mythbuster graphic Aplicar mantequilla sobre una quemadura es un remedio popular que probablemente ha existido aproximadamente el mismo tiempo que el término "sólo son supersticiones" que, de hecho, es exactamente lo que es. Es bastante probable que aplicar mantequilla sobre una quemadura haga más daño que bien, y se puede decir lo mismo para la aplicación de casi cualquier loción (excepto las que tienen cantidades significativas de jugo de Aloe vera) sobre una quemadura.

De manera interesante, aunque la mayoría de remedios caseros para las quemaduras carecen de evidencia científica, al menos uno, la miel, pronto puede ganar algo de respeto.

Evidencia para la Aseveración de Salud

El remedio popular de mantequilla para una quemadura supuestamente tiene su origen y persistencia, al menos en parte, a la naturaleza calmante de una sustancia fresca y grasosa como la mantequilla y su inmediata disponibilidad donde frecuentemente ocurren quemaduras menores; en la cocina. Sin embargo, no se pudo encontrar ningún estudio clínico que explore las propiedades curativas o reductoras del dolor de la mantequilla.

La investigación relacionada más estrechamente en realidad ofrece esperanza para otra sustancia natural; la miel. En 2004, los editores del sitio web de New Zealand Ministry of Health's Complementary and Alternative Medicine evaluaron seis casos en la India en los que se usaba la miel como una cubierta principal para heridas por quemadura. Los editores concluyeron que las quemaduras superficiales y más profundas (llamadas grosor parcial) tratadas con cubiertas de miel sanaron más rápido y fueron menos propensas a infectarse que las quemaduras similares tratadas de manera más convencional. Ellos tampoco reportaron efectos secundarios. Es importante notar que este reporte describió un estudio muy pequeño, y que no se pueden comparar confiablemente las propiedades curativas de la mantequilla y de la miel.

Evidencia Contra la Aseveración de Salud

Las instrucciones de primeros auxilios bien aceptadas para las quemaduras incluyen: 1) prevenir la infección al limpiar el área, y 2) aliviar el dolor. Aunque la mantequilla puede ofrecer algo de alivio temporal para el ardor de una quemadura reciente, no tiene propiedades conocidas antisépticas (de limpieza), antibióticas (que combaten la infección), o analgésicas (que alivian el dolor).

Debido a que las quemaduras son el resultado de una lesión al tejido causada por exposición excesiva al calor, tiene más sentido tratarlas al enfriar el área lo más pronto posible. Se ha encontrado que el agua fría, no el hielo, detiene el proceso de quemadura, adormece el dolor, y reduce la inflamación. Colocar mantequilla o ungüentos similares grasosos directamente sobre una quemadura es contraproducente ya que pueden sellarse en el calor.

Después de la limpieza y enfriamiento iniciales, aplicar antibióticos protegerá contra infección, particularmente para quemaduras más profundas. La limpieza y los vendajes diarios también se recomiendan para un tratamiento continuo hasta que haya sanado el área. La mantequilla en realidad puede fomentar una infección al desalentar el uso de agua corriente y atrapar contaminantes locales.

Conclusión

Existe una variedad de "remedios" populares para quemaduras. El único que parece tener propiedades modestas que alivian el dolor es la aplicación de jugo de Aloe vera, en forma líquida o de gel. Sin embargo, generalmente se recomienda el jugo de aloe vera sólo después que se ha limpiado perfectamente el área quemada.

Otros remedios caseros populares para quemaduras (incluyendo tomates, papas, leche, y pasta dental) no se han estudiado y podrían, como la mantequilla, fomentar la infección y prolongar el proceso de curación.