Definición

Paraplegia es el término usado para describir la pérdida corporal de movimiento y/o sensación como resultado de daño o trauma al sistema nervioso. La condición involucra parálisis completa o parcial de las piernas y/o el tronco del cuerpo, pero no los brazos. La ubicación de la parálisis y la extensión de la parálisis dependen de la severidad y ubicación del daño al sistema nervioso.

Paraplegia describe parálisis sólo en la mitad inferior del cuerpo. En pacientes que sufren parálisis en todo el cuerpo, incluso los brazos, la afección se llama cuadriplejia.

Dependiendo de la ubicación y severidad del daño al sistema nervioso, algunos tipos de paraplegia se pueden revertir, y los pacientes pueden retomar algo de la función. Sin embargo, muchos tipos de paraplegia son permanentes.

Paraplegia

AL00174_96472_1_labeled

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Causas

La lesión al sistema nervioso es la causa más común de paraplegia. Las lesiones comunes y otras causas incluyen:

  • Cuello fracturado
  • Espalda fracturada
  • ACV
  • Lesión en la médula espinal
  • Trastorno genético (paraplegia espástica hereditaria)
  • Congénita (presente en el nacimiento)
  • Infección
  • Enfermedades autoinmunes
  • Tumor
  • Siringe
Factores de riesgo

Un factor de riesgo es aquello que incrementa su probabilidad de contraer una enfermedad o condición. La paraplegia por lo general es el resultado de un accidente no anticipado. Las personas que participan en deportes de alto riesgo o deportes de alto contacto o manejan imprudentemente pueden tener mayor riesgo de sufrir una lesión que pudiera causar esta condición.

Síntomas

Los síntomas dependerán de qué tanto esté implicada la columna vertebral. Por definición, la paraplegia sólo ocurre en personas que tienen implicación de la parte inferior de la columna vertebral. Los síntomas incluyen:

  • Pérdida de movimiento o control muscular en las piernas, pies, dedos de los pies, o tronco
  • Pérdida de sensación en las piernas, pies, dedos de los pies, o tronco
  • Hormigueo en las piernas, pies, dedos de los pies, o tronco
  • Pérdida de control de intestinos y vejiga
  • Disfunción sexual
Diagnóstico

El médico le preguntará acerca de sus síntomas y antecedentes clínicos, y le realizará un examen físico.

Generalmente, el diagnóstico es realizado por neurocirujanos, ortopedistas y neurólogos después de que ha ocurrido una lesión paralítica.

Las pruebas pueden incluir:

  • Tomografía computarizada: un tipo de radiografía que utiliza una computadora para registrar imágenes de las estructuras internas del cuerpo; en este caso, la cabeza o la médula
  • RMN: una prueba que utiliza ondas magnéticas para registrar imágenes de las estructuras internas del cuerpo; en este caso, la cabeza o la médula
  • Mielografía: un tipo de radiografía que utiliza una inyección con un agente de contraste para visualizar la médula espinal
  • Exámenes de sangre, incluyendo conteo sanguíneo completo (CBC)
  • Exámenes nerviosos de potencial evocado
  • Punción lumbar para obtener líquido espinal para examen de diagnóstico
Tratamiento

Consulte con el médico acerca del mejor plan de tratamiento para usted. Las opciones de tratamiento incluyen:

Tratamiento Médico de Emergencia

Si se ha prolongado una lesión que cause paraplegia, se necesita tratamiento médico de emergencia para prevenir daño futuro al sistema nervioso. Una vez que se ha realizado una evaluación y se ha determinado la severidad del daño, un médico determinará cuáles terapias se necesitan para prevenir lesión adicional y maximizar la recuperación. Se pueden usar esteroides para minimizar la inflamación de la columna vertebral si se ha lesionado. Se puede realizar cirugía para ayudar a estabilizar la columna. Si un tumor está causando compresión de la médula espinal, un procedimiento quirúrgico para extirparlo puede ser útil. Otro tratamiento posible que puede considerarse es la radioterapia.

Terapia y Rehabilitación

En la mayoría de pacientes, la terapia física y la rehabilitación pueden ayudar a restablecer la función muscular. También puede ser benéfica la terapia ocupacional y del habla.

Prevención

Aunque con mayor frecuencia la paraplegia es causada por lesión o accidente, la probabilidad de lesión que provoque paraplegia puede reducirse al poner cuidadosa atención a factores ambientales. Usar equipo de seguridad cuando practique deportes y usar cinturones de seguridad cuando conduzca ayudará a reducir la probabilidad de un accidente que cause lesiones serias. Evitar las actividades riesgosas, como conducir bajo influencia o conducir cuando esté cansado, también reducirá la probabilidad de accidentes que puedan causar paraplegia.