Definición

La espondilolisis es una fractura por estrés en una región de las vértebras (hueso espinal). La porción interarticular es una porción de hueso entre las facetas. Tiene una sección derecha y una izquierda.

Esta afección ocurre en la espalda baja. Alrededor de 90% de los casos ocurren en esa zona, que puede fracturarse en un lado o en ambos (bilateral). Si no se trata adecuadamente, puede convertirse en espondilolistesis, que es una enfermedad más grave en la que la vértebra se desliza hacia adelante sobre la vértebra inferior. Ambas afecciones pueden producir dolor de espalda.

Esta fractura es la causa más común de dolor de espalda entre los atletas adolescentes.

Espondilolisis

Imagen informativa de Nuclus

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Causas

La espondilolisis puede ser provocada por:

  • Un defecto congénito en la columna (que aparece generalmente unos años después del nacimiento)
  • Un traumatismo agudo en la espalda
  • Hiperextensión crónica (curvatura hacia atrás) con curvatura lateral de la espalda (común en ciertos deportes y actividades) o sin esta curvatura
  • Tensión del tendón de la corva o falta de equilibrio de los músculos
  • Condiciones degenerativas de la columna
  • Parálisis cerebral: menos común
Factores de riesgo

Los factores que aumentan el riesgo de sufrir espondilolisis son:

  • Practicar deportes tales como:
    • Gimnasia
    • Fútbol americano, especialmente en la línea ofensiva
    • Buceo
    • Luchas
    • Levantamiento de pesas
  • Técnicas inadecuadas de atletismo o de ejercicio
  • Crecimiento acelerado en la adolescencia
Síntomas

Los síntomas pueden incluir:

  • Dolor en la espalda baja
  • Espasmos en la espalda y en los músculos del tendón de la corva
  • Dolor que se extiende a las piernas

Muchas personas no manifiestan ningún síntoma.

Diagnóstico

El médico le preguntará acerca de sus síntomas y antecedentes clínicos. Se le realizará un examen físico.

Las pruebas pueden incluir:

  • Radiografía: un examen que usa radiación para tomar una imagen de la columna en la que se pueden observar defectos o fracturas
  • Tomografía computa: un tipo de radiografía que usa una computadora para tomar imágenes de las estructuras óseas de la espalda
  • Tomografía por emisión de fotón único (TEFT): un examen muy sensible
  • Imagen de resonancia magnética: un examen que usa un campo magnético muy potente y ondas magnéticas para tomar imágenes del tejido blando y las estructuras óseas de la espalda
Tratamiento

Si no presenta síntomas, no necesita tratamiento.

Si presenta síntomas, el tratamiento puede incluir:

Limitación del ejercicio

No realice actividades deportivas durante varias semanas o varios meses. En general, esta restricción debe durar hasta que los síntomas hayan desaparecido.

Refuerzo de la Espalda

El médico puede sugerirle que utilice un soporte en la espalda para ayudar a aliviar el dolor. Puede ser necesario usarlo entre 4 y 6 semanas. Este soporte debe limitar la extensión de la columna inferior (lumbar).

Fisioterapia

Para aliviar el dolor y evitar la recurrencia de la afección, un terapeuta físico puede enseñarle:

  • Ejercicios que fortalezcan la espalda y los músculos abdominales, los cuales estabilizan la columna
  • Técnicas deportivas y de ejercicio adecuadas que ayudan a prevenir lesiones por uso excesivo y lesiones posteriores
  • Estiramientos del tendón de la corva (muy importante)
Medicamentos

El médico puede recetarle medicamentos para aliviar el dolor.

Cirugía

Se puede requerir de cirugía si:

  • Hay lesión en el nervio.
  • La espondilolistesis es grave (desviación de más del 50%).
  • Los medicamentos, el descanso, el cambio de actividad y la fisioterapia no alivian el dolor.

Generalmente se necesitan dos procedimientos:

  • Laminectomía de descompresión: eliminación del exceso de hueso y tejido que ejerce presión sobre los nervios espinales
  • Fusión espinal: fusión de las dos vértebras involucradas para prevenir una mayor desviación de la vértebra
Prevención

Para reducir el riesgo de padecer de espondilolisis debe:

  • Limitar su participación en ciertos deportes a una cantidad razonable. Esto le ayudará a prevenir lesiones por uso excesivo.
  • Fortalecer los músculos abdominales y de la espalda y mantener los tendones de la corva flexibles.
  • Utilizar el equipo adecuado para el deporte que practica
  • Calentar lo suficiente antes de hacer ejercicio o practicar algún deporte.
  • Aprender técnicas adecuadas para hacer ejercicio y actividades deportivas.
  • Consultar a su médico para tratar el dolor crónico de la espalda. Las fracturas vertebrales por estrés pueden curarse con descanso, particularmente entre los adolescentes y adultos jóvenes.