mythbuster graphic En el 2005, los estadounidenses consumieron más de 7.5 billones de galones de agua embotellada; en promedio más de 26 galones por persona.

¿Por qué tantas personas sedientas eligen beber agua embotellada en lugar de agua de la llave? Aunque algunos prefieren el sabor y la comodidad del agua embotellada, otros creen que el agua embotellada es más segura para beber. ¿Es verdad?

Para las personas saludables, se considera segura para beber tanto el agua embotellada como el agua de la llave si cubren los estándares de la US Food and Drug Administration (FDA), y la Environmental Protection Agency (EPA). La FDA establece la seguridad de alimentos, etiquetación, y estándares de inspección para el agua embotellada, y la EPA establece los estándares y realiza pruebas frecuentemente para el agua municipal para beber. Pero las fuentes y tratamientos del agua para beber pueden variar considerablemente.

Evidencia para la Aseveración de Salud

El sabor y la calidad del agua para beber depende de dónde provenga y cómo se haya tratado químicamente. La mayoría del agua de la llave proviene de fuentes de superficie, como ríos, lagos, y reservas. La mayoría del agua embotellada proviene de fuentes del subsuelo, como acuíferos subterráneos.

El sabor y la calidad del agua del subsuelo son menos propensas a variar a diario que el agua de fuentes en la superficie. Y el agua del subsuelo profundo es menos vulnerable a la contaminación que el agua en la superficie. Incluso así, el agua del subsuelo puede contener altos niveles de contaminantes o se puede contaminar durante los procesos de embotellamiento y/o tratamiento.

¿Cómo sabe de dónde proviene su agua? Si su fuente de agua de la llave es un sistema público de agua, puede revisar su reporte anual de calidad del agua o puede contactar a su proveedor de agua para encontrar su fuente. Para el agua embotellada, puede leer la etiqueta para averiguar de dónde proviene el agua.

El agua artesiana, agua del subsuelo, agua de manantial, y agua de pozo provienen de acuíferos subterráneos.

El agua destilada es vapor de agua hervida que se re condensa y se embotella.

El agua mineral es agua de subsuelo que contiene naturalmente solventes disueltos como minerales, sales y gases. (El agua mineral también se puede preparar de manera sintética.)

El agua purificada o esterilizada se puede originar de cualquier fuente, pero supuestamente se trata según los estándares de la Farmacopea de los Estados Unidos (USP, por sus siglas en inglés) para purificación y esterilización, respectivamente. La Farmacopea de los Estados Unidos establece estándares oficiales para todos los medicamentos por prescripción y sin prescripción, suplementos dietéticos, y otros productos para el cuidado de la salud producidos y vendidos en los Estados Unidos.

Si después de leer la etiqueta aún no está seguro de dónde proviene su agua embotellada o cómo se trata, llame al productor para obtener más información.

En algunas circunstancias, el agua de la llave se puede contaminar por sustancias como gérmenes causantes de enfermedades, haciéndola insegura para beber. En estos casos, se requiere que su proveedor de agua le notifique por correo, radio, televisión, o en persona, que su agua no cubre con los estándares de seguridad. El aviso que reciba describirá precauciones que necesita tomar (p.e., hervir el agua).

El agua para beber también se puede contaminar con metales tóxicos, incluyendo arsénico, bario, cromo, plomo, mercurio, y plata. Estos metales pueden entrar al suministro de agua de fuentes naturales, procesos industriales, y materiales usados en sistemas de plomería. Debido a que la exposición a metales tóxicos puede tener consecuencias graves para la salud, la mayoría de los sistemas de agua son examinados regularmente para asegurarse que los niveles de estas sustancias estén dentro de los estándares seguros.

Si está preocupado acerca de los contaminantes en el agua para beber de su casa, haga que la examinen. Para más información acerca de la revisión de su agua, contacte al Environmental Protection Agency's Safe Drinking Water Hotline al número 1-800-426-4791.

Evidencia Contra la Aseveración de Salud

Aunque el agua embotellada es considerablemente más costosa que el agua de la llave, no es necesariamente más segura. De hecho, toda el agua para beber (tanto embotellada como de la llave) puede contener pequeñas cantidades de contaminantes. Además, a diferencia del agua de la llave suministrada públicamente, la pureza del agua embotellada no está regulada por el gobierno.

Un estudio que fue publicado en 1999 por el National Resources Defense Council examinó a más de 1,000 botellas de 103 marcas de agua embotellada. Los investigadores encontraron que aunque la mayoría del agua embotellada examinada fue de alta calidad, aproximadamente un tercio del agua contenía niveles de contaminación que excedían los estándares o pautas estatales o industriales.

Conclusión

Si está interesado en averiguar sobre la fuente y calidad de su suministro público de agua, puede leer el reporte anual de su proveedor local de agua o puede llamar y solicitar una copia. Si su agua proviene de un pozo privado, asegúrese que el agua sea revisada anualmente en busca de nitrato y bacterias coliformes, y con más frecuencia, en busca de otros contaminantes si sospecha un problema. Y puede contactar al productor de su agua embotellada para solicitar los resultados de la última revisión y averiguar cómo se trató el agua para eliminar los contaminantes.

Una vez que esté satisfecho de que el agua sea de calidad aceptable, considere su sabor y costo. Si una botella de agua de diseño le sabe mejor y se adapta a su presupuesto, a toda costa bébala. Pero si está buscando ahorrar dinero, la mayoría del agua de la llave suministrada públicamente en los Estados Unidos, es segura para beber y sabe bien.