Nombre(s) comercial(es):
  • Viibryd®
ADVERTENCIA:

Una pequeña cantidad de niños, adolescentes y adultos jóvenes (de hasta 24 años) que tomaron antidepresivos (''elevadores del estado de ánimo''), como vilazodona, durante estudios clínicos desarrollaron tendencias suicidas (pensar en hacerse daño o quitarse la vida, o planear o intentar hacerlo). Los niños, adolescentes y adultos jóvenes que toman antidepresivos para tratar la depresión u otras enfermedades mentales pueden ser más propensos a desarrollar tendencias suicidas que aquellos que no toman antidepresivos para tratar estas afecciones. No obstante, los expertos no saben con exactitud cuál es la magnitud de este riesgo y hasta qué punto debe tenérselo en cuenta al decidir si un niño o adolescente debe tomar o no un antidepresivo. Normalmente, los niños menores de 18 años no deben tomar vilazodona, pero en algunos casos un médico puede decidir que la vilazodona es el mejor medicamento para tratar la afección del niño.

Tenga en cuenta que su salud mental puede cambiar de maneras inesperadas cuando toma vilazodona u otros antidepresivos, incluso si usted es un adulto de más de 24 años. Puede desarrollar tendencias suicidas, especialmente al comienzo de su tratamiento y cada vez que su dosis aumente o disminuya. Usted, su familia o la persona encargada de cuidarlo deben llamar a su médico de inmediato si presenta alguno de los siguientes síntomas: aparición de depresión o empeoramiento de la depresión existente; pensar en hacerse daño o en quitarse la vida, o planear o intentar hacerlo; preocupación extrema; agitación; ataques de pánico; dificultad para dormir o para permanecer dormido; comportamiento agresivo; irritabilidad; actuar sin pensar; intranquilidad intensa; excitación frenética anormal; o cualquier otro cambio en sus pensamientos, estado de ánimo o conducta habituales. Cerciórese de que su familia o la persona encargada de cuidarlo sepan qué síntomas pueden ser graves, de modo que puedan llamar al médico si usted no puede buscar tratamiento por sí mismo.

Su proveedor de atención médica querrá verlo con frecuencia mientras esté tomando vilazodona, especialmente al comienzo de su tratamiento. No falte a ninguna cita en el consultorio de su médico.

Su médico o su farmacéutico le darán la hoja del fabricante con información para el paciente (Guía del Medicamento) al iniciar el tratamiento con vilazodona y cada vez que vuelva a surtir su receta. Lea detenidamente la información y pídales a su médico o a su farmacéutico que le aclaren cualquier duda. Para conseguir la Guía del Medicamento, también puede visitar el sitio de Internet de la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) ( Web Site) o el sitio de Internet del fabricante.

Independientemente de su edad, antes de tomar un antidepresivo, usted, uno de sus padres o la persona encargada de cuidarlo deben consultar a su médico sobre los riesgos y los beneficios de tratar su afección con un antidepresivo u otros tratamientos. También deben hablar sobre los riesgos y los beneficios de no tratar su afección. Tenga en cuenta que tener depresión u otra enfermedad mental aumenta considerablemente el riesgo de que usted desarrolle tendencias suicidas. Este riesgo es más alto si usted o alguien de su familia tienen o han tenido alguna vez trastorno bipolar (estado de ánimo que cambia de depresión a excitación anormal) o manía (estado de ánimo anormalmente excitado y frenético) o ha pensado acerca del suicidio o ha intentado suicidarse. Hable con su médico sobre su afección, los síntomas y sus antecedentes médicos personales y familiares. Usted y su médico decidirán qué tipo de tratamiento es el indicado en su caso.

¿PARA CUÁLES condiciones o enfermedades se prescribe este medicamento?

La vilazodona se usa para tratar la depresión. La vilazodona pertenece a una clase de medicamentos llamados inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (SSRI, por sus siglas en inglés) y también es un agonista parcial de los receptores 5HT1A. Actúa aumentando la cantidad de serotonina, una sustancia natural del cerebro, que ayuda a mantener el equilibrio mental.

¿CÓMO se debe usar este medicamento?

La presentación de la vilazodona es en tabletas para administrarse por vía oral. Por lo general, se toma con alimentos una vez al día. Tome la vilazodona aproximadamente a la misma hora todos los días. Siga atentamente las instrucciones del medicamento recetado, y pídales a su médico o a su farmacéutico que le expliquen cualquier cosa que no entienda. Tome la vilazodona según lo indicado. No aumente ni disminuya la dosis, ni la tome con más frecuencia que la indicada por su médico.

Probablemente, su médico le recete una dosis baja de vilazodona al principio y la aumente en forma gradual, no más de una vez cada 7 días.

La vilazodona controla la depresión, pero no la cura. Quizás transcurran varias semanas antes de que sienta el beneficio total de la vilazodona. Siga tomando vilazodona aunque se sienta bien. No deje de tomar la vilazodona sin consultar a su médico. Probablemente, su médico disminuirá su dosis en forma gradual. Si deja de tomar vilazodona repentinamente, es posible que presente síntomas de abstinencia, como mareos; náuseas; dolor de cabeza; confusión; irritabilidad; agitación; dificultad para dormir o para permanecer dormido; ansiedad; cansancio extremo; convulsiones; dolor, ardor u hormigueo en las manos o los pies; o sudoración. Informe a su médico si presenta alguno de estos síntomas mientras disminuye su dosis de vilazodona o poco tiempo después de dejar de tomar vilazodona.

¿Qué OTRO USO se le da a este medicamento?

Este medicamento puede recetarse para otros usos; pídales más información a su médico o a su farmacéutico.

¿Cuáles son las PRECAUCIONES ESPECIALES que debo seguir?

Antes de tomar vilazodona:

  • Informe a su médico y a su farmacéutico si es alérgico a la vilazodona, a algún otro medicamento o a alguno de los ingredientes de las tabletas de vilazodona. Pídale a su farmacéutico una lista de los ingredientes o consulte la Guía del medicamento.
  • Informe a su médico si está tomando algún inhibidor de la monoaminooxidasa (MAO, por sus siglas en inglés), como isocarboxazida (Marplan), fenelzina (Nardil), selegilina (Eldepryl, Emsam, Zelapar) y tranilcipromina (Parnate), o si ha dejado de tomar uno de estos medicamentos en los últimos 14 días. Probablemente, su médico le dirá que no debe tomar vilazodona. Si deja de tomar vilazodona, su médico le dirá que debe esperar, al menos, 14 días antes de comenzar a tomar un inhibidor de la MAO.
  • Informe a su médico y a su farmacéutico qué otros medicamentos con y sin receta, y vitaminas está tomando o planea tomar. No olvide mencionar ninguno de los siguientes: anticoagulantes ("diluyentes de la sangre") como warfarina (Coumadin, Jantoven); determinados antimicóticos, como itraconazol (Sporanox) y ketoconazol (Nizoral); antihistamínicos; aspirina y otros medicamentos antiinflamatorios no esteroides (NSAID, por sus siglas en inglés), como ibuprofeno (Advil, Motrin, otros) y naproxeno (Aleve, Naprosyn, otros); buspirona (BuSpar); claritromicina (Biaxin, en Prevpac); diuréticos ("pastillas contra la retención de agua"); eritromicina (E.E.S., E-Mycin, Erythrocin); linezolida; litio (Eskalith, Lithobid); medicamentos para la ansiedad, la enfermedad mental o las náuseas; determinados medicamentos contra el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), como indinavir (Crixivan), nelfinavir (Viracept) y ritonavir (Norvir); medicamentos para la migraña, como almotriptán (Axert), eletriptán (Relpax), frovatriptán (Frova), naratriptán (Amerge), rizatriptán (Maxalt), sumatriptán (Imitrex) y zolmitriptán (Zomig); medicamentos para las convulsiones, como mefenitoína (Mesantoin); el azul de metileno; metoclopramida (Reglan); nefazodona; sedantes; inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (SSRI, por sus siglas en inglés), como citalopram (Celexa), escitalopram (Lexapro), fluoxetina (Prozac, Sarafem), fluvoxamina (Luvox), paroxetina (Paxil, Pexeva) y sertralina (Zoloft); inhibidores selectivos de la reabsorción de serotonina y norepinefrina (SNRI, por sus siglas en inglés), como desvenlafaxina (Pristiq), duloxetina (Cymbalta) y venlafaxina (Effexor); píldoras para dormir; tramadol (Ultram); tranquilizantes; y antidepresivos tricíclicos, como amitriptilina, amoxapina (Asendin), clomipramina (Anafranil), desipramina (Norpramin), doxepina (Sinequan), imipramina (Tofranil), nortriptilina (Aventyl, Pamelor), protriptilina (Vivactil) y trimipramina (Surmontil). Es posible que su médico deba cambiar las dosis de sus medicamentos o vigilarlo de cerca por si presentara efectos secundarios. Muchos otros medicamentos también pueden interactuar con la vilazodona, así que asegúrese de informar a su médico todos los que esté tomando, incluso aquellos que no aparecen en esta lista.
  • Informe a su médico qué productos herbarios y suplementos nutricionales está tomando, especialmente la hierba de San Juan y triptófano.
  • Informe a su médico si tiene o ha tenido problemas de sangrado, convulsiones o una enfermedad del hígado.
  • Informe a su médico si está embarazada, especialmente si está en los últimos meses de gestación, si planea quedar embarazada o si está dando el pecho. Si queda embarazada mientras toma vilazodona, llame a su médico. La vilazodona puede provocar problemas en los recién nacidos después del nacimiento si se toma durante los últimos meses de embarazo.
  • Si se va a realizar una cirugía, incluso una cirugía dental, informe al médico o al dentista que está tomando vilazodona.
  • Tenga en cuenta que la vilazodona puede causarle somnolencia y afectar su manera de pensar y evaluar las situaciones. No conduzca vehículos ni opere maquinaria hasta que sepa cómo le afecta este medicamento.
  • Pregúntele a su médico si puede consumir bebidas alcohólicas de manera segura mientras está tomando vilazodona. El alcohol puede empeorar los efectos secundarios de la vilazodona.
¿Qué DIETA ESPECIAL debo seguir mientras tomo este medicamento?

Hable con su médico acerca de comer toronjas y de beber jugo de toronja mientras esté tomando este medicamento.

¿Qué tengo que hacer SI ME OLVIDO de tomar una dosis?

Si olvida tomar una dosis, tómela en cuanto se acuerde. No obstante, si ya casi es hora de la dosis siguiente, deje pasar la dosis que olvidó y continúe con su horario de medicación normal. No tome una dosis doble para compensar la que olvidó.

¿Cuáles son los EFECTOS SECUNDARIOS que podría provocar este medicamento?

La vilazodona puede provocar efectos secundarios. Informe a su médico si alguno de estos síntomas es intenso o no desaparece:

  • sequedad en la boca
  • aumento del apetito
  • acidez estomacal
  • gases
  • mareos
  • dolor, ardor u hormigueo en las manos o los pies
  • temblor incontrolable de alguna parte del cuerpo
  • sueños extraños
  • cansancio
  • dolor articular
  • cambios en el deseo o en la capacidad sexual

Algunos efectos secundarios pueden ser graves. Si presenta alguno de estos síntomas o de los mencionados en la sección ADVERTENCIA IMPORTANTE, llame a su médico de inmediato:

  • sarpullido
  • urticaria
  • inflamación
  • dificultad para respirar
  • pérdida del conocimiento
  • convulsiones
  • fiebre, sudoración, confusión, latidos cardíacos rápidos o irregulares, y rigidez muscular intensa
  • diarrea
  • náuseas
  • vómitos
  • sangrado o moretones anormales
  • sangrado nasal
  • manchitas rojas o moradas en la piel
  • alucinaciones (ver cosas o escuchar voces que no existen)
  • dolor de cabeza
  • dificultad para concentrarse
  • problemas de memoria
  • debilidad
  • problemas de coordinación
  • mayor tendencia a caerse
  • desvanecimiento

La vilazodona puede provocar otros efectos secundarios. Llame a su médico si tiene algún problema inusual mientras toma este medicamento.

Si desarrolla un efecto secundario grave, usted o su doctor puede enviar un informe al programa de divulgación de efectos adversos 'MedWatch' de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por su sigla en inglés) en la página de Internet [ Web Site] o por teléfono al 1-800-332-1088.

¿Cómo debo ALMACENAR o DISPONER de este medicamento?

Mantenga este medicamento en su envase original, bien cerrado y fuera del alcance de los niños. Almacénelo a temperatura ambiente y en un lugar alejado del exceso de calor y humedad (nunca en el cuarto de baño). Deseche todos los medicamentos que estén vencidos o que ya no necesite. Pregúntele a su farmacéutico cuál es la manera adecuada de desechar su medicamento.

¿Qué debo hacer en caso de una SOBREDOSIS?

En caso de una sobredosis, llame a la oficina local de control de envenenamiento al 1-800-222-1222. Si la víctima está inconsciente, o no respira, llame inmediatamente al 911.

Los síntomas de sobredosis pueden incluir los siguientes:

  • fiebre, sudoración, confusión, latidos cardíacos rápidos o irregulares, y rigidez muscular intensa
  • alucinaciones (ver cosas o escuchar voces que no existen)
  • falta de energía
  • intranquilidad
¿Qué OTRA INFORMACIÓN de importancia debería saber?

No deje que ninguna otra persona tome sus medicamentos. Pregúntele a su farmacéutico cómo puede volver a surtir su receta.

Es importante que Ud. mantenga una lista escrita de todas las medicinas que Ud. está tomando, incluyendo las que recibió con receta médica y las que Ud. compró sin receta, incluyendo vitaminas y suplementos de dieta. Ud. debe tener la lista cada vez que visita su médico o cuando es admitido a un hospital. También es una información importante en casos de emergencia.

AHFS® Consumer Medication Information. © Copyright, The American Society of Health-System Pharmacists, Inc., 7272 Wisconsin Avenue, Bethesda, Maryland. All Rights Reserved. Duplication for commercial use must be authorized by ASHP.

Documento actualizado: 15 Abril 2012.