HCA image for chemo and food Una de las cosas más difíciles que nos pueden suceder en la vida es que nos diagnostiquen cáncer. La quimioterapia, el tratamiento específico contra esta enfermedad, también puede infundir miedo. La quimioterapia acarrea varios efectos secundarios. Uno de los más comunes es la dificultad para comer. A continuación, encontrará estrategias que lo ayudarán a comer saludablemente durante la quimioterapia.

Cómo la quimioterapia afecta la alimentación

La quimioterapia actúa detectando y matando células que se dividen a gran velocidad, como las células cancerosas. Pero hay otras células en el organismo que también se dividen con rapidez, como las células que revisten el tubo digestivo. Por esta razón, la quimioterapia puede afectar seriamente su capacidad de comer. Algunos de los efectos secundarios de la quimioterapia que afectan la alimentación son:

  • Pérdida del apetito
  • Cambios en el gusto y el olfato
  • Sensibilidad, inflamación y llagas en la boca
  • Náuseas y vómitos
  • Diarrea
  • Estreñimiento

No obstante, comer bien es fundamental para su recuperación. Según la Sociedad Americana contra el Cáncer (ACS), ingerir la cantidad suficiente de calorías y nutrientes durante la quimioterapia lo ayuda a:

  • Sentirse mejor
  • Mantener las fuerzas, la energía y el peso
  • Tolerar los efectos secundarios de la quimioterapia
  • Disminuir el riesgo de infección
  • Recuperarse más rápido
Consejos para la alimentación

Cuando se recibe quimioterapia, comer a veces parece casi imposible. Las siguientes sugerencias pueden ayudarlo a ingerir los nutrientes y las calorías que tanto necesita y minimizar a la vez otros efectos secundarios, como las náuseas y los vómitos.

Coma porciones más pequeñas de alimentos que tolere bien con mayor frecuencia. Evite las comidas grasosas, aceitosas y picantes. Son más difíciles de digerir. Recuerde también tomar mucho líquido. Beba abundante cantidad de líquido durante todo el día.

Es importante destacar que las sugerencias de nutrición para una persona en quimioterapia pueden ser muy diferentes de lo que se recomienda para una alimentación diaria sana. Es buen momento para ignorar las normas. Coma lo que quiera, cuando quiera y coma lo que lo haga sentir bien. Pruebe alimentos que quizá no le gustaban antes. Puede sucederle que algo que antes le parecía incomible ahora es un manjar.

Cómo lidiar con la pérdida del apetito

La mayoría de los medicamentos para quimioterapia provoca un grado de inapetencia que puede ir de leve a grave y que en última instancia puede llevar a la desnutrición. Por lo general, el cambio en el apetito es temporario. Vuelve una vez que termina la quimioterapia. Hasta que esto suceda, pruebe con alguno de estos consejos:

  • Coma alimentos con muchas calorías y alto contenido proteico.
  • Agregue calorías y proteínas extra a las comidas usando ingredientes como:
    • Leche en polvo
    • Proteínas en polvo
    • Mantequilla de cacahuate
    • Mantequilla
    • Miel, mermeladas y azúcar
    • Quesos y queso crema
  • Consuma suplementos líquidos especialmente preparados con nutrientes extra que se pueden conseguir en cualquier tienda de alimentos naturales.
  • Beba licuados, batidos, leche y sopa si le cuesta masticar y tragar alimentos sólidos.
  • Coma alimentos blandos que sean fáciles de masticar y tragar, como:
    • Frutas blandas: bananas, compota de manzana, sandía, duraznos y peras
    • Queso cottage
    • Puré de papa
    • Macarrones con queso
    • Natillas y budines
    • Huevos revueltos
    • Avena u otros cereales cocidos
  • Agregue a las comidas colaciones ricas en proteínas y calorías, como
    • Nueces
    • Quesos blandos, duros y cottage
    • Tostadas o galletas saladas untadas con aguacate
    • Huevos duros
    • Yogur entero
  • Trate de comer muchas calorías en el desayuno, ya que puede ser la comida del día que mejor tolere.
  • Coma en un ambiente agradable con otras personas.
Control de las náuseas y los vómitos

Las náuseas y los vómitos son efectos secundarios de la quimioterapia muy frecuentes. Si sufre náuseas o vómitos, hable con su médico. Hay varios fármacos que previenen o alivian las náuseas y los vómitos. Estos medicamentos pueden tomarse antes de que aparezcan los síntomas.

Algunas cosas que puede hacer para controlar las náuseas y los vómitos son:

  • Comer antes del tratamiento.
  • Comer alimentos leves secos, como galletas saladas, tostadas o bastones de pan durante todo el día.
  • Sentarse o recostarse con la parte superior del cuerpo levantada durante una hora después de las comidas.
  • Tratar de no comer en la misma habitación en la que se preparó la comida. El olor puede resultarle demasiado fuerte.
  • Tratar de no comer en una habitación en la que haga calor.
  • Enjuagarse la boca antes y después de comer.
  • Chupar caramelos duros, por ejemplo, de menta o limón, si tiene mal sabor en la boca.

Asimismo, el apoyo social es fundamental para su recuperación. Aproveche la amabilidad de los demás. Permita que su familia y amigos lo ayuden. Pida ayuda con las compras, la preparación de la comida y la limpieza. Si no tiene personas que lo ayuden, averigüe con qué recursos cuenta en su zona, como centros de asistencia comunitaria, grupos de apoyo, iglesias, centros de servicios sociales o centros para personas mayores.

Si tiene problemas para comer, hable con su oncólogo para que lo derive a un nutricionista matriculado. El nutricionista podrá ayudarlo a elaborar un plan de alimentación que tolere mejor y que le provea calorías y nutrientes.

Nota final de suma importancia

Cuando se somete a un tratamiento contra el cáncer, su sistema inmunitario se debilita. Es fundamental evitar enfermedades de transmisión alimentaria. Tome las siguientes medidas para prevenirlas:

  • Lave bien todas las frutas y verduras, aunque piense pelarlas.
  • Lávese las manos y limpie la superficie donde preparará los alimentos antes y después de la preparación, en especial después de manipular carne cruda.
  • Descongele la carne en el refrigerador, no en la mesa de la cocina.
  • Cerciórese de cocinar bien la carne y los huevos.
  • No coma mariscos crudos ni sushi.
  • Consuma solamente sidras y jugos pasteurizados o procesados, y leche y quesos pasteurizados.

Recuerde siempre que sus médicos pueden tener consejos útiles propios. Además, hay medicamentos que estimulan el apetito, reducen las náuseas y tienden a mejorar el estado de ánimo.