El propósito de la revisión es el diagnóstico y tratamiento tempranos. Por lo general, los exámenes de revisión se administran a personas sin síntomas actuales, pero que pueden estar en alto riesgo de ciertas enfermedades o condiciones.

Indicaciones o Exámenes de Revisión

No hay indicaciones de revisión para apoplejía y no hay exámenes diseñados para detectar una apoplejía antes que experimente síntomas. Una apoplejía ocurre demasiado rápido. Sin embargo, en un examen físico de rutina, su médico realiza algunos exámenes de revisión para detectar condiciones que incrementan su riesgo de apoplejía y enfermedades cardiacas. Estos incluyen medición de presión arterial, exámenes de colesterol, y exámenes de glucosa (para diabetes).

En algunas poblaciones en alto riesgo, se puede usar un ultrasonido carótido, EKG, y ecocardiograma para determinar si usted está en riesgo incrementado de tener una apoplejía. Debido a que estos exámenes se realizan de manera selectiva, no se consideran exámenes de revisión, pero pueden ser útiles en pacientes que hayan tenido eventos transitorios similares a apoplejía ( ataques isquémicos transitorios).