Definición

La asfixia perinatal es una condición en la que el cerebro del bebé no recibe suficiente oxígeno durante o después del nacimiento. Esto produce daño cardiorrespiratorio o daño cerebral.

La asfixia puede ser mortal. Sin oxígeno, las células del cerebro empiezan a morir en un plazo de tan solo cinco minutos. La enfermedad también puede causar daño a largo plazo, como discapacidad intelectual, demora en el desarrollo, convulsiones y parálisis cerebral.

Causas

La asfixia puede ser causada por lo siguiente:

  • La placenta se separa de la pared uterina prematuramente
  • Presión en cordón umbilical
  • Determinados medicamentos
  • Infección
  • Aspiración de meconio del líquido amniótico
  • Traumatismo en el nacimiento
Factores de riesgo

Los factores que aumentan el riesgo de que el bebé sufra asfixia perinatal incluyen:

  • Muerte fetal anterior
  • Anormalidades de la frecuencia cardíaca fetal
  • Rompimiento de fuente más de doce horas antes del parto
  • Meconio en el líquido que rodea al bebé antes de nacer
  • Hemorragia que se produce antes del parto
  • Fiebre de la madre
  • Primera y segunda etapas de trabajo de parto prolongadas
  • Trabajo de parto antes de término o posterior al término
  • Parto con fórceps o dispositivo de vacío
Síntomas

La asfixia leve puede causar:

  • Tono muscular malo
  • Irritabilidad
  • Somnolencia extrema
  • Dificultades en la alimentación, incluso succión deficiente

La asfixia grave puede causar:

  • Convulsiones
  • Nivel de alerta deficiente
  • Piel o labios azulados
  • Dificultad de respirar
Diagnóstico

Se le realizará un examen físico. Normalmente, los antecedentes son el factor más importante para realizar un diagnóstico.

Es posible que se analicen los líquidos corporales del bebé. Esto se puede hacer con un análisis de sangre.

También se pueden necesitar imágenes de las estructuras corporales del bebé. Esto puede realizarse por medio de:

También se puede analizar la actividad cardíaca y cerebral del bebé. Esto puede realizarse por medio de:

Tratamiento
Tratamiento de soporte vital

Se puede utilizar tratamiento de soporte vital si se ha producido una disminución de la función cerebral, pero todavía no hay daño importante. Las opciones de tratamiento incluyen ventilación mecánica para realizar o apoyar la respiración y oxigenoterapia. Estos tratamientos se interrumpirán a medida que el bebé se recupere.

Medicamentos

Se pueden necesitar medicamentos para brindar apoyo a la función cardíaca hasta que el bebé se recupere. También pueden administrarse medicamentos y anestesia general para controlar las convulsiones.

Disminución de la temperatura corporal

Es posible que se envuelva al bebé en mantas de enfriamiento. De esta manera, descenderá la temperatura corporal y disminuirá el riesgo de daño a los tejidos y de problemas a largo plazo.

Prevención

En la mayoría de los casos, la asfixia es repentina y no se puede prevenir.