Para Controlar la Anemia
Transfusión Sanguínea

Las transfusiones sanguíneas incrementan el número de glóbulos rojos circulantes, tratan la anemia, mejoran el suministro de oxígeno a los órganos y a los tejidos, y previenen apoplejías en pacientes en alto riesgo.

Usted puede recibir sangre entera o glóbulos rojos empaquetados. Una prueba de sangre se realizará para determinar su tipo de sangre y para asegurar que usted reciba sangre compatible. La sangre se le administrará a través de una aguja insertada en su vena. A veces se administra un antihistamínico, como Benandryl, para ayudar a prevenir reacciones alérgicas durante la transfusión. Su índice cardiaco, respiración y presión arterial serán cuidadosamente monitoreados durante el procedimiento.

Para Intentar Curar la Enfermedad Drepanocítica
Trasplante de Médula Ósea

Algunos centros médicos están realizando trasplantes de médula ósea en un intento por curar la enfermedad drepanocítica. Esto involucra el reemplazar la médula ósea de un paciente drepanocítico con médula ósea normal proveniente de un donador sano. Existen muchas complicaciones involucradas en este procedimiento, y puede ser difícil el encontrar un donador cuyas características de la médula ósea sean compatibles con las suyas. Si no se encuentra un buen donador, su cuerpo rechazará la nueva médula ósea.

Si usted se somete a un trasplante de médula ósea, la primera medida será destruir su médula ósea actual utilizando altas dosis de agentes de quimioterapia. Después usted será puesto bajo medicamentos inmunosupresores para evitar que su cuerpo rechace la nueva médula donada. Usted necesitará tomar medicamentos por el resto de su vida. Una vez que se haya removido la médula ósea del donador, ésta será filtrada y después colocada por medio de un suero en su cuerpo a través de un tubo insertado en una vena mayor de su pecho.

Para Prevenir Infecciones
Inmunizaciones

Debido a que las personas con anemia drepanocítica son particularmente propensas a infecciones con ciertos tipos de bacterias, es muy importante que los niños entre los 2 y 5 años de edad reciban la vacuna contra el neumococo. Esta vacuna puede prevenir el desarrollo de neumonía neumocócica, una complicación frecuente de los pacientes drepanociticos.

Para Tratar una Crisis Drepanocítica Aguda
Oxígeno

Mientras usted esté hospitalizado para tratar una crisis drepanocítica aguda, se le administrará oxígeno. Esto le ayudará a restaurar la cantidad adecuada de oxígeno en su sistema y le ayudará a detener que otros glóbulos rojos se vuelvan drepanocíticos.

El oxígeno puede administrarse a través de cánulas que se colocan en las aberturas de sus fosas nasales o por medio de una mascarilla. El nivel de oxígeno en su sangre puede consultarse continuamente al colocar un pequeño monitor (llamado oxímetro de pulso) en un dedo de la mano o del pie.

Para Controlar la Deshidratación
Líquidos Intravenosos

Debido a que la deshidratación puede empeorar los síntomas y complicaciones durante una crisis aguda, se le administrarán líquidos a través de una aguja intravenosa durante su estancia en el hospital. Estos líquidos contienen un cuidadoso equilibrio de importantes químicos (llamados electrolitos) que su cuerpo necesita, incluyendo sodio, potasio y azúcar.

Para Monitorear Riesgo de Apoplejía
Ultrasonido

Muchos centros ahora utilizan el ultrasonido Doppler a color para personas con enfermedad drepanocítica para vigilar regularmente el índice de flujo sanguíneo a través de las arterias en el cuello. Cuando el flujo sanguíneo se acelera existe un riesgo incrementado de apoplejía, la cual es una complicación potencialmente catastrófica de la enfermedad drepanocítica. Con este tipo de revisión, las transfusiones sanguíneas pueden administrarse cuando, o posiblemente antes, el flujo sanguíneo se acelere a niveles potencialmente peligrosos, lo cual puede reducir el riesgo de una apoplejía.