El equipaje ya cuenta con todo lo que necesita para unas vacaciones fantásticas o un importante viaje de trabajo. Es posible que también haya puesto medicamentos en la maleta para asegurarse de no enfermarse mientras esté de viaje. Es una muy buena idea tomar medidas para prevenir enfermedades una vez que se llega a destino. Pero, ¿se pueden tomar medidas para asegurarse de no sentirse terriblemente mal al bajarse del avión? Estos son algunos consejos para mantenerse sano durante el vuelo.

El aire que respiramos

Estará confinado en un avión con otras 200 personas por las siguientes horas respirando el mismo aire. Algo tan común a los viajes puede poner incómodas a algunas personas, sobre todo al pensar en que podemos contagiarnos gérmenes al compartir el aire de la cabina. Sin embargo, puede respirar tranquilo. La mayor parte de los aviones nuevos cuentan con filtro de partículas absolutos (conocidos como filtros HEPA) que eliminan las bacterias, los virus y otras clases de gérmenes del aire. Esto, junto con el aire que se capta del exterior una vez que el avión llega a determinada altitud, esteriliza el aire de la cabina y lo mantiene libre de gérmenes.

Pero, ¿qué sucede si la persona sentada a su lado tiene un resfriado o una gripe? Si está sentado junto a una persona enferma, o delante o detrás de ella, sí es posible que esté expuesto a gérmenes que podrían ocasionarle una enfermedad. Sin embargo, tiene las mismas posibilidades de enfermarse al tocar superficies contaminadas del avión.

Cómo mantenerse sano
  • Lávese las manos con agua y jabón. Después de secarlas, utilice la toalla de papel para abrir la puerta del baño.
  • Use un desinfectante de manos a base de alcohol. Llévelo con usted en el bolso de mano. Simplemente, asegúrese de que cumpla con las normativas de tamaño de la Transportation Security Administration (TSA, Administración de Seguridad en los Transportes). Es posible que, en algunos vuelos, les ofrezcan toallitas desinfectantes a los pasajeros.
  • No se toque el rostro con las manos. Los gérmenes de las manos pueden ingresar fácilmente en el cuerpo a través de la boca, la nariz y los ojos.
  • Descanse. Se descubrió en un estudio que no dormir lo suficiente puede incrementar las probabilidades de resfriarse. ¿Cuánto es suficiente? Antes de viajar, aspire a dormir, al menos, ocho horas. Además, si tiene un vuelo largo, intente descansar con los ojos cerrados durante el viaje. Por lo general, los servicios aéreos para vuelos largos o nocturnos ofrecen antifaces para dormir, tapones para los oídos, almohadas y mantas para facilitarle un descanso cómodo.

Si está enfermo y debe viajar, sea cortés con sus compañeros de viaje. Si tose, cúbrase la boca con la cara interna del codo o con un pañuelo.

Sequedad

Si no lo molesta el peculiar aroma del aire de la cabina, tal vez lo haga la sequedad. La humedad del aire de la cabina es inferior al 20%. Si bien no es probable que la baja humedad le ocasione enfermedades, puede hacer que se le resequen los ojos o la piel.

Cómo mantenerse sano
  • Manténgase hidratado. El menú de tentempiés posiblemente se limite a maníes o papas fritas, pero la lista de bebidas puede incluir una oferta variada, desde jugo de manzana a bebidas alcohólicas. A la hora de elegir, prefiera bebidas sin alcohol y sin cafeína. El agua siempre es una buena elección, lo mismo que los jugos. Limite el consumo de café, refrescos y bebidas alcohólicas, ya que pueden causar deshidratación.
  • Lleve consigo una crema u otro producto hidratante y aplíqueselo en la piel. Nuevamente, asegúrese de que el tamaño del frasco cumpla con las normativas de la TSA.
  • Si utiliza lentes de contacto, considere la posibilidad de utilizar anteojos durante el vuelo. Esto puede ayudar a evitar que se le resequen los ojos.
Piernas arriba

Además de ser aburrido, permanecer sentado durante períodos largos puede contribuir a la formación de coágulos de sangre en las piernas. Esta condición, conocida como trombosis venosa profunda (también llamada trombosis del viajero), puede ocasionar dolor e inflamación en las piernas durante el viaje y también después. Si bien es algo inusual, los coágulos pueden desplazarse desde la vena hasta el corazón y los pulmones, lo que ocasiona obstrucciones graves del flujo sanguíneo y puede ser mortal.

Cómo mantenerse sano
  • Antes del vuelo, pregúntele al médico si es una buena idea utilizar medias de compresión hasta la rodilla.
  • Use ropa suelta. La ropa ajustada puede obstaculizar el flujo de sangre.
  • Muévase tanto como pueda. Cuando se apague el letrero del cinturón de seguridad, levántese del asiento, estírese y camine. Intente caminar un poco, al menos, una vez por hora.
  • Aproveche al máximo el espacio para las piernas. Cuando esté sentado, estire las piernas y los brazos. Ejercite las pantorrillas y levante los talones y los dedos de los pies para contribuir a la circulación de la sangre.