JUEVES, 21 de marzo (HealthDay News) -- La cobertura realizada por los medios de comunicación sobre los tiroteos masivos perpetrados por personas con enfermedades mentales puede reforzar el estigma ya existente que se cierne sobre las personas con trastornos mentales, según sugiere un estudio nuevo.

Los investigadores también descubrieron que el respaldo público a las medidas políticas orientadas a reducir la violencia con armas de fuego aumenta tras la cobertura que realizan los noticieros sobre los tiroteos masivos. En concreto, las personas que leyeron un artículo en las noticias que describía un tiroteo masivo tenían más probabilidades de apoyar que se apliquen restricciones en el acceso a las armas para las personas con enfermedades mentales graves y que se prohíban los tambores de municiones de gran capacidad, que las que no leyeron un artículo de este tipo.

"Las consecuencias de los tiroteos masivos a menudo se ven como una oportunidad para buscar el apoyo a las medidas políticas de reducción de la violencia con armas de fuego, y este estudio encuentra que el respaldo público de tales medidas aumenta después de leer noticias sobre un tiroteo masivo", afirmó la autora principal del estudio, Emma McGinty, candidata doctoral en el Centro para las Políticas y la Investigación sobre las Armas de Fuego de la Facultad de Salud Pública Bloomberg de la Universidad Johns Hopkins, en un comunicado de prensa de la Hopkins.

"Sin embargo, también hallamos que las actitudes negativas del público contra las personas con enfermedades mentales graves son exacerbadas por los relatos de los medios de comunicación de los tiroteos masivos por parte de personas con enfermedades mentales", agregó.

Los hallazgos se basan en una encuesta en línea de casi 1,800 estadounidenses adultos y aparecerán en la edición de abril de la revista American Journal of Psychiatry.

Los investigadores afirmaron que los resultados de su estudio son importantes para los defensores y legisladores que promueven las medidas políticas de seguridad de las armas.

"Aunque nuestro estudio confirma que las noticias sobre los tiroteos masivos en que alguno de los perpetradores padece de una enfermedad mental contribuyen a que se tenga una percepción negativa de las enfermedades mentales, los resultados del estudio indican que los debates sobre las medidas políticas diseñadas para que las personas con enfermedades mentales carezcan de acceso a las armas de fuego no hacen que aumente el estigma", afirmó en el comunicado de prensa el coautor del estudio, Daniel Webster, director del Centro para las Políticas y la Investigación sobre las Armas de Fuego de la Johns Hopkins.

"Mientras los estados de EE. UU. toman en consideración las restricciones sobre el acceso a las armas de las personas con enfermedades mentales graves, la investigación futura debería examinar si tales medidas políticas disuaden a las personas con una enfermedad mental de buscar tratamiento", agregó.

La investigación anterior ha mostrado que la mayoría de las personas con enfermedades mentales no son violentas, y la asociación entre las enfermedades mentales graves y la violencia con armas de fuego es compleja y está afectada por diversos factores, como el abuso de sustancias, indicaron los autores del estudio.

Más información

La Alianza Nacional de Enfermedades Mentales (National Alliance on Mental Illness) ofrece hechos sobre las enfermedades mentales.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2013, HealthDay