Rerun image Cuando la articulación de su cadera comienza a deteriorarse, está predispuesto a sufrir dolor constante. Éste lo despierta en la noche y restringe la mayoría de sus actividades físicas durante el día. Afortunadamente, existe un número de opciones de tratamiento que pueden mejoran en gran parte este padecimiento crónico y doloroso.

El dolor de cadera es el resultado del daño sufrido en la articulación de la cadera: una articulación esférica que une la parte superior redonda del hueso de la pierna (fémur) con el acetábulo de la cadera. El Dr. Paul Pongor, cirujano artrítico y reconstructivo en Boston's Beth Israel Deaconess Medical Center y the New England Baptist Hospital, explica que el daño en la articulación de la cadera es el resultado de un número de causas, incluyendo:

  • Osteoartritis (la cual provoca una degeneración de la amortiguación de la superficie del acetábulo de la cadera)
  • Artritis reumatoide (la cual provoca inflamación de la articulación de la cadera)
  • Necrosis avascular (un suministro de sangre interrumpido de la articulación de la cadera causando pérdida eventual del tejido óseo en esa área)
  • Lesión (cuya causa es un tumor en el hueso o ruptura o fractura de la articulación de la cadera)
Tratamiento Cauteloso

Las terapias no quirúrgicas son la primera opción de tratamiento en la mayoría de los casos del dolor de cadera. Su médico le preguntará sobre sus síntomas y después realizará una radiografía en la articulación de la cadera para evaluar la extensión del daño. Las terapias no quirúrgicas incluyen:

  • Fisioterapia y analgésicos: Se prescribe la fisioterapia para fortalecer la cadera.
  • Los analgésicos podrían incluir ya sea analgésicos sin aspirina (es decir, Tylenol) o medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINES), tales como ibuprofeno. Si el dolor es muy severo se podrían administrar fuertes analgésicos como opioides.
  • Medicamentos esteroides: En casos donde los AINES ya no son efectivos y el diagnóstico incluye una forma de artritis inflamatoria, se podrían prescribir medicamentos antiinflamatorios con base en esteroides/analgésicos tales como prednisona. Debido a que estos no controlan el dolor durante mucho tiempo y tienen efectos secundarios potenciales a largo plazo (debilidad de las articulación, pérdida de peso y/o una disminución en el funcionamiento del sistema inmunológico) los esteroides no se consideran una opción a largo plazo.
  • Osteotomía: Ocasionalmente, en pacientes jóvenes (menores de 30 años de edad) o en pacientes con trabajos físicos más exigentes (es decir, trabajadores de la construcción), se podría realizar un procedimiento correctivo conocido como osteotomía. En este procedimiento, se extrae la parte dañada de la articulación de la cadera y se vuelve a colocar la articulación en su posición correcta. La recuperación de una osteotomía podría tardar desde seis a doce meses. En muchos casos, la osteotomía requiere tratamientos adicionales, y en la mayoría de los casos, sirve para retrasar en lugar de evitar la necesidad de realizar la cirugía de reemplazo de cadera.

En ciertas situaciones, se podrían considerar otros tratamientos quirúrgicos:

  • Descompresión del núcleo: se utiliza en pacientes con osteonecrosis de la cabeza femoral a principios de la etapa.
  • Desbridamiento quirúrgico: se podría utilizar para una variedad de trastornos de cadera.
  • Artroplastía de resección: se utiliza en pacientes que padecen una infección crónica de la cadera o son afectados por ciertos tumores en los huesos
  • Artroscopía de cadera
  • Artrodesis de cadera: también conocida como fusión de cadera, actualmente se realiza con poca frecuencia.
Cirugía de Reemplazo de Cadera

Cuando los métodos cautelosos ya no pueden controlar sus problemas de cadera, usted podría ser un candidato para la cirugía de reemplazo de cadera.

En el pasado, generalmente la cirugía de reemplazo de cadera se reservaba para las personas de la tercera edad cuya actividad menos agotadora ejercía tensión mínima en la nueva articulación de cadera artificial. Dados los avances en la tecnología de reemplazo de cadera que hacen que las articulaciones artificiales sean mucho más fuertes y capaces de soportar una mayor tensión, muchas más personas son candidatas para la cirugía de reemplazo de cadera. Para aprender más con respecto a los dispositivos de reemplazo de cadera de cerámica, pulse aquí.

Si se considera un candidato apropiado y decide someterse a la cirugía de reemplazo de cadera, el procedimiento consistirá en lo siguiente:

  1. Se extrae la parte dañada de la articulación de la cadera (incluyendo el hueso y cartílago).
  2. El acetábulo de la cadera (en el cual se ajusta de parte superior esférica del fémur) se recubre con un material de plástico suave, permitiendo un movimiento suave (e indoloro) de la parte esférica en el acetábulo de la cadera.
  3. Un material esférico artificial hecho de metal o cerámica reemplaza la parte esférica del hueso de la parte superior del fémur.
¿Con Pegamento o Sin Pegamento?

Una de las variables en la cirugía de reemplazo de cadera es cómo sujetar o unir la articulación artificial a la estructura ósea natural restante. Existen varios métodos para realizar este procedimiento:

  • Método con pegamento: Se utiliza un acrílico especial (el cual es muy similar al que se utiliza para hacer plexiglass) para unir una articulación de cadera artificial de estructura sólida al fémur y dentro del acetábulo de la cadera.
  • Método sin pegamento: El material que se utiliza para hacer la articulación artificial es poroso (y ocasionalmente cubierto con material similar al coral). Con el paso de un periodo de tiempo, el hueso natural del paciente crece a través de estos poros, uniendo de este modo la articulación artificial con la estructura natural ósea restante. Esto permite un mayor grado de actividad física a largo plazo.
  • Método híbrido: En algunos casos, los cirujanos podrían elegir un método híbrido, a través del cual la parte esférica de la cadera artificial y el soporte son pegados al fémur y el acetábulo artificial se presiona para colocarse en la pelvis. Algunas veces se utilizan tornillos con este método para soportar el acetábulo artificial dentro de la pelvis.

Cualquiera que sea el método utilizado, la cirugía de reemplazo de cadera proporciona alivio considerable o total del dolor en un 90% al 95% de los pacientes. "En general, ningún método ha demostrado ser más o menos exitoso que otro," dice el Dr. Pongor. Un número de factores determinan cuál es la mejor cirugía de reemplazo de cadera para cada candidato, incluyendo la edad, nivel de actividad física y la fuerza del hueso subyacente.

Poniéndose de Nuevo de Pie

Durante la primera o segunda semana después de la cirugía, la actividad es muy limitada. Después de este periodo inicial, se necesitará el uso de muletas durante hasta seis semanas y comenzará con la fisioterapia y ejercicio (que durará de tres a seis meses). Dependiendo de su edad, la condición general antes de la cirugía y la firmeza para seguir el régimen de rehabilitación prescrito, la recuperación de la cirugía de reemplazo de cadera tardará de dos a seis meses.

Las posibles complicaciones posoperativas de la cirugía de reemplazo de cadera incluyen:

  • Dislocación o fractura del hueso natural restante en la articulación
  • Coágulos sanguíneos (la mayoría de los pacientes toma un medicamento anticoagulante durante un periodo corto de tiempo inmediatamente después de la cirugía)
  • Sangrado en la articulación (especialmente en los días inmediatamente después de la cirugía)
  • Desprendimiento de la articulación artificial dentro del acetábulo de la cadera (el problema posoperativo a largo plazo más común)
  • Infección en la articulación
  • Dolor en la articulación

Con frecuencia, estas complicaciones posoperativas se pueden tratar con medicamentos u otras técnicas no quirúrgicas. Sin embargo, algunas veces podría ser necesario cirugía de seguimiento. Si la articulación artificial queda dañada, se podría requerir un segundo reemplazo de cadera. E incluso con los avances actuales en la tecnología de caderas artificiales, el revestimiento de la cadera artificial o la propia cadera artificial se desgastará y requerirá su reemplazo en un lapso de una a dos décadas.

A continuación se presentan algunas medidas que puede tomar para prevenir complicaciones y mejorar la longevidad de una cadera artificial:

  • Antes de la cirugía, haga arreglos en su casa con el fin de que durante su periodo inicial de recuperación, usted pueda mantener su movimiento lo más seguro posible.
  • Siga todas las indicaciones de su doctor y terapeuta con respecto a la actividad física que puede o no hacer, especialmente mientras se encuentre en recuperación.
  • Con diligencia siga su fisioterapia y régimen de ejercicio prescrito en casa.
  • Si usted desarrolla cualquier dolor inusual en la nueva articulación o cualquier tipo de infección, póngase en contacto inmediatamente con su médico de cabecera o su cirujano.
  • Después de que haya terminado su periodo de rehabilitación, continúe con sus ejercicios de fisioterapia prescritos para realizarlos en casa.
  • Evite actividades o deportes que pueden causar caídas o que ejerzan un gran cantidad de tensión sobre sus articulaciones (trotar, correr, racquetball, tenis individual, basketball, esquiar). En su lugar, opte por ejercicios que ejerzan tensión limitada sobre sus articulaciones ( nadar, caminar o tenis en pareja).