Definición

La atresia intestinal está presente al nacer. Se trata de un área del intestino que no se ha formado correctamente. En algunos casos, el intestino puede estar completamente obstruido. La atresia impide por completo el paso de alimentos o fluidos.

La atresia puede presentarse en el intestino delgado o el intestino grueso, y recibe su nombre según la ubicación:

  • Atresia pilórica: se presenta justo después del estómago
  • Atresia duodenal: se presenta en la primera parte del intestino delgado (junto al estómago)
  • Atresia yeyunal: se presenta en el intestino delgado, entre las partes superior e inferior
  • Atresia ileal: se presenta en la última parte del intestino delgado
  • Atresia colónica: se presenta en el colon
Causas

No se conocen con exactitud las causas de la atresia intestinal. La disminución del flujo sanguíneo en los intestinos durante el desarrollo puede estar relacionada.

Factores de riesgo

Algunos tipos de atresia tienen un vínculo genético. Pueden aparecer con mayor frecuencia en determinadas familias.

Síntomas

La atresia puede causar la acumulación de líquido adicional alrededor del bebé durante el embarazo.

Después del nacimiento, los síntomas en el bebé pueden incluir:

  • Inflamación del abdomen
  • Vómitos
  • Falta de meconio (primeras heces)
  • Falta de interés en la alimentación
Diagnóstico

Con una ecografía prenatal, se podrá detectar la presencia de líquido adicional alrededor del bebé. El médico puede sospechar que el líquido adicional se deba a la atresia. Se indicarán más pruebas después del nacimiento para confirmar el diagnóstico.

Después del nacimiento, el médico revisará los síntomas de su hijo. Se obtendrán imágenes de los intestinos para confirmar el diagnóstico y detectar la ubicación de la atresia. Las pruebas que ayudarán a obtener imágenes de los intestinos incluyen:

Algunos tipos de atresia están asociados a otros problemas de salud. Para detectar otros problemas relacionados, el médico puede ordenar:

  • Ecocardiograma para analizar el corazón
  • Estudios genéticos, como amniocente, antes del nacimiento
  • Imágenes de los riñones
Tratamiento

La atresia intestinal no se puede tratar antes del nacimiento.

El tratamiento incluirá cirugía para reparar el intestino y atención de apoyo.

Soporte nutricional

Los alimentos generalmente ingresan al organismo a través de los intestinos. Dado que los intestinos no funcionan con normalidad, la alimentación se administrará directamente al torrente circulatorio. Su bebé tendrá una vía intravenosa o una sonda umbilical. La alimentación se administrará a través de estas sondas antes y después de la cirugía.

Después de la cirugía, transcurrirán algunos días hasta que los intestinos cicatricen. Se le administrarán lentamente al bebé pequeñas cantidades de leche materna o leche artificial. Se seguirá manteniendo la alimentación por vía intravenosa del bebé durante esta transición. Se retirará la vía intravenosa una vez que el bebé pueda tolerar suficiente leche materna o leche artificial.

Extraer gases y líquidos

Se pueden acumular líquidos y gases en el intestino. Pueden causar inflamación que provoca malestar en el abdomen y vómitos. También pueden causar complicaciones durante la cirugía.

Se colocará una sonda a través de la nariz hasta el estómago. La sonda drenará los líquidos y gases del estómago y los intestinos. Esto aliviará parte de la presión en el abdomen.

Cirugía

Se deberá practicar una cirugía para quitar la parte dañada del intestino. Se volverán a conectar las partes sanas del intestino. Se tomarán medidas adicionales según la cantidad de intestino dañado. Es posible que un área extensa necesite más de una cirugía.

Quizá vez se coloque una sonda de alimentación en el abdomen. Esta sonda ayudará a drenar el estómago y servirá para administrar alimentos.

La cirugía del intestino grueso también puede requerir una colostomía. La parte superior del intestino restante se une a una abertura en la pared abdominal. Esto permitirá que los desechos sean expulsados del organismo y que el intestino grueso tenga tiempo de cicatrizar.

La mayoría de los bebés se recuperan bien tras la cirugía. La atención seguimiento garantizará que los intestinos están funcionando según lo esperado.

Prevención

No se conocen formas de prevenir la atresia intestinal. Es posible que exista una relación entre la atresia y el tabaquismo durante el embarazo.