Juvenile asthma image Los probióticos son bacterias "amistosas", llamadas así porque fomentan la salud en lugar de dañarla. El probiótico más famoso es Lactobacillus acidophilus, usado en la producción de yogurt. También existen otros numerosos probióticos.

Los probióticos se usan más frecuentemente para restablecer el equilibrio intestinal normal de bacterias cuando se ha alterado por el uso de antibióticos. Las bacterias están constantemente en guerra con otras; si las bacterias amistosas pueden ser estimuladas a crecer, a su vez, ellas inhibirán o destruirán bacterias inútiles, las cuales de lo contrario podrían causar diarrea u otros problemas. Por esta razón, los probióticos se han estudiado extensamente para el tratamiento de trastornos intestinales. Sin embargo, también han mostrado promesa para otras condiciones. Por ejemplo, la ecología de microorganismos en el tracto digestivo puede influir en la función del sistema inmune, y existe evidencia de que la colonización deliberada del tracto digestivo por algunas bacterias podría probar ser benéfico para trastornos relacionados con el sistema inmune.

La rinitis alérgica (fiebre del heno) y el asma alérgica son una categoría de trastornos inmunes para los cuales se ha defendido el uso de probióticos. Para examinar la hipótesis de que los probióticos pueden ayudar a estas condiciones, investigadores italianos realizaron un estudio que fue publicado en el 2007 en Pediatric Research. Este estudio doble ciego, controlado con placebo inscribió a 187 niños entre 2 y 5 años de edad. Todos los participantes en este estudio padecían rinitis alérgica, asma alérgica, o ambas. En el periodo de estudio de un año, los participantes recibieron ya sea leche ordinaria o leche enriquecida con los probióticos Lactobacillus casei, Lactobacillus bulgaricus, y Streptococcus thermophilus. Los resultados mostraron que el uso de leche enriquecida con probióticos redujo significativamente la severidad de la fiebre del heno, pero no tuvo un efecto significativo en la severidad del asma. (El uso de la mezcla de probióticos también redujo los episodios de diarrea, pero éste no fue un resultado nuevo.)

Note que la palabra "significativo" usado anteriormente se refiere a importancia significativa. Esto significa que fue poco probable que los beneficios vistos fueran por casualidad. Esto no significa que estos beneficios estuvieron marcados particularmente. De hecho, los probióticos sólo redujeron muy ligeramente los síntomas de la fiebre del heno.

Para obtener más información, vea los artículos completos sobre fiebre del heno, asma, y probióticos.