MIÉRCOLES, 6 de marzo (HealthDay News) -- Las personas discapacitadas tienen el doble de probabilidades de sufrir ataques en el trabajo que los demás empleados, y también tienen más probabilidades de que les insulten, ridiculicen e intimiden en el trabajo, según un estudio reciente.

Investigadores británicos entrevistaron a casi 4,000 empleados y hallaron que 284 participantes con discapacidad o con una enfermedad a largo plazo tenían tasas más altas de 21 tipos de maltrato que otros trabajadores.

Este abuso a menudo lo llevaron a cabo los compañeros de trabajo y los gerentes, y consistió, por ejemplo, en ser ignorado y asignar trabajos imposibles de cumplir con el tiempo disponible, en chistes o burlas, según el estudio que publicado el 5 de marzo en la revista Work, Employment and Society.

De las personas con una discapacidad o enfermedad a largo plazo:

  • Más del 10 por ciento había sufrido episodios de violencia física en el trabajo frente a menos del 5 por ciento de los otros empleados.
  • Más del 7 por ciento habían sufrido lesiones en el trabajo como consecuencia de una agresión, en comparación con menos del 4 por ciento de otros empleados.
  • Más del 12 por ciento habían sido humillados o ridiculizados en su puesto de trabajo, en comparación con alrededor del 7 por ciento del resto de empleados.
  • Alrededor del 24 por ciento habían recibido insultos en el trabajo, en comparación con alrededor del 14 por ciento del resto de empleados.
  • A casi el 35 por ciento les habían gritado, en comparación con alrededor del 23 por ciento del resto de empleados.

Las personas con una discapacidad psicológica o dificultad en el aprendizaje normalmente sufrieron más abusos que las que tenían alguna discapacidad física o problemas de salud física a largo plazo. Alrededor del 21 por ciento de las que tenían una discapacidad psicológica o dificultad en el aprendizaje habían sido víctimas de violencia física, alrededor del 44 por ciento habían recibido insultos y casi el 57 por ciento, gritos.

El análisis de los datos por parte de la Encuesta británica sobre la conducta en el lugar de trabajo halló que los trabajadores con alguna discapacidad o enfermedad a largo plazo afirmaron que los gerentes eran los responsables del 45 por ciento de los incidentes más graves de maltrato, los clientes del 28 por ciento y los colegas del 18 por ciento.

"Hasta ahora, los investigadores han dado por sentado generalmente que el maltrato en el trabajo era lo que causaba las discapacidades y los problemas de salud", comentó en un comunicado de prensa de la revista el investigador principal Ralph Fevre, profesor en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Cardiff en Gales. "Nuestro trabajo sugiere que el maltrato se produce contra los empleados que ya tienen alguna discapacidad o problemas de salud".

"Cualquiera de estas formas de maltrato podría tener un efecto adverso en su productividad y, a su vez, hacer que se dé por sentado la falta de productividad de las personas con discapacidad", escribieron los investigadores. "El esfuerzo que los empleados con alguna discapacidad realizan para evitar el maltrato puede que aumente su marginación y les lleve a conseguir trabajos menos productivos y peor pagados, o incluso a abandonar el mercado laboral".

Más información

La Oficina de la Política de Empleo de las Personas con Discapacidad (Office of Disability Employment Policy) de EE. UU. le ofrece consejos sobre cómo las personas con alguna discapacidad pueden encontrar y sobresalir en un trabajo.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2013, HealthDay