La colitis ulcerativa (UC) es una enfermedad autoinmune del colon. Los principales síntomas de la UC incluyen dolor abdominal y diarrea con sangre. En etapas más severas de la enfermedad, se puede desarrollar fiebre, pérdida de peso, deshidratación, y anemia.

Como otras enfermedades autoinmunes, la UC se caracteriza por brotes y periodos de remisión que se alternan. El tratamiento convencional involucra el uso de medicamentos anti-inflamatorios para reducir los síntomas e inducir a la remisión; entonces, si es posible, se usan los mismos medicamentos, o relacionados, para mantener la remisión.

La sustancia curcumina, un extracto de la especia cúrcuma, se cree que tiene propiedades anti-inflamatorias. Con base en esto, se ha examinado para su uso en la UC.

En un estudio doble ciego controlado con placebo, 89 personas con colitis ulcerativa quiescente recibieron ya sea placebo o curcumina (un gramo dos veces al día) junto con tratamiento convencional. Los investigadores evaluaron la severidad de la enfermedad de dos maneras. Los pacientes llenaron una escala de valoración de síntomas; además, los investigadores usaron endoscopía para examinar el estado del colon.

En el periodo de tratamiento de seis meses, el índice de recaída fue significativamente menor en el grupo de tratamiento que en el grupo de placebo. De los 43 participantes que recibieron curcumina, aproximadamente el 5% recayó en comparación con el 20% del grupo de placebo. Además, según tanto la escala de valoración de síntomas como los resultados de las endoscopías, los participantes tratados con curcumina (en promedio) experimentaron una reducción en los síntomas de la enfermedad en comparación con los participantes tratados con placebo.

NOTA: No intente auto-tratar una UC con curcumina sola. Todos los participantes en el estudio antes mencionado recibieron tratamiento convencional junto con el extracto herbal.