Tip sheet image on old people exercising La genisteína es un fitoestrógeno, una sustancia que existe de manera natural con propiedades similares al estrógeno. Existen dos tipos principales de fitoestrógenos: isoflavonas y lignanos. La soya es la fuente alimenticia más común de isoflavonas, y, a su vez, la genisteína es la isoflavona más abundante en la soya. El trébol rojo también es una buena fuente de genisteína.

Con base en sus propiedades similares al estrógeno, la genisteína se ha estudiado como un sustituto para la terapia de reemplazo hormonal. Ha mostrado promesa para tratar síntomas que ocurren temprano en la menopausia, como bochornos, así como problemas que ocurren posteriormente, como osteoporosis.

Un estudio publicado en el 2007 en el prestigioso Annals of Internal Medicine confirma investigación anterior con respecto a los beneficios de la genisteína para la osteoporosis. En este estudio doble ciego, 389 mujeres postmenopáusicas con densidad ósea medianamente reducida se sometieron primero a una dieta baja en soya durante cuatro semanas para asegurar que no tuvieran genisteína en su sistema. Las participantes después recibieron ya sea placebo o 54 mg de genisteína diariamente durante 24 meses. Además, todos los participantes recibieron calcio y vitamina D.

El punto final primario evaluado por los investigadores fue la densidad ósea en la cadera y columna. Los resultados fueron bastante positivos. Al final del estudio, la densidad ósea había incrementado en las participantes que recibieron genisteína, aunque disminuyó en las que recibieron placebo; además, esta diferencia fue estadísticamente significativa. Como un punto a favor adicional, la genisteína no produjo los efectos típicos, y dañinos similares al estrógeno en el útero. Sin embargo, la genisteína sí causó efectos secundarios gastrointestinales considerables en casi el 20% de quienes la tomaron.

Estos resultados definitivamente son prometedores. Sin embargo, el estudio tiene algunos límites. Todas las participantes tenían leve pérdida ósea, técnicamente osteopenia. No está claro si la genisteína funcionaría para la pérdida ósea más severa de la verdadera osteoporosis. Además, el estudio no se diseñó para determinar si la genisteína podría reducir el índice de fracturas a causa de osteoporosis, que es el problema más importante. Las fracturas osteoporóticas están relacionadas no sólo con la densidad ósea, sino también con la estructura de los huesos, y todavía no está claro si la genisteína es útil con respecto a esto. Finalmente, no está claro de qué manera se compara la genisteína con los tratamientos modernos no hormonales para la osteoporosis, especialmente medicamentos en la familia de bisfosfonato.

Para obtener más información, vea los artículos completos sobre genisteína y sobre osteoporosis.