Imagen de cardiopatías en la mujerLa enfermedad cardiovascular (ECV) es una de las causas principales de muerte entre las mujeres estadounidenses. ¿Está usted en riesgo? La Asociación Americana del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés) ofrece una manera de clasificar la probabilidad de desarrollar ECV, que va más allá de la puntuación del riesgo de Framingham. La puntuación de Framingham agrupa a las mujeres en categorías (desde el riesgo más alto hasta el óptimo) en base a distintos factores, como la edad, el colesterol total y la presión arterial. La puntuación total ha sido calcular el riesgo de una mujer de desarrollar la enfermedad en un período de 10 años. El problema con esto es que una puntuación baja no refleja necesariamente el riesgo en el transcurso de la vida.

Con eso en mente, la AHA recomienda a los médicos adoptar una visión más exhaustiva del riesgo cardiovascular. Además de la puntuación de Framingham, los médicos deben examinar la historia médica del paciente y su estilo de vida, la historia familiar de ECV, así como otras condiciones genéticas. La AHA intenta tratar la cardiopatía en mujeres con una evaluación del riesgo de vida y las medidas preventivas más apropiadas. Los objetivos también incluyen tácticas más agresivas para aquellas mujeres que están tienen un riesgo alto.

La clasificación de la AHA se concentra en tres categorías: riesgo alto, en riesgo y riesgo cardíaco óptimo. Las mujeres en la categoría de “alto riesgo” tienen una o más de las siguientes condiciones:

Las que están “en riesgo” tienen uno más factores de riesgo de ECV:

  • Tabaquismo
  • Presión arterial alta o elevada
  • Dislipidemia (problemas de colesterol o triglicéridos altos)
  • Obesidad
  • Dieta deficiente
  • Falta de actividad física
  • Historia familiar de ECV (p. ej., ECV menos de 55 años de edad en un familiar hombre, ECV menos de 65 años de edad en un familiar mujer)
  • Síndrome metabólico (una combinación de hipertensión, dislipidemia, sobrepeso y prediabetes generalmente de ligera a moderada)
  • Evidencia de enfermedad vascular subclínica (asintomática) (p. ej., calcificación coronaria)
  • Poca capacidad para hacer ejercicio en la prueba de la cinta para caminar y/o índice cardíaco anormal al terminar de hacer el ejercicio
  • Enfermedad sistémica autoinmune del colágeno vascular (p. ej., lupus o artritis reumatoide)
  • Antecedentes de preeclampsia, diabetes gestacional o hipertensión inducida por el embarazo

Las mujeres en la categoría de riesgo óptimo tienen valores ideales de colesterol, presión arterial, índice de masa corporal y de glucosa en sangre en ayunas. Una dieta sana, actividad física y no fumar también son características de esta categoría.

Hacer cambios por su corazón

La AHA recomienda a todas las mujeres hacer estos cambios en su estilo de vida para prevenir la ECV:

Enfermedad actual

Si tiene colesterol alto, consulte con su médico acerca de tomar ácidos grasos omega 3. Su médico también debe evaluar si sufre de depresión.

Además, si usted recientemente sufrió un evento cardiovascular (p. ej., angina, ataque cardíaco, accidente cerebrovascular, enfermedad arterial periférica) o se sometió a una operación de corazón, realice un programa de rehabilitación integral para controlar su condición y reducir el riesgo de recurrencia u otras complicaciones futuras.

En riesgo de ECV

Existen muchas intervenciones disponibles si está en riesgo de ECV. La AHA recomienda:

  • Proponerse tener una presión arterial óptima (<120/80 mmHg) y tomar medicamentos para la presión arterial si es necesario
  • Proponerse tener niveles sanos de colesterol (pregunte a su médico cuáles son los niveles ideales para usted) y tomar medicamentos para el colesterol, si es necesario
  • Controlar la diabetes con dieta, ejercicio y medicamentos
  • Comenzar una terapia con aspirina u otros medicamentos si su médico lo recomienda