Dificultad para quedarse dormida. Despertar abruptamente en la noche. Batallar con el agotamiento durante el día. Estos síntomas del insomnio atacan al 15%-60% de mujeres durante la menopausia. Varios factores relacionados con la menopausia, incluyendo los bochornos, cambios en el estado de ánimo, y estrés están relacionados con el inicio del insomnio. La terapia de reemplazo de estrógeno puede ayudar a aliviar numerosos síntomas menopáusicos que podrían contribuir al insomnio. Sin embargo, muchos médicos cuestionan su uso para mejorar el sueño a causa de resultados resultados contradictorios en los estudios acerca de la seguridad de la terapia de reemplazo de estrógeno a largo plazo.

La investigación de opciones de tratamiento no hormonales conllevó a los investigadores a observar más de cerca a la eszopiclona (Lunesta), la cual está aprobada por the US Food and Drug Administration (FDA) para el insomnio. En un estudio en la edición de diciembre de 2006 en Obstetrics and Gynecology, mujeres con insomnio relacionado con la menopausia quienes recibieron eszopiclona durante cuatro semanas reportaron considerables mejorías en la calidad del sueño, en comparación con aquellas que recibieron placebo.

Acerca del Estudio

Investigadores de McMaster University en Canadá, Harvard Medical School y the Ford Sleep Center en Michigan, estudiaron la calidad del sueño de 410 mujeres menopáusicas, de 40 a 60 años de edad, quienes desarrollaron insomnio durante la menopausia. Las mujeres fueron asignadas aleatoriamente a tomar eszopiclona (3 mg) o placebo diariamente durante cuatro semanas. Cada día, las mujeres describieron el sueño de la noche anterior, incluyendo el tiempo para quedarse dormidas y el despertar por la noche. Ellas también describieron el rendimiento diurno y el acontecimiento de bochornos.

En comparación con el placebo, eszopiclona produjo considerables mejorías en varias mediciones de la calidad del sueño. Las mujeres que tomaron eszopiclona se quedaron dormidas 26 minutos más rápido de lo que lo hacían antes del estudio (vs. 10 minutos más rápido con el placebo), despertaron menos seguido durante la noche (31 minutos menos vs. 16 minutos menos con el placebo), y disfrutaron un incremento de 57 minutos en el tiempo total de sueño (vs. 34 minutos con el placebo). Después de cuatro semanas, el número de mujeres con insomnio clínico descendió en un 58% en el grupo de intervención (vs. 35% en el grupo del placebo). Las mujeres que tomaron eszopiclona también reportaron mejorías en el rendimiento diurno y en los bochornos nocturnos.

Una predisposición en este estudio es que la información sobre la calidad del sueño y bochornos fue reportada por las pacientes, en lugar de ser medida en un laboratorio del sueño. Se necesita el uso de mediciones objetivas para validar más estos resultados.

¿Cómo le Afecta Esto?

Aunque la eszopiclona mejoró la calidad del sueño y los síntomas diurnos en este estudio, se desconoce la eficacia de este medicamento después de cuatro semanas para mujeres menopáusicas. Sin embargo, la eszopiclona ya está aprobada para el tratamiento a largo plazo del insomnio en adultos. Una consideración importante con cualquier auxiliar para el sueño es el riesgo de volverse dependiente al medicamento para dormir. El riesgo de dependencia con eszopiclona se considera de bajo a medio.

Si usted está lidiando con el insomnio, hable con su médico. El mejor tratamiento depende de su historial médico y síntomas. Los buenos hábitos de sueño son esenciales para cualquier plan de tratamiento; esto incluye lo siguiente:

  • Acuéstese y levántese a la misma hora todos los días
  • Mantenga su habitación fresca
  • Mantenga un paño en un recipiente con hielo cerca de su cama para tratar rápidamente un bochorno
  • Establezca una rutina de relajación a la hora de acostarse de 20 a 30 minutos
  • Intente la respiración profunda y los ejercicios de meditación
  • Tenga un cuaderno cerca de la cama para anotar cualquier preocupación
  • Practique actividad física diariamente
  • Evite el ejercicio agotador en un lapso de dos horas antes de acostarse
  • Evite dormir siestas
  • Evite la nicotina, la cafeína, el alcohol y las drogas
  • No observe el reloj mientras esté en la cama
  • Mantenga las luces en un nivel bajo o apagadas en la habitación y en el baño por la noche
  • No use la cama para actividades que no sean dormir, como ver la televisión