Otros tratamientos para la incontinencia urinaria incluyen los siguientes:

Terapia Conductual

El re-entrenamiento de la vejiga con frecuencia es un tratamiento inicial para la incontinencia, y requiere que usted tenga al menos algún control sobre la función de la vejiga. Por ejemplo, si usted sabe que tiende a la fuga de orina tres horas después de orinar, podría vaciar su vejiga cada 2½ horas, después incrementar gradualmente el intervalo entre las idas al baño.

Ejercicios

No todos los músculos implicados con el control de la vejiga son automáticos. Usted tiene control sobre el esfínter que mantiene adentro la orina. Por lo tanto, usted puede ejercitarlo para reforzarlo al hacer ejercicios Kegel:

  • Apriete los músculos en su parte trasera como si estuviera aguantando orinar y evacuar. Estos músculos se contraen juntos.
  • Sosténgalos lo más apretados que pueda durante un conteo lento hasta diez.
  • Relájese.
  • Repita 10 veces cada sesión y varias sesiones cada día.
Dispositivos

Los pesarios son dispositivos insertados dentro de la vagina. La mayoría están diseñados para mejorar la función del esfínter de la vejiga al apoyar el suelo de la vejiga.

Cateterización

Vaciar regularmente la vejiga al insertar un tubo (catéter) evita que la orina se derrame incontrolablemente. Los pacientes con vejiga neurogénica aprenden a hacer esto ellos mismos. Las personas que no pueden cuidar de sí mismas podrían hacer que cuidadores profesionales, como enfermeras, realicen este procedimiento regularmente. Esto se debe realizar bajo condiciones estériles para evitar causar una infección de la vejiga.

Biorretroalimentación

Al usar sensores eléctricos, es posible hacer las contracciones del músculo del esfínter visibles o audibles. Mientras está sujeto a tal dispositivo, a usted se le anima a incrementar la señal, lo cual refuerza al músculo implicado. Esta forma de tratamiento todavía no se ha vuelto ampliamente aceptado.

Cuándo Contactar a Su Profesional en el Cuidado de la Salud

Excepto por la cateterización, estos métodos son relativamente seguros. Si usted va a hacer su propia cateterización, tendrá un minucioso curso de entrenamiento que le enseñará cuándo pedir ayuda, como: