de la calidad de vida

La fusión intervertebral conecta dos o más huesos de la columna vertebral con barras o placas de metal. Los huesos combinados pueden ayudar a enderezar un área de la columna vertebral para aliviar cierta presión.

Prevención

Actualmente, no existen pautas para prevenir la escoliosis en adultos. Si tiene un alto riesgo de contraer otras condiciones de la columna vertebral, como osteoporosis, hable con su médico sobre las medidas preventivas que puede tomar.