El síndrome metabólico es un grupo de factores de riesgo de origen metabólico que aumentan el riesgo de padecer diabetes, enfermedad de las arterias coronarias, apoplejía y arteriopatía periférica. Estas enfermedades son los principales asesinos en los Estados Unidos. Aunque existen factores genéticos que influyen en este síndrome, también las elecciones en el estilo de vida afectan en gran parte.

En un estudio publicado en Circulation, los investigadores revisaron el efecto de la dieta occidental en el desarrollo del síndrome metabólico. The Division of Epidemiology and Community Health en the University of Minnesota realizó el estudio. Encontraron que un patrón de dieta occidental, con mucha carne roja, almidones y azúcares, promovió el síndrome. Sin embargo, el consumo de lácteos podría proporcionar en realidad cierta protección.

Acerca del Estudio

El posible estudio de cohorte siguió a 9,514 participantes durante nueve años. La edad de los participantes osciló desde 45-64 años. Su consumo dietético se determinó que fuera ya sea estilo occidental o estilo prudente basado en publicaciones dietéticas. Al final de los nueve años 3,782 participantes habían desarrollado síndrome metabólico. Al revisar la información recolectada y al contar otros factores tales como la actividad física, fumar y consumo de calorías, el estudio encontró:

  • El consumo de una dieta occidental se relaciona con un mayor riesgo de desarrollar síndrome metabólico.
  • El consumo de carne, alimentos fritos y soda de dieta se relacionan individualmente a un riesgo mayor de padecer síndrome metabólico.
  • El consumo de lácteos pareció disminuir el riesgo de padecer síndrome metabólico.

Este tipo de estudio puede permitir que entren muchos factores de confusión, lo cual significa que los resultados podrían distorsionarse. Sin embargo, el estudio es un indicador que este tema es digno de futura investigación con más estudios controlados.

¿Cómo le Afecta Esto?

Las mejores elecciones dietéticas han probado ser efectivas en contra de las enfermedades y condiciones asociadas con el síndrome metabólico. En general, se recomiendan dietas bajas en grasas saturadas así como altas en frutas, verduras y granos para una salud óptima. También, otros cambios de estilo de vida tales como el aumento de la actividad física y dejar de fumar han demostrado que ayudan con la prevención.

Gradualmente agregue pequeños cambios a su estilo de vida. Hable con un profesional de la salud tal como un especialista en dietética para desarrollar planes de comida balanceados que disminuyan las malas elecciones alimenticias y aumenten los alimentos beneficiosos. Consulte a su doctor con regularidad para observar su presión arterial, glucosa en la sangre y niveles de colesterol. Si padece de cualquier problema de salud, consiga tratamiento oportuno.