¿Los cambios en la dieta producen que los niveles de colesterol deseados disminuyan? ¿Los antecedentes de salud de su familia lo han puesto en riesgo de sufrir una enfermedad grave? ¿De qué manera afectan sus medicamentos su cuerpo?

Durante años, las respuestas a estas preguntas dependían de un médico que pidiera un análisis de laboratorio y explicara los resultados. Pero actualmente, las compañías ofrecen a los consumidores la oportunidad de examinarse sin una receta. Solicitar sus propios análisis de laboratorio, también denominado “análisis de acceso directo”, puede ser útil, pero es importante hacerlo de forma responsable. La Sociedad Americana de Patología Clínica (ASCP) recomienda que los pacientes:

  • Elijan centros de análisis confiables.
  • Consulten con el médico (especialmente respecto de los resultados de los análisis).
  • Busquen tratamiento de seguimiento de ser necesario.
¿Quién solicita sus propios análisis de laboratorio?

Es posible que los pacientes deseen solicitar sus propios análisis de laboratorio si les preocupa su salud y desean complementar la atención que reciben del médico. La ASCP nota que las personas con mayores probabilidades de procurar análisis de acceso directo son aquellas que tienen entre 60 y 70 años de edad, posee una buena educación y desean involucrarse más en la atención de su salud.

Es posible que los pacientes también soliciten sus propios análisis de laboratorio si desean que los resultados sean confidenciales, como pruebas para detectar drogas o enfermedades de transmisión sexual. Sin embargo, ya que los resultados de estos análisis podrían dar lugar a las opciones de tratamiento que el médico le brinde, es importante compartir los resultados de los análisis con el médico, incluso si lo hace sentir incómodo.

¿Qué precauciones debería tener?

La ASCP alerta que pueden existir muchas dificultades asociadas con el pedido de sus propios análisis de laboratorio, incluidas:

  • Cómo comprender los resultados: Cuando el médico solicita análisis de laboratorio para usted, este puede revisar los resultados con usted y ayudarlo a comprender qué significan para su salud en general e indicarle cualquier tratamiento que pueda necesitar. La ASCP recomienda que los laboratorios que realizan análisis de acceso directo brinden a los pacientes información previa al análisis (como información sobre el ayuno o el consumo de determinados medicamentos) al igual que resultados claros y fáciles de entender.
  • Qué hacer con los resultados: Según lo advertido anteriormente, es importante que los pacientes que solicitan sus propios análisis de laboratorio compartan los resultados con sus médicos. Además, posiblemente sea más difícil para los pacientes lidiar con resultados de análisis “malos” sin la presencia de un médico que los asesore. Finalmente, su médico conoce sus antecedentes familiares y su estado médico actual. Puede usar esta información como ayuda para interpretar los resultados de los análisis y solicitar otros análisis que puedan aclarar los resultados.

Además, a algunos médicos les preocupa que los pacientes incurran en costos innecesarios al realizar análisis solo para su tranquilidad. Debe tener en cuenta que es posible que su seguro de salud no cubra los costos de sus análisis.

Si desea solicitar sus propios análisis de laboratorio, asegúrese de asistir a un laboratorio de buena reputación y de analizar cualquier resultado con su médico. Por supuesto, siempre es una buena idea consultar con el médico primero, ya que posiblemente el médico pueda brindarle más información sobre por qué ciertos análisis son recomendables o no.

Cómo funciona la autoexaminación

Los consumidores solicitan las pruebas que quieren en línea o por teléfono y reciben un formulario para llevarlo a un laboratorio local, donde se extrae una muestra de sangre o se recolecta una muestra de orina. Los laboratorios que realizan los análisis pueden ser los mismos que utilizan los hospitales y los consultorios de los médicos.

Los informes comparan los valores de la persona con un índice de referencia, el cual ayuda a determinar si los resultados se encuentran dentro de los límites normales. Los consumidores también reciben información básica sobre los análisis y se les recomienda compartir los resultados con sus médicos.