Acérquese a cualquier pasillo de bebidas en el supermercado local y podría pensar que lo han transportado a una farmacia. Los que alguna vez fueron jugos exprimidos, aguas y refrescos ahora están repletos de aditivos exóticos (ginseng, ginkgo y otros) que prometen aumentar los músculos, relajarlo o mejorar la memoria. Incluso estas bebidas tienen un nombre: “bebidas funcionales”. ¿Estos ingredientes realmente “funcionan” cuando se agregan a las bebidas?

¿Qué es lo que se agrega?

Para evitar enredos con la Dirección de Fármacos y Alimentos (FDA) de los Estados Unidos, que tiene normas estrictas sobre declaraciones de propiedades saludables de los productos, la mayoría de los fabricantes de bebidas se abstienen cuidadosamente de hacer promesas directas sobre los beneficios o las propiedades curativas. Sin embargo, las etiquetas de los productos enumeran los ingredientes y con frecuencia destacan los beneficios generales de estos, dejando que los consumidores saquen sus propias conclusiones acerca de los posibles efectos saludables de la bebida.

Algunos ingredientes a base de hierbas comunes utilizados en las bebidas funcionales y sus supuestos beneficios relacionados, según la lista de los fabricantes, incluyen:

HierbasDeclaraciones relacionadas con la salud
GinsengEnergizante
GinkgoMejora la memoria y la agudeza mental
GuaranáEnergizante
EquináceaEstimula las defensas del cuerpo
Hierba de San JuanMejora el estado de ánimo
KavaPromueve la relajación
Cuestiones de seguridad

Han surgido dudas acerca de los posibles riesgos y beneficios por el agregado de hierbas a las bebidas. Las hierbas no son nutrientes esenciales. Por lo tanto, no se puede tener deficiencia de ginseng o equinácea, de la manera en que se es deficiente en, por ejemplo, hierro. Los alimentos que están fortificados con hierro pueden aportar beneficios para la salud a las personas que no consumen suficiente cantidad de estos nutrientes

En algunas culturas, las hierbas se prescriben en cantidades y combinaciones específicas para el tratamiento de ciertas condiciones médicas. Pero, ¿qué eficacia tiene una minúscula cantidad de ginseng que agrega al té helado dietético? ¿Y cuáles son los efectos en el largo plazo de consumir estos productos?

Aún hay muchos interrogantes que deben responderse a través de la investigación científica. No se han llevado a cabo tantos estudios sobre los remedios a base de hierbas como con los medicamentos tradicionales. Algunos estudios pudieron señalar los efectos secundarios pero, en muchos casos, la eficacia global de las hierbas no es concluyente.

Qué tener en cuenta cuando se consumen bebidas funcionales

La conclusión es que los investigadores todavía no están seguros de cuáles son los beneficios, riesgos o efectos a largo plazo (si los hay) de beber bebidas funcionales. Por ahora, tenga en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Beba con moderación: aunque la cantidad de ingredientes agregados sea muy pequeña, no exagere. Ingerir cantidades excesivas de estas bebidas o consumirlas regularmente durante un largo período de tiempo puede generar problemas.
  • Conozca sus alergias: si usted es alérgico a una hierba, puede tener una reacción, independientemente de la cantidad de hierba que contenga la bebida.
  • Controle el exceso de calorías: una botella de algunas de estas bebidas, en especial los refrescos y jugos, puede contener varios cientos de calorías. Si le gustan las bebidas con sabor, pruebe las aguas saborizadas, que tienen menos calorías.
  • Tenga cuidado con lo que está consumiendo: infórmese acerca de las cuestiones de seguridad que pueden estar asociadas con las hierbas. Por ejemplo, la kava está prohibida en algunos países (no en los Estados Unidos) a causa de los informes de casos de daño hepático y se ha encontrado que la hierba de San Juan interactúa con muchos medicamentos de venta con receta.

También debe tener en cuenta que estas bebidas funcionales pueden ser caras. Puede elegir una opción más barata, como el agua.