El virus del papiloma humano genital (VPH) es la enfermedad de transmisión sexual más común en los Estados Unidos y es la causa de prácticamente todos los casos de cáncer cervical. Aunque se han identificado más de 100 tipos de VPH, dos tipos (VPH-16 y VPH-18) son responsables de alrededor del 70% de todos los cánceres cervicales en todo el mundo.

Recientemente la Food and Drug Administration (FDA) de los Estados Unidos aprobó una nueva vacuna contra el VPH, la cual funciona creando anticuerpos contra el VPH-16 y VPH-18, así como otros dos tipos de VPH, para mujeres de 11-26 años de edad para prevenir la infección del VPH. La vacuna, conocida como Gardasil®, la fabrica Merck & Co., Inc., y actualmente es la única vacuna contra VPH aprobada por la FDA.

Los resultados de un extenso ensayo clínico de fase 3 publicados el 10 de mayo de 2007 en la emisión del New England Journal of Medicine indican que esta vacuna contra VPH es altamente efectiva para prevenir lesiones cervicales de alto grado, las cuales incluyen lesiones precancerosas y cancerosas.

Acerca del Estudio

Este ensayo, llamado Mujeres Unidas para Reducir Unilateralmente las Enfermedades Endo y Ectocervicales (FUTURE) II, se llevó a cabo en 90 lugares de estudio en 13 países y lo financió Merck. Participaron un total de 12,167 mujeres de 15-26 años de edad en el estudio doble ciego controlado con placebo. Se asignó al azar a cada participante para recibir ya sea la vacuna o un placebo al día 1, mes 2 y mes 6. Después del tratamiento, se les dio seguimiento a los participantes durante un promedio de tres años, con visitas programadas durante 1 y 6 meses después de la inyección final y después de los meses 24, 36 y 48.

El propósito del ensayo era determinar si la vacuna contra VPH prevendría el desarrollo de las lesiones cervicales de alto grado, incluyendo neoplasia intraepitelial cervical severa (un tipo de anomalía de células precancerosas que indica la presencia de la infección de VPH), adenocarcinoma in situ y el mismo cáncer cervical.

Para las 10,565 mujeres que nunca se habían expuesto al virus y que recibieron las tres vacunas de acuerdo al protocolo, los investigadores encontraron que la vacuna era altamente (98%) efectiva para prevenir lesiones cervicales de alto grado. Sin embargo, la efectividad de la vacuna disminuyó al 4% cuando los investigadores consideraron a todas las mujeres que se enlistaron inicialmente en el estudio, algunas de quienes no terminaron el protocolo de las tres vacunas o ya estaban infectadas con VPH.

¿Cómo le Afecta Esto a Usted?

Este estudio confirma los resultados de un ensayo previo a gran escala, el cual encontró que la vacuna contra el VPH era altamente efectiva para prevenir precánceres cervicales y verrugas genitales.

En general, ambos estudios a gran escala parecen indicar que la vacuna puede ser efectiva en prevenir lesiones precancerosas y cancerosas relacionadas con el VPH-16 y el VPH-18. Sin embargo, sólo se puede esperar que la vacuna funcione correctamente en mujeres que se apeguen al protocolo de la vacuna y que no se hayan infectado con anterioridad con VPH. Esto es importante, puesto que muchas mujeres que obtienen la vacuna fuera de un estudio de investigación, no recibirán las tres dosis y no se les habrá de diagnosticar la infección. Además, la vacuna no ofrece protección a mujeres infectadas con los tipos de VPH aparte de los cuatro incluidos en la vacuna.

Puesto que el cáncer cervical es uno de los tipos más comunes de cáncer en mujeres y da como resultado aproximadamente 250,000 muertes alrededor del mundo cada año, el tratamiento preventivo para protegerse contra esta enfermedad es altamente conveniente. Sin embargo, la vacuna ha sido la fuente de controversia entre muchos grupos (incluyendo políticos, médicos, grupos religiosos y padres) donde se divide la opinión con respecto a cuándo y si se debe administrar a mujeres jóvenes y si debe ser voluntaria u obligatoria.

Para las mujeres que eligen inmunizarse con esta vacuna, los investigadores están de acuerdo en que será importante continuar con otros tipos de revisión de cáncer cervical, tales como la prueba de Papanicolaou. Puesto que la vacuna es nueva, todavía existen preguntas con respecto a qué tanto durarán los efectos protectores (particularmente en mujeres expuestas a otros tipos de VPH) y a cualquier efecto adverso que podría surgir con el paso del tiempo. Aunque la vacuna parece ser segura a corto plazo para las mujeres que son saludables y no están embarazadas, se necesita más investigación para determinar la seguridad y eficacia en las mujeres que estén embarazadas y cuyo sistema inmunológico podría comprometerse.