Los adolescentes hablan un idioma diferente, se visten según la moda y tienen la cabeza permanentemente pegada a un abanico de dispositivos audiovisuales. También enfrentan desafíos y problemas distintos de los que usted atravesó cuando tenía la edad de ellos.

Pese a esta “aparentemente” enorme brecha entre las experiencias de cada uno, los abuelos pueden y deben conectarse con sus nietos adolescentes. Los abuelos pueden ser una voz de amor, experiencia y razón, sin el enfoque sentencioso que tiñe muchas interaccione entre los jóvenes y sus padres.

Aprovechar una ventaja

Ser abuelo tiene una ventaja. Los abuelos no sienten la misma necesidad de educar a los jóvenes que tienen los padres. Gracias a esta posición, pude ser un interlocutor experimentado, un oído solidario y un confidente leal para los adolescentes que lo rodean. Los abuelos suelen tener más tiempo de sentarse y escuchar que un padre, especialmente en una familia donde ambos trabajan.

Aprender a contar

Establecer una buena relación con su nieto adolescente no es muy distinto de llevarse bien con una persona de cualquier edad. Lo más importante es fomentar el respeto mutuo entre usted y su nieto adolescente.

Una de las cosas clave por recordar es que los adolescentes ansían independencia. Cuanto más se trata de imponerles autoridad, más se alejan. Pregúntese si los corrige, critica o les da instrucciones más de la mitad del tiempo. Si es así, dé un paso atrás y asegúrese de tener la misma cantidad de intervenciones neutras sin adoptar una actitud sentenciosa. Trate de conectarse con su nieto en una relación de paridad.

Tómese el tiempo de escuchar

No asuma que es un hábil conversador solo porque puede hablar con sus nietos durante horas. También tiene que poder escuchar. Para entender a los adolescentes, tiene que entender lo que les pasa. Y eso significa preguntar y escuchar las respuestas.

Manifieste interés en lo que hacen, qué música escuchan, quiénes son sus amigos y qué actividades les causan placer. Si bien puede parecer que sus nietos pertenecen a un mundo distinto con el cual usted no tiene nada que ver, no minimice su capacidad de conectarse. Si se acerca a ellos con interés sincero y mantiene la mente abierta, probablemente advertirá que los adolescentes están ansiosos de compartir y les agrada su interés.

Decidir cuándo entrometerse

Cuando está inmerso en una relación tripartita (usted, su hijo y su nieto), las cosas pueden resultar un tanto delicadas. Los expertos dicen que es importante advertir dónde terminan sus responsabilidades como abuelo y dónde empiezan las responsabilidades de los padres.

Eso significa que debe mantener distancia en muchas cuestiones. Las cuestiones de disciplina no deben recaer sobre sus espaldas. Sin embargo, tiene el derecho de establecer y hacer cumplir algunas pautas cuando sus nietos vienen a visitarlo a su casa.

Mantener distancia no significa que deba tener la boca permanentemente cerrada. Significa que apoya el rol de su hijo o hija como padre. Evite socavar la autoridad de un padre frente a su hijo. Si tiene inquietudes respecto del comportamiento de su nieto o las decisiones de sus padres, hable claramente con el padre en privado y sin generar polémica.

¿Otros tabúes? Comentar de manera negativa la decisión de un padre o sugerirle al nieto que no haga caso a lo que el padre acaba de decidir.

Revelar un secreto.

Si hace un buen trabajo para relacionarse con el adolescente, podrá encontrarse en la posición de alguien estimado o un amigo. Es fantástico cuando todo va bien, pero ¿qué hace si su nieta de 16 años le confiesa que cree que está embarazada y le pide que no se lo diga a sus padres?

Saber cuándo guardar secretos y cuándo romper el silencio puede ser difícil, pero la seguridad emocional y física de su nieto tiene prioridad sobre la confidencialidad.

Si se enfrenta con una de estas situaciones, hágale saber a su nieto que tiene una opción. Puede comunicarles la novedad a sus padres o usted mismo puede hacerlo. Y si se ve forzado, hágale saber sin rodeos que hablará con sus padres. Puede poner en riesgo su amistad con el joven, pero su seguridad está ante todo.

Estar allí

Pese a las posibles dificultades, ser abuelo de un adolescente es un rol especial. Disfrútelo. Usted aporta una sensación de continuidad e historia. Le da seguridad y tranquilidad cuando su nieto atraviesa las distintas situaciones de la vida.