Definición

La reconstrucción de las articulaciones es un procedimiento por el que se extirpa el tejido dañado de una articulación y se usa una esfera de metal para crear una nueva superficie articular suave.

La reconstrucción se puede realizar en las articulaciones de la cadera, el hombro o la rodilla, que son las más propensas a la artritis degenerativa o al desgaste y el daño.

Artrosis de la rodilla

Knee arthitis

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Razones para realizar el procedimiento

La reconstrucción de las articulaciones se puede realizar como parte de un tratamiento posterior a una lesión o para las articulaciones con artritis o que se desgastaron con el tiempo. En cualquiera de las situaciones, el tejido dañado de la articulación causa dolor y dificulta el funcionamiento normal.

Se puede considerar la reconstrucción de la articulación en los siguientes casos:

  • Cuando otros tratamientos, como los medicamentos o la fisioterapia, no fueron eficaces para mejorar el funcionamiento o el dolor
  • Cuando el dolor limita las actividades y afecta la calidad de vida
  • Como alternativa al reemplazo de la articulación en las personas con daño limitado en la rodilla
Posibles complicaciones

No son comunes los problemas derivados del procedimiento, pero todo procedimiento conlleva algún riesgo. Su médico evaluará posibles problemas, como:

  • Dolor, rigidez o inestabilidad de las articulaciones
  • Articulaciones flojas
  • Luxación
  • Hemorragia excesiva
  • Infección
  • Coágulos sanguíneos
  • Lesión en los nervios o los vasos sanguíneos
  • Reacción a la anestesia
  • No hay mejoría en la habilidad física, o la mejoría es menor de lo que se espera

Antes del procedimiento, consulte con su médico acerca de las maneras de manejar los factores que pueden aumentar el riesgo de complicaciones, por ejemplo:

  • Tabaquismo
  • Beber
  • Enfermedad crónica, como diabetes u obesidad
¿Qué esperar?
Antes del procedimiento

Antes de la cirugía, se reunirá con el médico para realizarse una exploración física, revisar la historia clínica y hacerse análisis. Es posible que le realicen análisis de sangre.

Los estudios de diagnóstico por imágenes que le pueden realizar para evaluar la articulación y el tejido que la rodea incluyen lo siguiente:

Hable con su médico acerca de sus medicamentos. Se le puede solicitar que deje de tomar algunos medicamentos hasta dos semanas antes del procedimiento, como:

  • Antiinflamatorios no esteroides
  • Anticoagulantes
  • Antiagregantes plaquetarios
Anestesia

Le pueden administrar alguna de las siguientes:

Descripción del procedimiento

Se realiza una incisión a lo largo de la articulación. Los músculos, tendones y ligamentos se colocan a un lado cuidadosamente. Es posible que se saque la articulación de su posición normal para que el cirujano pueda acceder al área dañada.

Las secciones dañadas del tejido que se apoya sobre los huesos, denominado “cartílago”, se pueden extirpar y alisar. También se extirpa la acumulación excesiva de hueso. Se coloca una esfera de metal sobre la superficie recientemente limpia. Si es necesario, también se coloca una esfera de metal o una superficie de plástico en la superficie articular opuesta. Esto se suele hacer en la cadera o la rodilla, pero no en el hombro. Una vez que se realizaron las reparaciones, se vuelve a colocar la articulación en su lugar normal. Los músculos y tendones se colocan en su lugar, y se cierra la incisión. Es posible que se coloque una venda sobre la incisión.

¿Cuánto durará?

De una a tres horas

¿Cuánto dolerá?

La anestesia evitará el dolor durante la cirugía. El dolor y el malestar después del procedimiento se pueden controlar con medicamentos.

Hospitalización promedio

La hospitalización suele ser de uno a cuatro días. Si se presentan problemas, deberá permanecer más tiempo.

Cuidados después del procedimiento
En el hospital

Inmediatamente después del procedimiento, lo llevarán a una sala de recuperación donde le controlarán la presión arterial, el pulso y la respiración. La recuperación también puede incluir:

  • Medicamentos analgésicos
  • Antibióticos para prevenir la infección
  • Medicamentos para prevenir coágulos
  • Radiografías para evaluar la nueva articulación

La fisioterapia comienza poco tiempo después de la cirugía para poner en movimiento la articulación. Esta terapia lo ayuda a recuperar la amplitud de los movimientos y la fuerza de la articulación. El terapeuta también lo ayuda a entender cómo usar los dispositivos de asistencia que pueda necesitar durante la recuperación.

Durante la hospitalización, el personal del hospital toma medidas para reducir la probabilidad de infección, por ejemplo:

  • Lavarse las manos
  • Usar guantes o máscaras
  • Mantener las incisiones cubiertas

También puede tomar algunas medidas para reducir las probabilidades de infección, por ejemplo:

  • Lavarse las manos con frecuencia y recordar a las visitas y a los proveedores de asistencia sanitaria que hagan lo mismo
  • Recordar a los proveedores de asistencia sanitaria que usen guantes o máscaras
  • No permitir que otras personas toquen las incisiones
En el hogar

Es posible que deba usar dispositivos de asistencia cuando esté en su hogar. Los dispositivos ayudan a sostener la articulación hasta que se complete la consolidación. El tiempo que deba usar los dispositivos de asistencia depende de la articulación afectada, el procedimiento que se realiza y su salud en general.

Es posible que necesite ayuda en las tareas cotidianas. Es posible que tarde alrededor de seis semanas en retomar las actividades habituales. El médico y el terapeuta lo guiarán para retornar al trabajo.

Llame a su médico

Se debe comunicar con el médico si ocurre lo siguiente:

  • Dolor que no puede controlarse con los medicamentos que le recetaron
  • Signos de infección, como fiebre y escalofríos
  • Signos de infección en el lugar de la incisión, como sensación de calor, enrojecimiento o secreción excesiva
  • Empeoramiento de la rigidez, el dolor o la inestabilidad de la articulación
  • Sensación de adormecimiento u hormigueo en los brazos, las piernas los dedos de las manos o de los pies

Solicite servicios de asistencia médica de urgencia inmediatamente si presenta alguno de los siguientes síntomas:

Embolia pulmonar, un coágulo sanguíneo que se aloja en los pulmones y que puede causar lo siguiente:

  • Dificultad para respirar
  • Respiración acelerada
  • Dolor de pecho que ocurre cuando respira o tose
  • Escupir sangre

Trombosis venosa profunda, un coágulo obstructivo de sangre (principalmente en la pierna), que puede causar lo siguiente:

  • Hinchazón y dolor con la palpación en las piernas
  • Dolor en la ingle o los glúteos
  • Hinchazón en el muslo
  • Enrojecimiento, sensación de calor o pigmentación en la piel

Si cree que tiene una urgencia, solicite asistencia médica de inmediato.