imagenCon frecuencia, le dará a su hijo bocadillos para engañarle el estómago antes de la cena o como bocadillo especial en su vianda. Pero los bocadillos, ¿pueden potenciar las caries? ¿Qué alimentos son buenos para los dientes y cuáles debería evitar la próxima vez que su hijo desee comer un bocadillo?

Comprensión de las caries

Las bacterias viven las nuestras bocas. Cuando comemos, también lo hacen las bacterias. Las bacterias, en particular, disfrutan de descomponer los azúcares y los almidones, que lleva a la formación de placa y ácido. El ácido producido por las bacterias puede dañar los dientes si permanece en la superficie de estos durante 20 minutos o más. Esto puede ocasionar caries.

Pegajoso y dulce: ¿una buena combinación?

Al seleccionar bocadillos para su hijo, lea la etiqueta de los ingredientes para saber si contienen azúcares o almidones (p. ej., harina blanca). Elija bocadillos que no contengan azúcar o que no estén endulzados. Algunos bocadillos y bebidas azucarados que deben evitarse son:

  • Caramelos
  • Mentas
  • Galletas dulces
  • Pasteles
  • Gaseosas y jugos

Si decide darle a su hijo algo azucarado, hágalo a la hora de la comida en lugar de dárselo como bocadillo. Por ejemplo, después de la cena puede servirle a su hijo un postre. A la hora de la comida, se genera más saliva, lo que facilita la eliminación de la comida de la superficie de los dientes.

Los alimentos azucarados pueden ser los culpables obvios de las caries. Pero los bocadillos blandos y masticables pueden provocar caries también. Los alimentos como las barras de cereales, las pasas de uva, la avena y la mantequilla de maní tienden a permanecer en los dientes más tiempo y no pueden eliminarse fácilmente con la saliva. Esto no significa que deba evitar darle a su hijo estos alimentos. Su hijo puede disfrutar de estar opciones de bocadillos saludables, pero solo debe asegurarse de que se cepille los dientes inmediatamente después de comer alimentos pegajosos o masticables.

Opciones de bocadillos que no dañan los dientes

A continuación, presentamos opciones de bocadillos para su hijo que no dañan los dientes y son saludables:

Frutas y verduras

Dele a su hijo frutas y verduras que tengan un alto contenido de agua, por ejemplo:

  • Melones (p. ej., sandía)
  • Peras
  • Apio
  • Pepinos

Limite aquellos que contienen gran cantidad de azúcares concentrados. (Sí, las frutas y las verduras contienen azúcares naturales). Algunas frutas cuyo consumo debe limitarse son las bananas y las pasas. Está bien darle estas frutas a su hijo, pero asegúrese de que se cepille los dientes de inmediato después de comerlas.

Queso

El queso es una buena opción de bocadillo, dado que estimula el flujo de saliva. Los quesos estacionados, en especial, son buenas opciones, por ejemplo:

  • Monterey Jack
  • Cheddar
  • Suizo
Agua

Las gaseosas, el jugo y la leche contienen azúcar. Si bien la leche es importante para un niño en crecimiento, el jugo y las gaseosas pueden reemplazarse por agua. El agua no daña los dientes y ayuda a eliminar las partículas de alimentos. El agua fluorada también es ideal para prevenir las caries (lea la etiqueta de las aguas embotelladas para saber si contienen flúor). Para los niños pequeños, el agua sola a la hora de ir a dormir es una buena opción en lugar de las leches maternizadas, la leche común o los jugos, que pueden dañar los dientitos durante la noche.

Otros consejos saludables para los dientes
  • Limite los bocadillos. Los bocadillos entre las comidas limitan la cantidad de tiempo que la saliva tiene para eliminar los restos de alimento. Esto significa más comida que permanece en la boca para que puedan procesarla las bacterias. Si es posible, limite los bocadillos a una o dos veces por día.
  • Cepillarse los dientes. Haga que su hijo se cepille los dientes con pasta dental con flúor dos veces al día. Su hijo también debería cepillarse los dientes después de cada bocadillo y después de tomar medicamentos (dado que los medicamentos contienen azúcar). También es buena idea usar hilo dental al menos una vez al día. Si no es posible cepillarse los dientes o usar hilo dental, haga que su hijo se enjuague la boca con agua después de cada bocadillo a fin de eliminar las partículas de comida que puedan haber quedado.
  • Desarrolle dientes fuertes. Dele a su hijo alimentos que desarrollarán dientes fuertes, como brócoli, yogur natural y leche.
  • Consulte al dentista. Programe controles odontológicos frecuentes para su hijo.