MARTES, 3 de septiembre (HealthDay News) -- La reproducción de las células que intervienen en la reparación cerebral se intensifica durante el sueño, según un estudio con ratones.

Investigadores de la Universidad de Wisconsin en Madison hallaron que dormir incrementa el proceso mediante el que ciertas células, conocidas como oligodendrocitos, forman la mielina. La mielina constituye el aislamiento de las células nerviosas del cerebro y la espina dorsal que permite que los impulsos eléctricos se transmitan con rapidez de una célula a otra.

Para realizar el estudio, publicado en la edición del 4 de septiembre de la revista Journal of Neuroscience, los investigadores examinaron las células que forman la mielina de los ratones mientras dormían y también las de los ratones a los que no se dejó dormir.

Los genes que promueven la producción de este aislamiento se activaban durante el sueño, hallaron los investigadores. Por otra parte, los genes vinculados con la respuesta a la muerte celular y al estrés celular se activaron en los ratones que fueron obligados a permanecer despiertos.

"Estos hallazgos dan una pista de en qué medida dormir o la falta de sueño podría servir para reparar o dañar el cerebro", afirmó en un comunicado de prensa de la revista Mehdi Tafti, investigador del sueño en la Universidad de Lausana, en Suiza, que no participó en este estudio.

Los autores del estudio también descubrieron que la reproducción de las células que se convierten en oligodendrocitos se duplica durante el sueño. Esto es especialmente cierto durante el movimiento ocular rápido (MOR), la fase del sueño asociada con la acción de soñar.

"Durante mucho tiempo, los investigadores del sueño se centraron en cómo la actividad de las células nerviosas difiere cuando los animales están despiertos y cuando están dormidos", afirmó en el comunicado de prensa la Dra. Chiara Cirelli, de la Universidad de Wisconsin, Madison. "Ahora está claro que la manera en que operan otras células de soporte del sistema nervioso también cambia de forma significativa en función de si el animal está dormido o despierto".

Los hallazgos del estudio sugieren que la pérdida de sueño extrema o crónica podría empeorar algunos de los síntomas de la esclerosis múltiple, una enfermedad que daña la mielina, afirmaron los investigadores. Los estudios futuros deberían buscar un posible vínculo entre los patrones de sueño y la gravedad de los síntomas de esclerosis múltiple, añadieron.

Sin embargo, los científicos advierten que frecuentemente la investigación con animales no produce resultados similares en humanos.

Más información

El Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidente Cerebrovascular de EE. UU. ofrece más información sobre el sueño.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2013, HealthDay