La cardiotocografía en reposo (NST, por sus siglas en inglés) mide la frecuencia cardíaca fetal (FCF) cuando el feto se mueve. Cuando el feto está en movimiento, comúnmente su corazón late más rápido. Durante la cardiotocografía en reposo, se coloca un cinturón con transductores alrededor de la cintura de la mujer embarazada de 20 a 40 minutos. La ecografía se usa para medir los patrones de la frecuencia cardíaca del feto y se hace un registro en papel milimétrico.

Cuando el feto está durmiendo o en reposo, podría estar sin movimiento durante un breve período de tiempo, algunas veces hasta durante 40 minutos. El médico podría intentar despertar al feto al darle a usted algo de comer o de beber, o por medio de un sonido.

¿Quién Debe Hacerse Esta Cardiotocografía?

Su médico podría recomendar este examen hacia finales del segundo trimestre o hacia el tercer trimestre, así como otros exámenes, si usted presenta una afección médica que pudiese ponerla en riesgo de tener problemas con su embarazo. Algunos ejemplos de afecciones que pudiesen ponerla en riesgo incluyen los siguientes:

La cardiotocografía en reposo no siempre es precisa. Algunas veces el examen sugiere un problema incluso cuando el feto está saludable (lo que se conoce como un resultado falso positivo). Si no existen cambios en la frecuencia cardíaca fetal como respuesta al movimiento fetal, su médico podría desear hacer otro examen para confirmar los resultados de la cardiotocografía en reposo.

Su médico podría sugerir otros exámenes para que pueda reunir información importante acerca de la salud del feto. Un resultado problemático del examen (por ejemplo, el que no aumente la FCF con el moviemiento fetal) sugiere que necesita cuidados especiales. Esto no necesariamente quiere decir que el feto esté en problemas. Su médico podrá responder cualquier pregunta y discutir cualquier inquietud que tenga acerca de la supervisión.