El molibdeno es una partícula mineral esencial. La deficiencia de molibdeno es poco común, pero puede ocurrir en algunas partes del mundo. La venta actual de productos de molibdeno para el tratamiento de condiciones médicas no está fundada en ninguna evidencia científica significativa.

Requerimientos/Fuentes

El molibdeno se encuentra en una variedad de alimentos, incluyendo los vegetales de hojas verde oscuro, legumbres y granos enteros. El agua mineral o el agua "dura" de la llave también pueden suministrar cantidades significativas de molibdeno.

Se cree que la deficiencia de molibdeno es poco común. Aunque los niveles correctos de "consumo diario recomendado" para el molibdeno no se han determinado, se han establecido niveles menos precisos de "consumo seguro y adecuado" en los Estados Unidos de la siguiente manera:

  • Del nacimiento a los 3 años de edad: de 15 a 50 microgramos (mcg)
  • De 4 a 6 años de edad: de 30 a 75 mcg
  • De 7 a 10 años de edad: de 50 a 150 mcg
  • 11 años de edad o mayores: de 75 a 250 mcg
Dosis Terapéuticas

No hay usos conocidos del molibdeno que sugieran dosis además de los niveles "seguros y adecuados" mencionados en la sección previa.

El molibdeno se vende tanto como tableta como un suplemento líquido que contiene el mineral en forma disuelta. A pesar de las afirmaciones generalizadas, no hay evidencia de que una forma de molibdeno se absorba a una extensión marcadamente superior a cualquier otra.

Usos Terapéuticos

Los sitios web que defienden los productos de molibdeno hacen numerosas afirmaciones de salud que carecen de fundamentos científicos. Algunas de estas afirmaciones sin apoyo incluyen las siguientes:

Ninguna de estas afirmaciones tiene evidencia científica, y algunas (como la "regulación del pH del cuerpo") no tienen sentido desde un punto de vista científico.

Además, con frecuencia algunos fabricantes de productos de molibdeno declaran que una variedad de enfermedades comúnmente son causadas o empeoradas por la deficiencia de molibdeno. Estas incluyen acné, alergias, asma, pie de atleta, parálisis de Bell, infección de la vejiga, candidiasis, úlceras bucales, depresión, diabetes, eczema, síndrome de la guerra del golfo, hepatitis viral, herpes simple, cirrosis hepática, lupus, enfermedad de Lyme, esclerosis múltiple, y prostatitis. Sin embargo, una vez más todas estas afirmaciones carecen incluso del mínimo fundamento.

En algunas áreas de China, la deficiencia de molibdeno puede ocurrir relativamente de manera común. Existen índices más altos de algunas formas de cáncer en estas regiones; sin embargo, cuando se probó suplemento de molibdeno, no logró hacer una diferencia, tal vez porque también estuvieron involucradas otras deficiencias no identificadas.1

Temas de Seguridad

Cuando se toma en dosis recomendadas, el molibdeno debe ser seguro. El consumo excesivo de molibdeno en teoría podría conllevar a deficiencia de cobre.2 Las personas con enfermedad renal severa también deberían evitar tomar molibdeno (o algún otro suplemento) excepto con el consejo de su médico. Las personas con enfermedad renal seria también deberían evitar tomar molibdeno (o algún otro suplemento) excepto con el consejo de su médico. Un reporte aislado insinúa que el consumo excesivo de molibdeno puede causar síntomas de psicosis.3