Image for support groups articleFelicitaciones. Tomó la decisión de dejar de fumar. Ya se trate del primer intento o del quinto, su esfuerzo es digno de elogios. Dejar de fumar puede resultar difícil y, en ocasiones, hace falta más que el deseo personal de abandonar el hábito para poder lograrlo. A veces, es necesario el apoyo de otras personas, como los familiares, los amigos, los compañeros de trabajo, los profesionales e incluso Internet. A continuación, se presenta una lista de sistemas de apoyo para ayudarlo a lograr su objetivo de dejar de fumar de una vez por todas.

Orientación personal

Los orientadores (también denominados “instructores”) pueden ser recursos excelentes, que brindan tanto estrategias como motivación para dejar de fumar. Los instructores pueden trabajar en forma personalizada o formar grupos con otros fumadores. Si toma medicamentos para ayudarlo a dejar el hábito, la combinación de estos con la orientación puede aumentar las probabilidades de lograrlo. Es posible que su seguro médico y Medicare proporcionen cobertura para las sesiones de orientación.

Durante las sesiones, tendrá la oportunidad de debatir los siguientes puntos con el instructor:

  • ¿Cuáles son los factores desencadenantes que lo llevan a fumar o a reincidir si ya ha dejado de hacerlo? Quizás, siente ansias de fumar cuando está cerca de personas que fuman. O, tal vez, determinadas emociones, como el estrés, lo incitan a fumar.
  • ¿Cómo puedo controlar las ansias de fumar? Junto con su instructor, establecerá y pondrá en práctica habilidades que puede utilizar para lidiar con la necesidad de encender un cigarrillo.
  • ¿Cuándo desea dejar el hábito? Fijar una fecha oficial para dejar el cigarrillo no solo le dará un objetivo, sino que también aumentará sus probabilidades de lograrlo.

Estas son otras actividades en las que trabajará junto con su instructor:

Acondicionamiento antitabaco de la casa y el automóvil: esto implica retirar de la casa y el automóvil todo aquello que pueda desencadenar el deseo de fumar, o recordárselo, como cigarrillos, fósforos, encendedores y ceniceros.

Obtención de información: recibirá información básica sobre los peligros de fumar y los modos de dejar de hacerlo.

Desarrollo de una red de apoyo social: se lo alentará para que busque el apoyo de otras personas, además del instructor, y comparta con ellas sus inquietudes. Hablar con amigos, familiares o fumadores que dejaron el hábito lo mantendrá motivado, en especial, en los momentos en los que las ansias de fumar resultan abrumadoras.

Orientación por teléfono y mensajería

Algunos servicios de orientación están disponibles por teléfono. Si no puede ver personalmente a un instructor, hablar por teléfono con alguien puede ser igual de útil. Puede obtener una lista de líneas telefónicas para dejar de fumar en Canadá y en los Estados Unidos en http://map.naquitline.org/. Es aconsejable que consulte el Departamento de Salud o la clínica locales, donde pueden brindarle orientación y apoyo gratuitos mediante las líneas para dejar de fumar. También puede llamar al teléfono 1-800-QUIT-NOW si se encuentra en los Estados Unidos, o a la línea de ayuda local para dejar de fumar.

Aquellas personas que prefieren los mensajes de texto también pueden contar con un orientador. Algunos servicios, como LiveHelp, proporcionan información y asesoría sobre dejar de fumar mediante mensajería de texto en tiempo real con un orientador en tabaquismo. Puede obtener más información sobre este servicio en https://cissecure.nci.nih.gov/livehelp/welcome.aspo visitar http://smokefree.gov/.

Programas por Internet

En el mundo digital en el que vivimos, puede encontrar apoyo incluso en Internet. Existen varios programas para dejar de fumar a los que puede tener acceso en línea; cada uno con sus propios pasos para alcanzar el objetivo. Una vez que se registre e inicie sesión, tendrá acceso a numerosas herramientas en línea para ayudarlo a dejar de fumar. Entre ellas, podrá encontrar listas de verificación, consejos, clases y foros comunitarios. Algunos programas en línea para dejar de fumar son gratuitos; en otros, se exige una suscripción paga. Estos son algunos programas sobre los que puede obtener información:

Ex: Vuelve a aprender a vivir sin los cigarrillos, de la National Alliance for Tobacco Cessation (Alianza Nacional para el Cese del uso del Tabaco)

http://www.becomeanex.org/

Este programa gratuito tiene por objetivo informar acerca de las investigaciones más recientes y de las historias personales de exfumadores para alentarlo a dejar el hábito.

Freedom From Smoking, American Lung Association (Libérese del tabaco, de la Asociación Estadounidense del Pulmón)

http://www.ffsonline.org

Este programa es la versión en línea de un programa personalizado de orientación. Se utilizan módulos que contienen diversas clases para dejar de fumar.

Smoke Free (Libre de humo), del Instituto Nacional del Cáncer

http://www.smokefree.gov/

En esta página web, no se proporciona un programa formal en línea. Sin embargo, es un sitio web integral que ofrece varias opciones para dejar de fumar. La idea es que elija las que mejor se adapten a sus necesidades, como la guía paso a paso para imprimir o una aplicación para dispositivos móviles.

Programas en el lugar de trabajo

Si tiene un empleo, averigüe si allí ofrecen programas para dejar de fumar. En muchos lugares de trabajo lo hacen. De hecho, dado que seguramente no es el único fumador en su lugar de trabajo, muchas empresas llevan a cabo competencias para premiar a los fumadores o grupos de fumadores que tienen el mejor récord relacionado con dejar el cigarrillo. ¿No le parece original? Tal vez no lo sea, pero combinada con otras intervenciones, como la orientación y el reemplazo de la nicotina, una competencia realmente aumenta la tasa de abandono del cigarrillo. Además, hay un beneficio económico para los empleados, dado que los no fumadores saludables les acarrean menos gastos a las empresas en primas y facturas médicos.

Espiritualidad y abandono del hábito de fumar

Los estudios sugieren que los fumadores son menos propensos que los no fumadores a asistir a ceremonias religiosas o a participar en otras actividades espirituales organizadas. Muchas personas manifiestan que les gustaría volver a llevar una vida más espiritual, pero no hicieron el esfuerzo ni asumieron el compromiso para lograrlo. No hay certeza de que la asistencia periódica a actividades religiosas, la oración o el estudio de las escrituras contribuya a los esfuerzos para dejar de fumar. Además, los científicos no han comprobado estos beneficios aún. Sin embargo, si, por cualquier motivo, está más interesado que de costumbre en participar de estas actividades, es probable las personas que lo rodeen sean relativamente menos propensas a fumar. Es posible que descubra (como le sucede a las personas con otras adicciones) que cultivar los valores del espíritu ayude a abandonar hábitos nocivos.