Image for kids and exercise article Una vacuna, o inmunización, es un medicamento que se administra a una persona para que produzca anticuerpos contra una determinada infección. Estos anticuerpos luego sirven para ayudar a prevenir la infección.

En los Estados Unidos, las vacunas han resultado en niveles récord bajos de algunas enfermedades de la infancia. Las vacunas no solo protegen a la persona a la que se le administra, si no también a la población en general, puesto que trabajan para reducir la prevalencia general de infecciones que alguna vez fueron comunes.

Infecciones que se pueden prevenir con vacunas

Las siguientes infecciones se pueden prevenir por vacunación:

  • Difteria: infección respiratoria causada por bacterias que pueden causar problemas respiratorios, coma y la muerte, si no se trata
  • Haemophilus influenzae tipo B: infección bacteriana que se presenta principalmente en niños. Si es grave, puede causar meningitis, muerte y daño cerebral permanente
  • Hepatitis A: infección causada por el virus de la hepatitis A que afecta al hígado
  • Hepatitis B: infección causada por el virus de la hepatitis B que puede provocar fibrosis hepática y cáncer de hígado
  • Virus del papiloma humano (VPH): virus que causa algunas verrugas y se asocia con el cáncer cervical
  • Influenza: infección viral común que se manifiesta durante los meses de invierno
  • Sarampión: infección respiratoria viral que puede provocar diarrea, infecciones en los oídos, neumonía, inflamación del cerebro, convulsiones y muerte
  • Infección meningocócica: causa de la meningitis bacteriana, una enfermedad grave, a menudo fatal
  • Paperas: infección viral de los nódulos linfáticos que puede conllevar a meningitis, inflamación de los testículos, los ovarios o el páncreas y sordera permanente
  • Pertussis (tos ferina): infección respiratoria bacteriana que puede causar neumonía, inflamación del cerebro y muerte, especialmente en bebés
  • Enfermedad neumocócica: infección bacteriana que es causa común de neumonía en adultos, pero puede conllevar a infecciones en los oídos y meningitis en niños
  • Poliomielitis: infección viral del sistema nervioso que puede causar discapacidad y muerte
  • Rotavirus: principal causa de gastroenteritis potencialmente mortal (vómitos, diarrea)
  • Rubéola (Rubéola alemana): infección respiratoria viral que, si una mujer embarazada la contrae, puede causar defectos congénitos, como sordera, cataratas, anormalidades cardíacas, discapacidad intelectual y daño en el hígado y el bazo
  • Tétano (trismo): infección bacteriana del sistema nervioso que puede causar la muerte
  • Varicela: virus del herpes que puede causar neumonía y encefalitis (inflamación del cerebro)
Vacunación infantil

Se recomiendan las siguientes vacunas para los niños que tengan un riesgo promedio de contraer estas infecciones:

  • DTaP: tres vacunas en una inyección que se aplica en una serie de cinco dosis; protege contra la difteria, el tétano y la tos ferina. La Tdap es una vacuna recomendada como dosis de refuerzo a comienzos de la adolescencia
  • HepA: se administra en una serie de dos dosis para proteger contra la hepatitis A
  • Hep B: se administra en una serie de tres inyecciones para prevenir la hepatitis B
  • Hib: se administra como una serie de tres a cuatro inyecciones para prevenir la haemophilus influenza tipo B
  • VPH: se administra como una serie de tres inyecciones para ayudar a prevenir el VPH, que puede causar verrugas genitales y cáncer de cuello uterino
  • Influenza: se administra anualmente para ayudar a prevenir la gripe
  • MCV4: se administra para proteger contra cuatro cepas de meningitis bacteriana
  • SPR: se administra como dos inyecciones para proteger contra el sarampión, las paperas y la rubéola
  • PCV: se administra como una serie de cuatro dosis para proteger contra las bacterias neumocócicas
  • Vacuna contra la poliomielitis: se administra cuatro veces como una vacuna para prevenir la poliomielitis
  • Vacuna contra el rotavirus: se administra en una serie de dos a tres dosis para proteger contra el rotavirus
  • Varicela: se administra como dos inyecciones para ayudar a prevenir la varicela
Programa de vacunación infantil

La siguiente tabla resume cuándo deben recibir determinadas vacunas los niños en riesgo promedio. Usted puede imprimir la tabla y usar la columna "fecha recibida" para registrar cuándo recibe cada vacuna su hijo.

EdadVacunas recomendadasFecha recibida
Nacimiento
  • HepB (primera dosis)
1 a 2 meses
  • HepB (segunda dosis)
dos meses
  • DTaP (primera dosis)
  • Hib (primera dosis)
  • PCV (primera dosis)
  • Vacuna contra la poliomielitis (primera dosis)
  • Vacuna contra el rotavirus (primera dosis)
cuatro meses
  • DTaP (segunda dosis)
  • Hib (segunda dosis)
  • PCV (segunda dosis)
  • Vacuna contra la poliomielitis (segunda dosis)
  • Vacuna contra el rotavirus (segunda dosis)
seis meses
  • DTaP (tercera dosis)
  • Hib (tercera dosis)
  • PCV (tercera dosis)
  • Vacuna contra el rotavirus (tercera dosis)
Anualmente después de los seis meses
  • Influenza
seis a dieciocho meses
  • HepB (tercera dosis)
  • Vacuna contra la poliomielitis (tercera dosis)
12 a 15 meses
  • Hib (cuarta dosis)
  • SPR (primera dosis)
  • PCV (cuarta dosis)
  • Varicela (primera dosis)
12 a 23 meses
  • HepA (dos dosis administradas con seis meses de diferencia)
quince a dieciocho meses
  • DTaP (cuarta dosis)
cuatro a seis años
  • DTaP (quinta dosis)
  • Vacuna contra la poliomielitis (cuarta dosis)
  • SPR (segunda dosis)
  • Varicela (segunda dosis)
11 a 12 años
  • Tdap (vacuna de refuerzo para proteger contra el tétano, la difteria y la tos ferina)
  • VPH (tres dosis)
  • MCV4

Algunos niños en "alto riesgo" pueden necesitar vacunas y/o dosis adicionales. Asimismo, si su hijo no recibió una o más vacunas, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) han recomendado épocas para la “actualización” de vacunas. Hable con su médico para averiguar si esto aplica para su hijo.

Algunos niños no deberían ser vacunados

Generalmente las vacunas en la niñez son muy seguras. Algunos niños pueden experimentar reacciones adversas leves al momento de la vacunación, como fiebre, dolor en el sitio de la vacuna o abultamiento debajo de la piel donde se administró la inyección.

El riesgo menor de reacciones adversas graves es superado ampliamente por los beneficios preventivos contra la enfermedad que tienen las vacunas en la mayoría de los casos. Pero existen algunas situaciones en las que los niños no deberían recibir algunas vacunas. Algunos ejemplos de estas situaciones incluyen niños que

  • Tuvieron una reacción alérgica a un componente de la vacuna que puso en peligro su vida
  • Padecen una enfermedad grave (espere hasta que el niño se haya recuperado)
  • Toman medicamentos para suprimir el sistema inmunitario
  • Tienen ciertos tipos de cáncer u otras enfermedades

Hable con su médico para averiguar si es seguro vacunar a su hijo.