mythbuster graphic Los hornos de microondas son prácticos, fáciles de usar, y se encuentran en millones de cocinas en los Estados Unidos. Las microondas son ondas de radio de alta frecuencia que son absorbidas fácilmente por materiales que contengan agua, como los alimentos y los tejidos humanos. Cuando las moléculas de agua en los alimentos absorben energía de microondas, éstas vibran, causando que el alimento se caliente y se cueza.

En años recientes, los hornos de microondas han recibido atención un tanto negativa, y ha circulado ampliamente en la Internet información sobre sus posibles peligros. Algunas personas están preocupadas de que estar expuesto a energía de hornos de microondas pueda conllevar a problemas para la salud. También hay preocupación de que los materiales en plásticos usados para cubrir o sostener los alimentos en el microondas se puedan filtrar a los alimentos, contaminándolos con toxinas dañinas.

A pesar de estas preocupaciones, cuando se usan hornos de microondas y plásticos seguros para microondas según las instrucciones, son seguros.

Evidencia para la Aseveración de Salud

Los tejidos humanos expuestos a microondas ciertamente podrían dañarse por el calor si escapara suficiente energía de microondas del interior de un horno en funcionamiento. Otros riesgos asociados con el uso de horno de microondas incluyen los siguientes:

  • Las sustancias usadas para hacer plásticos que no se recomiendan para uso en microondas (p.e., dietilexil adipato- DEHA) se pueden filtrar dentro de los alimentos cuando se usan en el horno de microondas.
  • Pueden resultar quemaduras por manipular materiales calientes que se han calentado en el microondas.
  • Los alimentos o líquidos que se calientan de modo disparejo pueden tener una tendencia a estallar, lo que también puede causar quemaduras.
  • La cocción de manera dispareja también puede dar como resultado riesgos de seguridad de alimentos si no se mata a microorganismos potencialmente peligrosos en partes de los alimentos.
Evidencia Contra la Aseveración de Salud

Aunque hay riesgos teóricos asociados con el uso de hornos de microondas, su diseño lo mantiene seguro de los peligros de la energía de microondas. Los hornos de microondas están diseñados para que sus altos niveles de energía sólo se produzcan cuando la puerta esté cerrada y el horno esté encendido. Una vez que el horno está apagado, ya no hay energía de microondas en los alimentos, y el horno no está transmitiendo microondas. Por lo tanto, la probabilidad de ser dañado directamente por un horno funcionando de manera normal es menor. Sin embargo, si el horno está dañado o sucio, es posible que ocurriera escape de microondas.

Como para los plásticos seguros para microondas, tales como cubiertas de alimentos y contenedores de plástico, the Food and Drug Administration (FDA) requiere que sean examinados para su uso deseado antes que sean comercializados. Cuando se usan estos plásticos según las instrucciones para su uso deseado, se consideran seguros. Aunque es posible que algunas de las sustancias usadas para hacer los plásticos pueda filtrarse en los alimentos, la FDA cree que los niveles de estas sustancias están bien dentro del margen de seguridad.

Conclusión

Cuando usa su horno de microondas y plásticos seguros para microondas según las instrucciones del productor, usted no está en peligro. Sin embargo, hay algunas precauciones que puede tomar cuando use un horno de microondas para evitar la exposición a microondas, sustancias peligrosas de plásticos, quemaduras, y enfermedades provocadas por alimentos:

  • Revise que la puerta cierre correctamente en su microondas
  • Mantenga limpios los cierres de la puerta y asegúrese que éstos no estén dañados
  • No use un microondas dañado hasta que haya sido reparado por un ingeniero capacitado en servicio
  • Si está indeciso si un plástico es seguro para microondas, use un plato o contenedor diferente para calentar el alimento
  • No use contenedores para llevar ni envases de margarina en el microondas
  • Coloque plásticos sin apretar sobre los alimentos y evite dejar que los plásticos toquen la comida
  • Nunca use bolsas plásticas de almacenamiento, bolsas del supermercado, periódicos, o papel aluminio en el microondas
  • Asegúrese que las carnes crudas, como las aves y el pescado, se cuezan completamente, y deje que los alimentos permanezcan en el microondas durante varios minutos después de la cocción, para que el calor se distribuya de manera uniforme