Definición

Una hernia en la ingle (o inguinal) es un bulto externo en el área de la ingle. Puede estar constituida por grasa, tejido conectivo o una parte del intestino. Este tejido puede sobresalir a través de un lugar débil en la parte inferior del abdomen. También puede salir del conducto que conecta el escroto a la cavidad abdominal principal (canal inguinal).

Hernias inguinales

Imagen informativa de Nucleus

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Causas

Una hernia inguinal en los niños puede ser provocada por:

  • Un canal inguinal grande
  • Un área debilitada en los músculos abdominales inferiores
Factores de riesgo

Los factores de riesgo incluyen:

  • Defecto congénito que afecta la pared abdominal
  • Sexo: masculino (mucho más frecuente en los varones que en las niñas)
  • Antecedentes familiares de hernias inguinales
  • Parto prematuro
  • Colocación de una derivación para la hidrocefalia (líquido en el cerebro)
  • Estreñimiento
  • Trastorno respiratorio crónico
Síntomas

Los síntomas incluyen:

  • Un bulto en el área de la ingle: puede resultar más fácil ver este bulto cuando el niño está llorando. Si su hijo está relajado, el bulto puede parecer más pequeño.
  • Dolor en esta área.

Si la hernia se estrangula en la pared abdominal, su hijo podría tener síntomas más graves que requieren atención de urgencia, como:

  • Dolor intenso en la ingle o en el abdomen
  • Fiebre
  • Irritabilidad
  • Ritmo cardíaco acelerado
  • Inflamación abdominal
  • Pérdida de apetito
  • Náuseas y vómitos

Estos síntomas podrían ser causados por otras afecciones. Hable con el médico si su hijo presenta alguno de estos.

Diagnóstico

El médico le preguntará acerca de los síntomas y los antecedentes clínicos de su hijo. Además, le realizará un examen físico. El médico podrá palpar la hernia de su hijo. Se descartarán otras afecciones (como inflamación del escroto o un absceso).

Se puede llevar a cabo un ultrasonido. Este utiliza ondas sonoras para obtener imágenes de las estructuras del cuerpo.

Tratamiento

La mayoría de las hernias inguinales requieren cirugía después de realizar el diagnóstico. Existen diferentes tipos de cirugía. Por ejemplo, el defecto en la pared abdominal se puede reparar mediante una incisión grande sobre el sitio de la hernia. El médico puede realizar una cirugía laparoscópica, en la que se realizan pequeñas incisiones y se utilizan instrumentos pequeños.

Si su bebé prematuro tiene una hernia inguinal, la cirugía puede posponerse durante varios meses.

Prevención

Una hernia inguinal debida a un defecto congénito no puede prevenirse.